Full width home advertisement

 

BÉISBOL VENEZOLANO

GRANDES LIGAS

Post Page Advertisement [Top]

Los Extrabases de Alfonso Saer y el recuerdo de Lew Krausse, verdugo en la LVBP


EXTRABASES 
Por Alfonso Saer

LEW Krausse falleció hace una semana. Nos dejó vigente una marca de esas que son impermeables y se hacen cada día más difíciles de superar. Su recital del 3 de noviembre de 1965 lo recordamos como si fuera reciente. Estaba este cronista recién ingresado en el periodismo audaz y exigente de la época y tocó hacer la versión de un partido que se efectuaba en el vetusto "Alejandro Borges" de Maracaibo. El derecho era una de las contrataciones de lujo del Caracas. Procedía de los Atléticos de Kansas City y al año siguiente sería en esa divisa ganador de 14  juegos como abridor. Krausse disponía de una excelente recta sobre 95-96 millas --rara vez se daban entonces detalles de la velocidad-- y aunó sus recursos con una pobre iluminación del parque que entre otras hazañas guardaba la historia de los duelos Pastora-Gavilanes... EL primer inning no arrojó pistas de lo que sería el resto del juego. El catire norteño no ponchó a nadie en ese acto inicial y Gerry Reimer le conectó imparable como segundo en el orden al bate. Lo que llegó a continuación fue histórico. En los ocho tramos restantes Krausse ponchó a 21 rivales, diez de ellos en línea entre el segundo y quinto episodios, rematando con tres fusilamientos el noveno. O sea, liquidó por la vía de los strikes a 21 de 24 que oficialmente enfrentó del segundo al noveno. El de Reimer fue el único indiscutible tolerado. El Caracas de Vitico, Tovar, Tartabull y Campaneris ganó 7-0 con quince inatrapables


¿QUIÉN derribará ese record? Krausse ganó 12 y perdió ocho con efectividad de 1.78 en esa campaña criolla. Volvió a Venezuela bajo el mando de Luis Aparicio y precisamente con Lara en la 72-73. Nada que ver con aquel de la 65-66. Tras un balance de 0-3, 8.27 lo cesantearon. Lanzó doce zafras de liga grande (68-91, 4.00). Murió el 16 de febrero, a los 77 años de edad. 


JUAN Pizarro, conocido como "Terín", también entregó cuentas al Supremo el 18 del mes en curso. Para muchos ha sido el mejor pitcher boricua de la historia y sus estadísticas en Grandes Ligas y la pelota del Caribe así lo aseveran. En particular no podemos olvidar --lo escuchamos por radio-- el no hit-no run que le propinó al Valencia en una Serie Interamericana (1962) cuando la del Caribe estuvo suspendida en los años sesenta. Zurdo, con un cañón en el brazo, el nativo de Santurce no tomaba descanso casi nunca. En su país obtuvo la respetable cantidad de 157 triunfos y solo Rubén Gómez lo supera en ese segmento (174). En 1976, con 39 calendarios encima, blanqueó a Venezuela en el clásico caribeño, 3-0. Mucho antes, en 1958, apabulló con 17 ponches a Panamá. Sumando todas las ligas profesionales en las cuales vio acción obtuvo 392 conquistas, porque no paraba de trabajar. Con ocho elencos de las Mayores se anexó 131 decisiones favorables. En 1964 asentó registro de 19-9, 2.56 con los Medias Blancas de Chicago. La afición de la isla del encanto recuerda con preferencia su ganancia ante Tom Seaver el 11 de septiembre de 1971. La única rayita fue un jonrón del propio Terín. El portorriqueño fue buen bateador para ser tirador. Dejó average de .202 en 658 viajes al plato en Grandes Ligas. Al bajarse del montículo de la vida tenía 84 años. 


ALGO más de las versiones. Los equipos de la LVBP tenían hasta inicios de los 70 un acuerdo que no permitía a los circuitos radiales contar con alguna emisora en las ciudades de los rivales. Caracas y La Guaira, en particular, pensaban que la "invasión de zona" mermaría sus ingresos y alguna sintonía por ese concepto. Foción Serrano, adalid de los Tigres, logró meter su señal en la capital del país con una emisora de Los Teques (Radio Sensación) que se escuchaba perfectamente en Caracas, lo que no violaba el acuerdo. Por allí se abrió la brecha. Otro de los líderes de esa "rebelión" fue Musiú de Lacavalerie, quien promovía desde los micrófonos de los Tiburones de La Guaira la apertura del mercado hacia lo que es hoy, una absoluta libertad de contratación. Desde mediados de esos años setenta se establecieron los circuitos con amplitud, la facilidad para el oyente de seleccionar en el receptor la transmisión de su gusto. En algún momento de tiempos prósperos había más de cien radiodifusoras ofreciendo juegos de pelota. Recordamos que Cardenales llegó a tener una cobertura nacional --y aún la tiene en buena parte-- con cerca de veinte estaciones repartidas en nuestra geografía. Hoy en día todo está constreñido por razones que se explican por si solas. Y como van las cosas los viajes de la radio (y la TV) a otras plazas se verán reducidos de manera considerable... ANTES el país alardeaba. A una Serie del Caribe iba el campeón venezolano y lo acompañaban los seis circuitos de otros tantos equipos que tenía la LVBP hasta el inicio de los noventa. Por eso personalmente asistimos a una gran cantidad de clásicos sin que Cardenales lograra el cetro criollo. ¡Qué tiempos aquellos!

--

Publicada en La Prensa de Lara. Aquí reproducida con autorización del autor.

Alfonso Saer tiene más de 50 años en los medios de comunicación venezolanos. Es la voz más reconocible del Cardenales de Lara desde hace décadas y uno de los periodistas de mayor trayectoria en el país. Su columna es la más veterana entre las que se escriben en Venezuela para la prensa deportiva local actualmente. Síguelo en @alfonsosaer

3 comentarios:

  1. Me gustaría conocer sobre ese juego de Lew Krausse con El Caracas en Maracaibo en 1965..contra que equipo se enfrentaron?

    ResponderBorrar
  2. Estimado Ignacio Serrano, el juego que Juan Pizarro le ganó a Tom Seaver en septiembre de 1971 ocurrió el 16, no el 11. Saludos.

    ResponderBorrar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

Bottom Ad [Post Page]

| Colorlib