Top Menu

 

Una tribu de armas tomar

Caribes llegó a la final para sorpresa de muchos aficionados, que no repararon en la galopada que esta divisa viene realizando desde noviembre

Por Ignacio Serrano
El Nacional

Solamente un equipo ha jugado tan bien como Caribes desde que la tribu se sacudió el mal comienzo de temporada, en el que cayó 9 veces en sus primeras 10 salidas. Ese elenco es Cardenales.

Anzoátegui ha jugado para 37 y 24 desde que se sacudió aquellos demonios, desde que empezó a remontar la cuesta que le llevó de una aparente eliminación a esta clamorosa clasificación a la final. Lara tiene 33 y 10 a partir del momento en que, en noviembre, pisó el acelerador.

Nadie ha sido más exitoso que los aborígenes en esta década. Tienen un lineup temible, con fuerza a ambos lados del plato. Fueron segundos en dobles, jonrones y extrabases durante la eliminatoria, terceros en anotadas y empujadas, primeros en bases por bolas recibidas.

Ese perfil creció en la postemporada. Masacraron al Magallanes en la primera serie de playoff. Pasaron por encima del Caracas en la semifinal.

Su efectividad colectiva de 4.93 entre octubre y diciembre, la peor del campeonato regular, hizo que  muchos miraran hacia otro lado cuando llegó enero. Pero la gerencia hacía calladamente su trabajo, trayendo a Carlos Teller, tomando a Carlos Navas, contratando a Nick Struck. La rotación tiene otra cara, menos inestable, y el bullpen luce hoy, por fin, más que respetable.

Caribes explota en los bates de Luis Jiménez, René Reyes, Balbino Fuenmayor, Tomás Telis, Balita Ortega y últimamente Willians Astudillo. Pero es mucho más que eso. Ha estabilizado su defensiva con la llegada del campocorto Luis Sardiñas y presenta un balance que no tenía en la primera mitad del torneo.

Esa es la divisa que festejó el martes, en el estadio Chico Carrasquel de Puerto La Cruz. Esta será su cuarta final en la década actual, ya con dos títulos a cuestas. Y aunque López se haya apresurado a decir que Cardenales es el favorito, sólo había un elenco capaz de plantarle cara a los crepusculares en estas últimas de cambio. Ese club es Anzóategui.


La experiencia de Omar López
Omar López, manager de Caribes, es un joven dirigente que acaba de cumplir 40 años de edad, pero ya exhibe un título en la LVBP y una importante trayectoria que incluye la corona en la última edición de la Arizona Fall League

Es un ganador. La tribu pisó el acelerador apenas él pisó Puerto La Cruz, y metió a Anzoátegui en los playoffs con relativa comodidad, a pesar del mal inicio que en octubre tuvo la divisa. 

Al igual que su adversario, José Moreno, es un motivador. Ambos son caras nuevas. López tiene la ventaja de conocer el escenario donde se medirán en los próximos días.


Ignacio Serrano

Publicado en El Nacional, el jueves 18 de enero de 2018

Compartir:

2 comentarios :

  1. Creo si no me equivoco, los managers mas joven de una final.

    ResponderEliminar
  2. excelente análisis, los dos equipos están para el titulo. ojala sea para el oriente del país.

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes