Top Menu

 

La respuesta de los grandeligas

El emergente
Ignacio Serrano

Franklin Barreto estuvo en el roster de postemporada de
Oakland en esta misma campaña
¿Cuántos grandeligas venezolanos jugarán en la temporada 2018-2019 de la LVBP?

En la respuesta a esa pregunta estará también la conclusión sobre el nivel de este torneo, que ha comenzado con señales contradictorias, debido a la sorprendente cantidad de bigleaguers criollos que se han reportado, en contraste con importaciones compuestas mayormente por peloteros de circuitos independientes.

Lo último puede tener dos explicaciones, que no vamos a ahondar en esta oportunidad. Las organizaciones de la MLB son cada vez más reacias a conceder permisos para que sus jugadores vengan a Venezuela, debido a la crisis social, política y económica que sufre nuestro país, y las gerencias locales, por otro lado, subrayan que los peloteros procedentes de circuitos como la Liga del Atlántico o México vienen sin restricciones y permanecen hasta el final de sus contratos.

En el campeonato pasado solamente un tercio de los 110 nativos que actuaron en la MLB vinieron después a nuestra pelota, una merma con respecto a torneos anteriores.

Más allá de las razones de fondo, relacionadas con la inseguridad personal y la falta de servicios y bienes básicos, a la espera de volver a sacar cuentas en diciembre, la cifra es auspiciosa, cuando no se han completado tres semanas de actividad.

Las Águilas ya vieron el estreno del relevista Eduardo Paredes, el connacional que más veces subió y bajó a la gran carpa en 2018.

Los Cardenales cuentan desde el Día Inaugural con el antesalista Luis Valbuena, el pitcher Osmer Morales y acaban de agregar al receptor Francisco Arcia.

Los Caribes tienen al utility Willians Astudillo y al campocorto Luis Sardiñas, protagonistas de la última final.

Los Leones ya vieron jugar al infielder Harold Castro, al patrullero Víctor Reyes y al catcher Juan Graterol.

Los Tiburones tienen como cerrador a Gregory Infante, que pasó varios meses en Chicago.

Los Tigres tienen al outfielder Anthony Santander, presente desde la pretemporada, y ahora al campocorto Franklin Barreto, que estuvo en el roster de los playoffs con Oakland.

Este grupo, que suma 12 nombres, crecerá en muy pocos días, pues otros grandeligas tienen el uniforme puesto y se alistan para jugar en la zafra actual.

Son los casos del torpedero José Rondón y el apagafuegos Miguel Socolovich, que empezaron a practicar el martes con el Caracas, y también del intermedista Ildemaro Vargas, que ya firmó su contrato con Lara y fijó el 3 de noviembre como la fecha de su debut.

Zulia acaba de cuadrar con Miami para tener al monticulista Eliéser Hernández desde el 15 de noviembre y Yohander Méndez ya hizo su primera sesión de bullpen con el Magallanes, a la espera de entrar en la rotación turca alrededor de esa fecha.

Esto ocurre mientras el careta Luis Torréns se entrena tarde a tarde en el estadio José Bernardo Pérez de Valencia, a la espera de una autorización de San Diego que le permita estar detrás del plato con los eléctricos, y en tanto el Cafecito Martínez y Miguel Rojas aseguran estar en trámites con sus colegas para dotar a La Guaira con algunas de sus principales figuras nativas. Otros han asegurado también que vendrán a partir del próximo mes.

Falta tiempo para sacar una conclusión. Pero la respuesta temprana de tantas figuras es una sorpresa, en estos tiempos duros que corren.

Columna publicada en El Nacional, en su edición del domingo 28 de octubre de 2018.

Compartir:

2 comentarios :

  1. Andres gomez de cardenales también es grande liga

    ResponderEliminar
  2. Ojale vengan mas grandes ligas. Fortalece al beisbol. Saludos muchachones puerto la cruz....

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes