Top Menu

 

José Altuve aumenta su estatura como el Astro que más brilla


Ignacio Serrano
LasMayores.com

Han sido días de números redondos para José Altuve. El camarero de los Astros llegó a 500 carreras empujadas en las Grandes Ligas, el penúltimo lunes de julio. Este domingo acaba de sumar los hits que le faltaban para completar 1.500 cohetes en su carrera. Y viene más. En septiembre, a más tardar, si no ocurre algún imprevisto, completará sus primeros 300 dobletes en la gran carpa.

No son malas cifras para un pelotero con 29 años de nacido, la edad que cuenta Altuve desde el 6 de mayo. Todavía no es suficiente como para pensar en Cooperstown, donde acaban de colgar sus placas el panameño Mariano Rivera, el puertorriqueño Edgar Martínez y otras cuatro leyendas de la MLB, pero es parte de un caso que el intermedista va construyendo con paso firme, desde que en una misma temporada, en 2011, pasó en unos pocos meses de Clase A avanzada a Doble A, de allí a Triple A y finalmente a las Mayores.

El jugador nacido en Puerto Cabello y criado en Maracay, ciudades centrales en la costa caribeña de Venezuela, ya posee un sitio preponderante en su franquicia. Aunque todavía tenga por delante otros cinco torneos en su actual contrato, ya exhibe números que le equiparan con las más brillantes figuras de su divisa.

Altuve es el sexto jugador de Houston que supera el millar y medio de incogibles. La lista, que encabeza Craig Biggio, con 3.060, es una muestra rasante de lo más reluciente que ha pasado por la organización. Mejor todavía para el intermedista, casi todos estarán a su alcance en el tiempo que le queda por agotar en su convenio multianual vigente, en caso de que las lesiones no vuelvan a robarle juegos.

Muy cerca ya están Lance Berkman (1.648) y el dominicano César Cedeño (1.659). Un poco más allá aparece el boricua José Cruz (1.937). Y luego, Jeff Bagwell (2.314).

A todos les ha plantado cara en el libro de récords de varios modos, incluyendo a Biggio y a Bagwell, que también tienen un nicho en Cooperstown.

Altuve llegó a 30 choques de cuatro imparables, otra cifra redonda, el pasado 13 de julio. Con eso, se convirtió apenas en el segundo toletero sobre la treintena de cosechas así en la historia de su institución. Biggio es el único que le aventaje. Y lo tiene muy cerca, pues le espera con 34.

El 2 de julio había dejado atrás los 141 duelos con al menos tres indiscutibles que consiguió Bagwell con los Astros. Y no se detuvo allí. Este domingo, después de llegar a 1.500 hits con un cuadrangular, añadió un infieldhit y un sencillo, para totalizar dos cotejos de tres cohetes en la semana, cinco en el mes y 146 en su carrera.

Biggio también es el único que le supera en ese renglón. Lo hizo en 225 ocasiones. Pero le tomó 20 campeonatos. Su heredero en el segundo cojín de los siderales está apenas en su noveno.

Altuve está engrosando su currículo sin parar. Suma cinco bates de plata, un guante de oro, seis llamados al Juego de Estrellas y el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2017. Pero, por sobre todo, está avanzando indetenible en el libro de récords de su organización.

Es el pelotero de los Astros con más juegos de dos, tres y cuatro cohetes en una temporada. Tiene la marca de más conexiones totales a tierra de nadie en una zafra completa para su conjunto. Es el único campeón bate que han tenido los texanos y por partida triple: lo consiguió en 2014, 2016 y de nuevo en 2017.

Ya nadie habla de la estatura del pelotero bajito al que nadie quería firmar. Hace mucho que dejó de ser la nota colorida de un elenco con más de 100 derrotas por año. Ahora se habla de sus hazañas con el madero, de su esfuerzo a la defensiva y su liderazgo en el campo, una ascendencia que creció exponencialmente en 2018, cuando vio caer sus números, al sufrir dolencias en la rodilla derecha, y descubrirse finalmente que entre agosto y octubre se mantuvo en el lineup a pesar de tener un ligamento roto. Ya debiera ser considerado leyenda en su franquicia.

A estas alturas de sus carreras, luego de haber disputado sus primeros 1.189 duelos, Cedeño tenía 1.323 cohetes en su cuenta, Bagwell 1.318, Bob Watson 1.271 y Biggio 1.259. Altuve comienza la semana con 1.502, tras completar el mismo lapso.

Igual sucede con los dobletes. El venezolano cuenta 288, 11 más que Lance Berkman en el mismo período y uno menos que Bagwell. Biggio, que es el líder histórico entre sus compañeros de escuadra, con 668, apenas tenía 242 a estas alturas del camino.

Ese average de .315 también pone a Altuve a la cabeza de todos los tiempos en su divisa. De hecho, contando entre quienes al menos han ido al plato en 3.000 oportunidades (y suma más de 5.000), es el único bateador de .300 en los anales del club, desde los tiempos de los Colt .45’s.

Todavía le falta un largo camino para pensar algún día en los 3.000 hits, los 600 tubeyes y ese sitio en el Salón de la Fama que ya poseen 15 peloteros latinoamericanos. Pero algo está muy claro: no es gratuito el apodo de Pequeño Gigante que le dan en su país.

Altuve es el Astro que más brilla, hoy por hoy.

Publicado en LasMayores.com, el lunes 29 de julio de 2019. Aquí la original.

Comparte este artículo:

Publicar un comentario

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.