Top Menu

 

En busca del Manager del Año


EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano

No hay premio más subjetivo, y en consecuencia más difícil de precisar, que el Manager del Año.

Un votante puede decidirse por un motivador, de esos con habilidad para manejar el grupo. José Moreno es un excelente ejemplo con Cardenales. Su principal característica, desde que asumió el cargo, ha sido su capacidad para mantener el buen espíritu de la cueva y la entrega de sus jugadores.

Moreno agrega a esa virtud la coordinación de un cuerpo técnico eficiente, que incluye coaches de bateo y pitcheo que están entre los mejores de la liga, haciendo que la labor se enfoque constructivamente en una misma dirección, con claros objetivos.

El votante, sin embargo, puede preferir un táctico nato, alguien como Buddy Bailey. El estadounidense jamás será recordado por la cercanía con sus peloteros, pero todos jugaron duro a sus órdenes, así fuera por revancha, y su manejo de la estrategia difícilmente tenga comparación en lo que va de siglo en la LVBP, aunque ciertamente tiene un avanzado émulo en Omar López.

Al piloto de los Caribes sí se le conoce por motivar a sus pupilos, aunque también es un timonel agresivo, impaciente (para bien) en el manejo del relevo, que dirige en rondas eliminatorias con método similar que en los playoffs, posiblemente porque en los últimos años le ha tocado venir desde atrás y eso ha hecho que los encuentros de la tribu hayan sido de vida o muerte desde noviembre.

Nada de lo dicho, sin embargo, tiene peso en este galardón, si no se cruza con el éxito de las divisas involucradas. Oswaldo Guillén estuvo mucho mejor en el ajedrez del terreno de lo que dice la tabla de posiciones, pero le tocó conducir un roster con menos importados que sus rivales y ausencias importantes entre los criollos cuando más falta hacía ganar.

Con los Tiburones eliminados, es imposible votar por Guillén. Pero no es esa la última subjetividad. Al buscar al Manager del Año, es menester contrastar también la caja de herramientas que tuvo cada quien. No es lo mismo manejar una escuadra llena de figuras que otra sin nombres rutilantes, en la que priven la inexperiencia y la juventud.

De ese tamaño es el enredo que plantea votar para este reconocimiento, cuando se pretende hacer con total compromiso y honestidad.

La definición esta vez estará entre tres mandamases, muy posiblemente. Luis Dorante y Oscar Salazar son casos emblemáticos, porque tomaron a sus clubes en medio de malas rachas, al ser despedidos Omar Malavé y Ramón Hernández, y cerraron con récord positivo, metidos en los playoffs. Henry Blanco, por su parte, hizo del conjunto más modesto de la liga una amenaza real, manejando con tino el pictheo y sacando el mayor provecho de figuras ascendentes, como David Rodríguez o Luis Castro.

Este cronista decidió apoyar a Blanco. Sus Bravos no solamente jugaron duro y ganaron mucho; además, consiguieron récord positivo por primera vez desde que la franquicia juega en Margarita.

Dorante y Salazar merecen mejor destino, pero tenían peloteros de mayor experiencia y muchos grandeligas. No conocemos analistas que pronosticaran en septiembre que los Navegantes o los Tigres quedarían fuera. En cambio, los insulares quebraron los malos presagios, y lo hicieron con la frescura de depender de muchos rostros nuevos.

Eso merece un premio para Blanco.


--
Columna publicada en El Nacional, en su edición digital del martes 8 de enero de 2019. No pudo circular en papel debido a las restricciones que sufre la prensa venezolana.

Comparte este artículo:

7 comentarios :

  1. Coincido contigo, Ignacio. En tiempos de puros "generales", henry batallo con puros soldados.

    ResponderEliminar
  2. Para mi hay 4 buenos que le echaron pichon dorante lopez salasar y henry blanco

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo, Henry hizo magia blanca para clasificar comodo a los bravos.

    ResponderEliminar
  4. Dorante lo a ganado otras veces, me inclino con el Cachi por ser debutante como manager

    ResponderEliminar
  5. Buen análisis, totalmente de acuerdo Ignacio, aunque también a veces dirigir con un equipo con muchos grandeligas tampoco debe ser fácil

    ResponderEliminar
  6. OMAR LOPEZ DEBERÍA GANAR HIZO EL MILAGRO DE NUEVO CON CARIBES

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.