Top Menu

 

Cuando nadie es el Más Valioso

El emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para caribes campeonMás de 20 años cubriendo las finales del beisbol venezolano y nunca habíamos vivido algo así. A la hora de votar por el Jugador Más Valioso de la serie entre Caribes y Cardenales, quedamos paralizados ante los nombres y sus números. ¿A quién elegir?, si es que alguien merecía el premio.

Luis Jiménez ganó. Pesó el Grand Slam que conectó en el quinto juego, que le dio un total de seis empujadas, tope en la tribu. Pero aunque esa media docena representó una tercera parte de las carreras impulsadas por los aborígenes, casi todas ocurrieron con un swing y decidieron un solo encuentro, mientras cerraba con .150 de average, un discretísimo OPS de .580 y apenas ese extrabase por cosecha.

No son los números de un Más Valioso. Pero el panorama lucía árido, al buscar en otro lado.


El de Anzoátegui es el caso más claro de que las conquistas en el beisbol se deben al esfuerzo colectivo. El average global de los orientales fue .215 apenas. Su media fue de 3,2 carreras por jornada.

Alexi Amarista fue el único en ligar sobre .300 puntos, pero ni tomó boletos ni dio extrabases, por lo que su línea fue totalmente plana, con promedios de .304/.304/.304, una anotada y una empujada. Tampoco era el Más Valioso.

Balita Ortega tuvo un sólido OPS de .873, gracias a un promedio de embasado de .444 y un slugging de .429, aunque pisó el plato dos veces y llevó una rayita a casa. Tampoco cautiva.

Luis Sardiñas sumó dos anotadas, cuatro empujadas, tuvo .844 de OPS y también decidió un encuentro con un vuelacercas, el quinto. Esa tabla, sumada a la de Jiménez, adormeció a los larenses y dio rumbo definitivo a la final. Sin embargo, tampoco luce impactante.

René Reyes fue el más consistente toletero de los aborígenes, aunque quienes prefieren votar mirando básicamente las empujadas no repararon en ello. Dejó .250 de average, pero estuvo en circulación más de la mitad de las veces que fue al home, porque agregó nueve boletos, con cinco anotadas y tres fletadas.

¿Y por qué no un pitcher? Nick Struck recabó simpatías, pues salvó cuatro cotejos y dejó 0.00 de efectividad. Aunque parece claro que a muchos les costó inclinarse por alguien que únicamente disputó cinco innings y dos tercios de los 55 que se jugaron. Eso se acentúa en el caso del zurdo Liarvis Breto, que ganó dos veces, pero con dos entradas y dos tercios en total. Para colmo, ningún abridor empalmó dos inicios claramente decisivos.

Los promedios de Reyes, lamentablemente, no estaban al alcance de los votantes. Eso explica que quedara rezagado en la votación. La escogencia del Más Valioso se hace sobre la base de numeritos no actualizados, así que los electores tenemos que sumar a mano los registros acumulados hasta el día anterior y los del choque decisivo. Es una limitación severa en la LVBP, que acá pudo impactar decisivamente.  El margariteño tuvo el mejor OPS del lance, con 1.208 puntos, gracias a un OBP de .520 y un slugging de .688, departamentos que también lideró.

Estando al aire en la transmisión radial, escapaba de nuestras manos tan prolija búsqueda. Para no errar, preferimos no votar. Peor hubiera sido hacerlo sin tener el panorama claro.

Desde entonces tenemos dos certidumbres: que la liga nos debe facilitar insumos para elegir mejor y que en la nómina de Caribes todos fueron más valiosos.

Columna publicada en El Nacional, el domingo 4 de febrero de 2018. 

Haz click aquí para leer otras entregas de la columna El Emergente

Compartir:

5 comentarios :

  1. La verdad estaba muy facil, Nick Struck era el mvp sin dudas, no habia para donde agarrar.

    ResponderEliminar
  2. muy sencillo de determinar el jugador más valioso de una serie corta: Hubo dominio del pitcheo sobre el bateo: Un pictcher debe ser el mejor: Nick Struck con cuatro salvados que lo dicen todo. Dennis Eckersley fue el más valioso de la serie de campeonato de la liga americana en 1988 al rescatar los cuatro juegos de los Atléticos. Mejor ejemplo que ese no hay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. John Wetteland, también salvó los 4 juego de una serie corta para su equipo: las 4 victorias que le dieorn la serie mundial en 1996. Y también fue electo MVP de esa serie.

      Eliminar
  3. Buenas tardes mi estimado Nacho (con todo respeto); me inclino por el pensamiento de ambos "opinadores" como en mi caso, que me antecedieron en las respuestas a su artículo, en cuanto a la elección del lanzador Struck como MVP. Sin embargo, también es claro que preló el colectivo ante una individualidad. Por lo tanto, me suscribo de usted... El equipo Caribes en pleno, fueron los MVP

    ResponderEliminar
  4. Y Daryl Thompson no era una buena opción?

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes