Top Menu

 

Violencia en el estadio, violencia en el país

Un momento de la gresca ocurrida el miércoles / Captura DirecTV Sports

EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano

La gresca ocurrida en el estadio Universitario es una más entre las muchas que hemos visto en la pelota. Las ha habido graves aquí, en Venezuela, y hasta en las Grandes Ligas, que no por jugarse en Estados Unidos y Canadá han estado exentas de episodios lamentables, como este.

Lo que acaba de pasar en estos tiempos de decadencia e injusticias ya se vio en el pasado. No es muy frecuente, pero de vez en cuando estalla con violencia inexplicable un capítulo así, bien sea en nuestros parques o en el Fulton County Stadium, en la mal llamada cuarta república o en estos días de estupor.

Ya antes vimos objetos arrojados desde las tribunas, peloteros desaforados y ladronzuelos intentando robar implementos en el terreno, aprovechando una distracción.

No es la caída por un precipicio. Por fortuna, no hubo muertos, como en otros deportes, y pronto vendrán sanciones que permitirán contener durante un tiempo nuevas explosiones de ira. Pasó antes y volverá a pasar.

Lo triste es que este episodio venga a recordarnos una vez más que el pasatiempo nacional sigue dejando pasar la oportunidad de convertirse en el referente moral y el constructor en valores de esa sociedad buena que todos, salvo unos pocos delincuente, queremos en Venezuela.

Nuestro beisbol ha reaccionado rápidamente ante muchas contingencias, desde la tragedia de Vargas hasta la dolorosa muerte de Luis Valbuena y José Castillo por acción de piratas de carretera. En esta temporada, incluso, los equipos aprobaron la realización de una campaña de imagen que resalta el puesto que la pelota tiene en la venezolanidad. Pero hay todavía una deuda, cuando se trata de luchar contra la violencia.

Hay personas muy honorables en la conducción de la LVBP y las divisas. Pero siempre se posterga ante cuestiones urgentes el papel protagónico que deben jugar la liga y los clubes en la construcción de ciudadanía.

En medio de la ruina nacional, todos debemos contribuir a reforzar los valores que nos hicieron crecer orgullosos de lo que somos. Todos tenemos una tarea en el rescate de la Venezuela buena que añoramos y que sabemos al alcance de nuestros corazones. Y el deporte de los diamantes, el más querido en estas tierras, tiene cómo convertirse en la metáfora de lo que soñamos en colectivo.

No es la primera vez que lo escribimos. Esta columna se repite en cada ocasión en que la violencia en nuestros estadios viene a avergonzarnos a quienes hacemos vida en el pasatiempo nacional. Pero es obligación de este cronista repetirlo, como Casandra reiteraba lo suyo en la Troya de sus amores.

No cuesta nada. No requiere mayor inversión económica. Basta con pedir a cada departamento de prensa de cada escuadra que tome videos de sus peloteros emblemáticos llamando a competir sanamente, a aplaudir a los rivales, a plantarle cara a la violencia en las tribunas y en el terreno. Basta con coordinar una sencilla campaña de valores que apacigüe las malas pasiones, tan presentes en nuestro día a día, y nos recuerde la importancia de la convivencia en medio de nuestras diferencias.

Eso no terminará con las tánganas. Suceden aquí y en las Grandes Ligas, a veces con episodios vergonzosos como este. Pero sí ayudará a adelantar esa Venezuela más amable que todos queremos y que es responsabilidad de todos construir.

Columna publicada en El Nacional, en su edición digital del jueves 20 de diciembre de 2018. No pudo circular en papel debido a las restricciones que sufre la prensa venezolana para adquirirlo.

Compartir:

2 comentarios :

  1. Hola Ignacio, como siempre un gusto leer tus lineas tan acertadas, un ejemplo para los niños y los fanaticos que vayan al estadio hoy seria que ambos equipos sean alineados como los niños en categorias infantiles por cada linea y los obliguen a saludarse, y luego que cada capitan y los involucrados digan unas palabras juntos antes de empezar el juego, eso no se ve y quizas es cursi pero en los tiempos que estamos viviendo y el ejemplo que le damos a nuestros hijos quizas sea un paso minimo para empezar el cambio en nuestra mentalidad, eso no evitara otra trifulca pero la liga daria un claro mensaje de hermandad entre los equiños y la fanaticada, que quizas este esperando un segundo round el dia de hoy... Saludos de un Venezolano en Chile que extraña ver su beisbol desde el JBP de Valencia tanto como a sus padres y sigue el beisbol por radio y por los pocos espacios que tenemos actualmente... Blog de Magallanes mayoritariamente... Elis Salas...

    ResponderEliminar
  2. Saludos Ignacio , yo creo que hay que sancionar mas duramente a peloteros que se involucren en estas pelas y la sancion deberia de ser como los que se dopan para hacer de este sano entretenimiento mas salaudable

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes