Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

domingo, 13 de mayo de 2018

Esa feliz sorpresa que ha sido Gleyber Torres

El emergente
Ignacio Serrano

Zimbio.com
Hagamos juntos este ejercicio: tomemos el boxscore del encuentro del viernes entre los Yanquis y los Atléticos, busquemos los promedios de todos los peloteros neoyorquinos y veamos a los mejores. Probablemente sentirán la misma sonrisa que tenemos al escribir estas líneas.

El novato Gleyber Torres amaneció el sábado con .344 de average. Nadie en el poderoso lineup de los bombarderos mostraba una cifra superior. No figura entre los líderes de la Liga Americana porque apenas ha reunido 71 apariciones en el plato. Pero la brecha se va cerrando y sigue conectando a tierra de nadie a un ritmo que nadie iguala en su clubhouse.

La tropa del Bronx llegó al fin de semana con 38 encuentros. Torres necesitaba 118 apariciones para figurar (son 3,1 por cada encuentro disputado por su equipo). No le falta mucho. ¿Mantendrá el paso por suficiente tiempo?

Busquemos ahora el promedio de embasado. El capitalino cerró ese encuentro con .386, después de ponerse una vez en circulación. ¿Saben cuántos toleteros de los Yanquis tienen un mejor OBP? Apenas uno: el gigantón Aaron Judge.

Torres llegó a las Mayores con una premisa que, por aplicarla siempre, habla claramente de su temprana madurez. “Sólo quiero poner la pelota en juego”, ha repetido. “Mi única intención es ayudar al equipo a ganar”.

Sus primeras dos semanas transcurrieron así, con muchos sencillos, un average sobre .300 y pocos extrabases. Más de uno se habrá preguntado por la fuerza del prospecto. A fin de cuentas, se trata de un jugador con las cinco herramientas, y eso incluye poder.

Los larguísimos y veloces estacazos de su compatriota y compañero de promoción Ronald Acuña Jr. ayudaron a reforzar el falso dilema. Pero Torres estaba tomando el paso, acostumbrándose al nuevo escenario, buscando el ritmo y la confianza.

Aaron Boone, manager de los mulos, confesó su admiración por su pupilo, luego de que, hace una semana, decidiera un juego con cuadrangular. “Él estudia a los rivales, anticipa lo que pueden lanzarle”, resumió el estratega.

El propio Torres reconocía entonces que descifró a Dan Otero, la víctima de su bambinazo, gracias a los videos que estudió y a la información que manejó para prepararse antes de ese duelo.

Ahora vayamos al slugging. Hace unos días, era la deuda que tenía pendiente, mientras se ocupaba de chocar la pelota con consistencia, sin esforzarse por sumar extrabases. Pero luego de sacarla a más de 400 pies por el center, el viernes, puso su slugging en .531, tercero mejor en ese lineup, apenas por detrás de Judge y Didi Gregorius. Es una cifra superior a la del mismísimo Giancarlo Stanton.

Únicamente Judge y Gregorius superaban el estupendo OPS de .917 que mostraba el venezolano. ¿Cuántos anticiparon este estreno? Es cierto que la temporada apenas empieza y que restan dos terceras partes, pero resulta emocionante.

Shohei Ohtani batea para .348/.392/.652, con 5 vuelacercas y 16 remolques. Tiene 32 ponches en 26.1 innings, además, y 4.10 de efectividad. Es el recluta más sobresaliente en la Liga Americana, por su doble condición de pitcher y bateador, y es favorito para el Novato del Año. Pero el capitalino ya lo alcanzó, pues el nipón tenía 71 apariciones legales antes del encuentro sabatino, y su capacidad para alinear a diario puede jugar a su favor.

Columna publicada en El Nacional, el domingo 13 de mayo de 2018. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario