Full width home advertisement

 

BÉISBOL VENEZOLANO

GRANDES LIGAS

Post Page Advertisement [Top]

Breves MLBEl Tiempo LatinoFeaturedYadier Molina

Yadier Molina le saca brillo a la placa que colgará en el Salón de la Fama


Por Ignacio Serrano
El Tiempo Latino

Yadier Molina se puso más cerca del Salón de la Fama del beisbol, esta semana. Le sacó brillo a la placa de bronce que colgará en el templo de Cooperstown, al añadir otra línea a su impecable currículo en la MLB.

El receptor de los Cardenales de San Luis ha empezado a todo tres su temporada 18 en las Grandes Ligas. Antes de la jornada del viernes mostraba promedios de .342/.395/.553 con el madero. Reputado defensor del plato, Molina quiere recordar a todos que también puede batear.

Y es cierto. El veterano puertorriqueño, oriundo de Bayamón, acaba de convertirse en el sexto catcher con al menos 2.000 juegos detrás del plato en las Ligas Mayores. Pero mientras hace historia con la mascota, mantiene su estatus de jugador imprescindible en su equipo de toda la vida.

Únicamente cinco leyendas habían aparecido en dos millares de encuentros en la Gran Carpa. Molina es el sexto, y su nombre no desluce en una lista que resume lo más granado de la posición.

Iván Rodríguez, Carlton Fisk, Bob Boone, Gary Carter y Jason Kendall esperaban al boricua en el exclusivo club. Rodríguez, su compatriota, no está lejos de él, como el careta con más apariciones en la historia (2.427).

Los cuatro primeros tienen un nicho en Cooperstown. El quinto ha podido lograrlo, pero su carrera se descarriló entre otras cosas por la dependencia de los estimulantes que consumió en la Era de los Esteroides.

La hazaña de Molina, que es única (jamás un receptor jugó 2.000 veces con un solo uniforme, como es su caso con los Cardenales) es apenas un logro más en la colección que exhibe en su hoja de servicios.

"Para ser honesto, es solo un número más", dijo el puertorriqueño vía zoom al sitio MLB.com y otros medios de comunicación. “Solo quiero estar allí afuera y jugar para nuestro equipo y para nuestra ciudad, y jugar para ganar. Nunca pienso en salir y hacer números. Si hubiéramos ganado este juego, habría sido más especial para mí".

Hace poco más de dos meses no tenía contrato. Molina se declaró agente libre y los posibles compradores dudaron. El precio podría ser muy alto, y muy poca la gasolina restante en un tanque que ya tiene 38 años de edad.

A él no pareció preocuparle. Se fue a jugar pelota invernal en su país natal y defendió luego a Puerto Rico en la Serie del Caribe. De más estaría decirlo, pero aquí va: bateó tanto entonces como está haciéndolo ahora.

Y es que nuevas metas esperan a Molina. Llegó al viernes con 2.014 hits, casi todos como receptor, porque solo un puñado de veces ha alineado en otras posiciones. En la MLB solamente ha habido 10 catchers con dos millares de imparables, una lista que el Pudge Rodríguez también encabeza, con 2.844.

Alguien tendrá que hacer un estudio para precisar por qué la Isla del Encanto ha dado tanto talento entre los peloteros que visten los aperos. I-Rod, Benito Santiago, Javier López, Sandy Alomar, su hermano Bengie Molina y más recientemente Roberto Pérez o Martín Maldonado, todos vieron la luz en Puerto Rico.

Puede que ese secreto siga bien guardado. Pero no así el de Molina.

"Voy temprano a los entrenamientos primaverales, entro al complejo en la mañana y ahí está Yadi, trabajando. Camino por los pasillos (del parque) en un día libre y ahí está Yadi. No hay coincidencia", soltó el manager Mike Shildt vía Zoom.

Son nueve guantes de oro, cuatro de platino, nueve llamados al Juego de Estrellas y un Bate de Plata. Se acerca a los 40 y parece querer más, con ese OPS de .948 que causa igual asombro.

La placa en el Salón de la Fama está casi lista. Pero esa exaltación tendrá que esperar, pues este Yadier Molina nos está enseñando que aún le queda mucho para dar.

--

Publicada en El Tiempo Latino de Washington, el viernes 16 de abril de 2021. Aquí la nota original.

1 comentario:

  1. Nombraste a varios receptores puertoriqueños no puedes dejar de nombrar a Jorge Posada, por el solo hecho de haber jugado para los Yankees, es imperdonable...
    Es comun cuando se comienza a nombrar a varios, siempre se corre el riesgo de dejar a algunos por fuera.

    ResponderBorrar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

Bottom Ad [Post Page]

| Colorlib