Full width home advertisement

BÉISBOL VENEZOLANO

GRANDES LIGAS

Post Page Advertisement [Top]

El impacto de la generación 2014 de Venezuela en las Grandes Ligas



Por Carlos Marcano
@camarcano

El año 2014, al igual que el 2015, vio debutar a 20 venezolanos en las Grandes Ligas, la máxima cantidad anual desde que se estrenó el primero de todos, Alejandro "El Patón" Carrasquel, en 1939.

La lista de dichos peloteros la conforman nombres muy conocidos y algunos que no tanto: Carlos Rivero, David Peralta, Edwin Escobar, Ender Inciarte, Eugenio Suárez, Guilder Rodríguez, Jairo Díaz, Jesús Aguilar, Jorge Rondón, José Pirela, Leonel Campos, Luis Sardiñas, Miguel Rojas, Rougned Odor, Tomás Telis, Wilking Rodríguez, Yangervis Solarte, Yohan Pino, Yolmer Sánchez y Yorman Rodríguez.


De este grupo solo ocho tuvieron participación este año, a saber: David Peralta, Eugenio Suárez, Ender Inciarte, Rougned Odor, Miguel Rojas, Yolmer Sanchez, Jesus Aguilar y Jairo Díaz; por demás un grupo interesante y heterogéneo, aun cuando solo hay un lanzador entre ellos.

Propongámonos ahora un ejercicio en el cual quisiéramos evaluar el impacto que ha tenido cada integrante de este último grupo de jugadores durante toda su carrera y también solo esta temporada que recién terminó. Veamos algunas de sus estadísticas tradicionales (dado que Jairo Díaz es el único lanzador, no formará parte de este ejercicio): 


Con la excepción de Jesús Aguilar, todos promedian más de 100 juegos por temporada regular, lo que demuestra que han tenido presencia significativa en el roster de los equipos a los que han representado desde su debut en MLB.

Como modo de comparación, debido a lo variado de las cantidades de juegos de cada uno, todavía resulta un poco difícil ver su aporte; mejor usemos entonces el promedio por cada 162 juegos (una teórica temporada promedio), lo que es una manera rápida (aunque no lo suficientemente precisa) de evaluar la producción anual de cada uno: 


Como comentaba antes, tenemos una mezcla de diversos tipos de bateadores: de poder como Peralta, Suárez, Aguilar y Odor, con un buen número de jonrones por cada 162 juegos; de contacto medianamente bueno, como Inciarte y Peralta, e incluso con buena velocidad, como Odor y el mismo Inciarte.

Ahora, ¿cómo definir cuál ha tenido el mayor impacto durante su carrera?

Las tablas anteriores son buenas para comparar una a una las categorías que usualmente servían para sopesar las capacidades de un pelotero, sin embargo en términos de impacto no muestran la forma como cada carrera anotada, cada jonrón, cada base robada o cada carrera empujada sirvieron para ayudar a su equipo a ganar.

Es en dicha instancia en la que las Victorias Sobre Reemplazo, o WAR por sus siglas en inglés, nos pueden ayudar pues de una manera relativamente sencilla en cuanto a su concepción (aunque requiere cálculos que no son tan fáciles de hacer a cuenta propia) resume en un número la cantidad de victorias para su equipo que aportó el jugador durante el lapso de tiempo calculado por encima de lo que habría hecho un jugador promedio de reemplazo.

Ordenados por WAR, el líder es Eugenio Suárez con 16.5 victorias sobre reemplazo, el resto lo podemos ver acá: 


Junto con Eugenio se despegan de los demás David Peralta y Ender Inciarte, relativamente cerca del líder. Esta medición nos permite acercarnos al impacto de ellos tres, nos ayuda a ver que han tenido cierta constancia que les ha permitido acumular más victorias para sus equipos.

El problema con el WAR es que es una estadística acumulada, es decir, se suma lo que va haciendo el jugador cada vez que juega y, si el jugador tiene un desempeño en promedio positivo, este se va sumando año a año y beneficia a quién ha tenido la oportunidad de ver más tiempo de juego. Necesitamos ayuda entonces para ver el impacto desde otra perspectiva y afortunadamente contamos con las Carreras Creadas ponderadas plus (wRC+).


Carreras Creadas ponderadas (wRC) es una de las mejores estadísticas que tenemos para saber la capacidad ofensiva de un pelotero, pues evalúa en justa proporción los distintos aspectos al momento de batear y los resume de forma más que adecuada. De esta manera resolvemos el tema de tomar en cuenta el tema de la parte ofensiva y ahora veremos como la ajustamos para comparar a jugadores de distintas épocas y contextos.

Al comparar las carreras creadas ponderadas de un jugador con el promedio de la liga, después de controlar los efectos del parque en donde batea, nos da una mejor aproximación que se representa como wRC+, las previamente mencionadas carreras creadas ponderadas plus.

El promedio de la liga, en esta estadística, para los jugadores de posición es 100, y cada punto por encima de 100 es un punto porcentual por encima del promedio de la liga. Por ejemplo, un wRC+ de 125 significa que un jugador creó un 25 por ciento más carreras de las que tendría un bateador promedio de la liga en la misma cantidad de apariciones al plato. Del mismo modo, cada punto por debajo de 100 es un punto porcentual por debajo del promedio de la liga, por lo que un wRC+ de 80 significa que un jugador creó un 20 por ciento menos de carreras que el promedio de la liga.

Veamos entonces como se han comportado estos peloteros en wRC+ durante su carrera y durante esta campaña 2020: 


Otra vez un trío se disputa el liderazgo: Peralta en primer lugar siendo un 16 por ciento mejor creando carreras para su equipo que el jugador promedio durante sus años en MLB, Eugenio Suárez un 14 por ciento y Jesús Aguilar un 12 por ciento. El resto está por debajo del promedio lo que los hace ofensivamente poco distinguidos. Sin embargo, debemos acotar algunas cosas: Miguel Rojas y Yolmer Sánchez tuvieron repuntes significativos este año, especialmente Rojas, considerando que Yolmer apenas tuvo 21 apariciones al plato. En el otro espectro, preocupan significativamente el pobre desempeño de Ender y Rougned durante este año.

¿Y defensivamente, cuál ha sido su impacto? Para analizar esto vamos a utilizar una estadística provista por el sitio web www.fangraphs.com llamada Def: la misma básicamente trata de calcular la cantidad de carreras que el jugador previno defensivamente sobre el promedio y le hace un ajuste de acuerdo a la posición que juega, considerando los distintos niveles de dificultad según la posición que se juega. Un Def de 0 se toma como el promedio de la liga y cada 9-10 carreras prevenidas es aproximadamente equivalente a una victoria.

A continuación les comparto el orden según Def para los jugadores que estamos evaluando, siempre haciendo la salvedad que las estadísticas defensivas son de las que más controversia causan en el mundo de la sabermetría, aunque poco a poco van formándose consensos sobre ellas según mejoran las herramientas tecnológicas de observación e implementación. 


Al ver el orden y resultados en la tabla, llegamos a un dilema típico en el beisbol: buenos bateadores que no son buenos defensivamente hablando y viceversa. ¿Qué es más importante? ¿Qué debe prevalecer a la hora de ponderar el impacto de un jugador?

 Dejo esas incógnitas para que el amable lector se haga sus propias conclusiones.


Encuentra más trabajos de Carlos Marcano sobre beisbol y analítica en la página BASEBALL IS-KEWL, haciendo click aquí.

3 comentarios:

  1. El béisbol actual tiene cada vez menos pelotas en juego, más jonrones y más ponches, así que me inclino por un mejor bateador.

    ResponderBorrar
  2. En el béisbol moderno, hay menos pelotas en juego, siguen en crecimiento los ponches y los jonrones, por eso yo me inclino por un buen bateador.

    ResponderBorrar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

Bottom Ad [Post Page]

| Colorlib