Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

jueves, 2 de agosto de 2018

Hay que cambiar la forma de votar en nuestro Salón de la Fama

Por Ignacio Serrano
ElEmergente.com

Me alegra la entronización de Omar Vizquel y Robert Marcano en el Salón de la Fama del Beisbol Venezolano, pero al mismo tiempo me entristece y preocupa el resultado de esta nueva elección, cuyos resultados se revelaron el miércoles.

No hay derecho que una leyenda como Vizquel consiguiera solamente 77 por ciento de los votos. No hay derecho que viejos guerreros como Leonardo Hernández tengan un cuarto de siglo esperando en la planilla de votación. No hay derecho que tantas figuras innegables como Edwin Hurtado, Richard Garcés o Melvin Mora recibieran tan poco apoyo de los votantes.

Estas injusticias que suceden todos los años en nuestro Salón de la Fama tienen su origen en varios aspectos, en mi humilde opinión. Todos pueden abordarse y corregirse, si la directiva del Museo del Beisbol desea hacerlo.

No podemos seguir recibiendo una planilla con sólo seis votos. Este año hubo 23 candidatos y casi todos tenían muy buenos casos. Este periodista votó por Vizquel, Leonardo, Hurtado, Garcés, Mora y Richard Hidalgo, pero a costa de dejar fuera a Luis Raven, Juan Carlos Pulido, Magglio Ordóñez y otros más. Necesitamos 10 votos.

Menos votos implica más dispersión del voto y más injusticias. No somos una asamblea que puede debatir y llegar a consensos. Si lo fuéramos, podría reducirse a dos o tres selecciones para cada quien, cada año, y la asamblea podría aclamar a los dos o tres mejores de la lista. Pero cada quien debe votar solo, sin consenso, y lógicamente debe sacrificar a algunos con muchos méritos para dar apoyo a otros que también los tienen.

Con 10 votos, como sucede en Cooperstown, será mucho más raro dejar por fuera los casos más clamorosos. Pero si no es así, hay que reducir el porcentaje de elegibilidad, pues 75 por ciento (los hechos lo demuestran, año tras año) es casi imposible ingresar con apenas 6 votos en la papeleta.

Ya una vez el Museo del Beisbol redujo la votación de 6 a 4 votos. Nadie fue elegido aquella vez y hubo que aumentar otra vez la cifra. En cambio, si en vez de ser solo 6 votos, podemos elegir a 10, todos los que hoy quedaron fuera podrían recibir más apoyo y eventualmente entrarían uno o dos más por elección en cada oportunidad. Eso urge.

Es crucial que el Museo del Beisbol recuerde a todos los votantes y a la fanaticada lo que dicen los estatutos de elección, porque siento que hay aficionados, ex peloteros y votantes que lo desconocen.

Por los estatutos, estamos obligados a votar por los mejores, NO IMPORTA QUE SEAN DE LA LVBP O DE LA MLB. Eso echa por tierra lo que pudiera decir un votante sobre Vizquel y su relativa ausencia de la pelota venezolana (que no fue tal, pues jugó en 13 temporadas y ganó cuatro anillos. por ejemplo. Ese también será el argumento favorable a un Robert Pérez, que no triunfó en la gran carpa.

Si fuera el Salón de la Fama de la LVBP, Luis Aparicio no podría estar allí, como tampoco podrían entrar Félix Hernández, Miguel Cabrera o Johan Santana. Si fuera el Salón de la Fama de nuestros grandeligas, los Héroes del 41 no podrían estar allí. Afortunadamente, es el templo de nuestro pasatiempo nacional en su totalidad.

Esto último no es una interpretación. Lo dicen los estatutos. Y vamos más allá: son elegibles para entrar a la planilla del Comité Contemporáneo LOS PELOTEROS CON 10 TEMPORADAS EN GRANDES LIGAS O 10 TEMPORADAS EN LA LVBP. Más claro es imposible.

Es inconcebible que Omar Vizquel haya conseguido solamente 77 por ciento de los votos, cuando ha debido ser el primero en acercarse a la unanimidad. ¿Cuántos tienen su recorrido global en la historia de nuestra pelota? ¿Tres, cuatro nada más? Sin duda Aparicio, ahora Cabrera y nadie más. Ni siquiera Andrés Galarraga o David Concepción llegaron a más que él. Eso es lo que se elige cuando se vota para nuestro Salón de la Fama. La dimensión global de cada quien.

Es muy posible que Vizquel sea elegido un día al Salón de la Fama de Cooperstown. Espero que ese 23 por ciento de votantes que hoy no lo consideró inmortal sienta vergüenza cuando tal cosa ocurra, que sería semejante a dejar fuera de nuestro templo a Aparicio porque jugó muy poco en la LVBP.

Los estatutos del Salón de la Fama deben ser revelados y recordados periódicamente. No solo debemos elegir a los mejores peloteros venezolanos, sea donde sea que hayan jugado; además, los estatutos obligan a considerar valores ciudadanos, éticos y deportividad (lo que implica considerar casos de dopaje y la conducta general de cada quien).

Hace algunos años, en la planilla de votación venían impresas esas exigencias. Nada costará recordarlo a los votantes y colocarlo en las páginas web del Museo del Beisbol y la LVBP.

Es vital que el Museo haga pública la votación. Sabemos que Juan Vené sí votó por Vizquel, porque lo escribió en su columna, y otros pocos votantes revelamos nuestro voto en los medios y las redes sociales. Pero se debe acompañar cada planilla con nuestros nombres y apellidos PÚBLICAMENTE como consecuencia de la responsabilidad que debemos ejercer. Nuestra pelota copia el ejemplo que impone la MLB, y en la MLB se vota públicamente para elegir a los miembros de Cooperstown, así como son públicos los votos para los premios al Jugador Más Valioso, Cy Young, Novato del Año, Manager de Año, y es público el dato sobre quiénes fueron seleccionados al Juego de Estrellas por el manager, las ligas o los propios peloteros.

Que el voto sea público es lo que hace que esto, además de ser un privilegio, sea una responsabilidad. Si mi voto es consciente y tiene argumentos, no tengo problemas para defenderlo ante esa afición que quisiera votar y no puede hacerlo. Esa defensa es, en sí, una característica innata al periodismo deportivo. Esta no es una elección de los poderes públicos nacionales ni somos congresistas en la Asamblea Nacional, pero incluso en esta última se vota públicamente cuando alguno de sus miembros lo propone.

No se trata crear un mecanismo de inquisición. Se trata de fomentar un debate que va a enriquecer a todos, especialmente a nosotros los votantes, al poder contrastar los argumentos de nuestros pares con nuestro propio parecer.

Quien no esté dispuesto a defender su voto públicamente, a explicar por ejemplo por qué dejó fuera de la planilla a Vizquel, a Leonardo o a Mora (o al que sea) tiene el derecho de no votar. Y ya. Porque necesitar anonimato para votar en nuestro Salón de la Fama es como pretender hacer una columna o comentar un juego a condición de anonimato: está reñido con nuestro día a día y con el espíritu mismo de nuestro oficio.

Amo nuestro beisbol, le rindo tributo a quienes hicieron más feliz mi niñez y aplaudo a quienes dedican desinteresadamente su tiempo a nuestro Museo del Beisbol a cambio de ninguna retribución económica. Sus fundadores, sus actuales directivos y la propia LVBP han hecho una labor loable para crear y mantener una joya maravillosa, que todo aficionado del pasatiempo nacional debería conocer. Y porque les aplaudo y apoyo, doy públicamente esta opinión y hago estos planteamientos, para bien del templo que debe hacer reconocimiento a quienes han hecho grande nuestro beisbol.

Ignacio Serrano

4 comentarios:

  1. Caramba Ignacio, como siempre te digo lo primero que hago al prender mi celular en la mañana es buscar tu pagina.. y eso lo he hecho por mucho tiempo.. tanto en Venezuela como ahora donde vivo. Y puedo decir que esta columna si no es la MEJOR que has escrito no creo que haya mas de dos que la superen. Creo que expresas el sentir de muchos con lo que sucedió ayer en esa votación. El tema Vizquel crea muchas polémicas.. Que si por lo que dijo del Beisbol venezolano a mediados de los 90 a Manuel Rodriguez en la entrevista del periódico Meridiano.. que por su actuación en el Clasico Mundial.. y seamos honesto por ser Caraquista .. Yo soy Aficionado del Caracas desde siempre.. pero no soy un Fanático Estúpido como lamentablemente hay de todos los equipos.. a los que nos gusta el béisbol y creo somos mayoría no mezclamos nuestra afición con el fanatismo. Y creo realmente que en esta votación hubo algo de eso. Das un ejemplo que coloque en el twitter.. LOS QUE NO VOTARON POR VIZQUEL (Y ESTÁN EN TODO SU DERECHO.. NO SOY QUIEN PARA CRUCIFICARLOS Y MUCHO MENOS OFENDERLES COMO LO HAN HECHO EN DIFERENTES REDES SOCIALES) alegaran que no jugo casi en Venezuela (fueron 13 temporadas) y que no dejo números suficientes, en la oportunidad que le toque a Robert Perez que en mi opinión es después de Victor Davalillo el símbolo de la LVBP podrían tranquilamente alegar que no se estableció y no fue una estrella en la MLB. Y a los que saltan por todas las redes sociales también se les debería enseñar que no es el SALON DE LA FAMA DE LA LVBP.. ES EL SALON DE LA FAMA DEL BEISBOL VENEZOLANO.. Muy pocas veces uno como aficionado encuentra un escrito con el que se identifique.. pero por primera vez en mas de 40 años que estoy viendo pelota, leyendo, escuchando.. consigo un escrito con el que puedo decir estoy complacido y me identifico completamente.

    ResponderEliminar
  2. q buena reflexion,en mi opinion lo primero q hay q hacer es depurar o acreditar quien merece votar,,por sus años de servicio,su curriculom en la liga,su personalidad,crelibilidad e imparcialidad como persona y periodista,les aseguro q una vez hecho esto los resultados seran mas honrrosos y por ende mas merecidos

    ResponderEliminar
  3. En MLB los votos al Hall of Fame no son publicos, el votante elige si lo hace publico o no!!

    ResponderEliminar
  4. Hermano comparto mucho de lo que expresas, pero siempre siento que es un derecho que solo tiene derecho aquellos que dicen ser periodistas deportivos o hacen las veces de ello en los diferentes medios de comunicación, soy de los que piensan igual que un colega tuyo de los medios con muchos años en el beisbol radio, impreso y tv, que dijo una vez: "hay que tener cuidado con lo que se dice porque EXISTEN MILES DE PERSONAS QUE NO TIENEN TITULO DE PERIODISTA O COMUNICADOR SOCIAL QUE SABEN MAS DE BEISBOL QUE YO" y cada dia se lo demuestran, es decir que el reconoce lo que muchos lamentablemenete por egolatria no son capaces de aceptar cuando estan detras de un microfono, camara de TV o mesa de redacción, esos que solo aceptan las opiniones de quienes los adulan siempre, cayendo bien bajo dentro de su misma profesión, haciendo comentarios muchas veces equivocados en una transmisión, siendo incapaces de reconocerlos ante el público, siempre recuerdo a un colega tuyo que me dijo que el gran DELIO AMADO LEON con quien trabajo y me consta, no permitia se le corrigiera cuando se equivocaba en las transmisiones de beisbol, alli un ejemplo de un grande que el ego no le permitia aceptar sus propios errores, algo que seguramente inclusives muchos que lo conocieron desconocian. Por que te digo todo esto, porque pienso que tu propuesta a los administradores del salon de la fama de Venezuela, deberias agregarle o sumarle la posibilidad de que el publico vote y que sus votos sean considerado un porcentaje aunque sea minimo para quienes reciban el apoyo del público no acreditado como tu a quien respeto y estimo por tu sentido logico y acusioso de analizar y exponer tus opinones, pero habemos muchos que tambien seguramente sabemos argumentar, defender y exponer opiniones y analisis deportivos, porque estemos preparados para ello, o por experiencias vividas o por cualquier otra razon, siendo profesionales aunque no sea en el área del periodismo o comunicacion social. Y algo que debe ser claro como tu lo expresas y honesto es que la votación debe ser pública y que cada quien defienda su posición con objetividad, porque mientras sea algo anonimo, puede ser que prive mas la ireresponsabilidad o subjetividad que la razon. y Ojo no te doy por aqui los nombres de los colegas que te indique por respeto a ellos, pero si nos volvemos ha ver en algun curso de periodismo deportivo en la USB u otro lugar, te los dire en persona, porque estoy seguro son de tu mas alta estima.

    ResponderEliminar