Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

domingo, 29 de octubre de 2017

Roster semanal, repeticiones de TV y otros temas de discusión

El Emergente
Ignacio Serrano

¿Ya repararon en la peculiaridad que en la práctica tiene el nuevo roster semanal?

Los equipos decidieron en la última Convención Anual que la nómina se redujera a 30 hombres a partir de la tercera semana de acción. Además, determinaron que el roster diario pasara de 28 a 26 desde el Día Inaugural, lo que ha planteado algunas diferencias importantes respecto a la temporada pasada.

La primera tiene impacto en el manejo de los equipos cada noche. Escoger a 26 de 30 elegibles significa que por fuera quedan solamente cuatro nombres, que por lo general serán los cuatro integrantes de la rotación de abridores que estén libres en esa jornada.

En esta década hemos visto equipos que usan 10, 11 y hasta 12 pitchers por encuentro. No esperen que eso ocurra con frecuencia en el resto de la eliminatoria. El roster diario de 26 está contabilizando ya a varios monticulistas que aparecen allí sin que puedan ser utilizados. Vean este ejemplo: muchos serpentineros jóvenes tienen restricciones para trabajar en fechas consecutivas; por lo tanto, aunque estén en la tarjeta que se le entrega a los umpires, no van a subir ese día al morrito, lo que deja a esa novena con sólo 25 o 24 peloteros realmente disponibles.

Una alternativa a esto es mover el roster semanal para inscribir brazos frescos, pero no es viable como solución permanente, pues quien salga de esa nómina debe pasar 14 días inactivo. Otra opción es colocar en el roster diario al abridor que deba hacer bullpen en esa fecha, de modo que esos 30 o 40 lanzamientos que le toque puedan utilizarse en vivo y no en la práctica.

Esto va a forzar a los managers a dejar más tiempo a sus bomberos y reducir el constante cambio de serpentineros, lo cual no es del todo malo, si recordamos el tedio a veces causado por las idas y venidas de los pilotos entre la cueva y el morrito. Veremos.

¿Y ya notaron que no todos los juegos tienen transmisión de TV?

La directiva de la LVBP ha prometido llegar un día a la total transmisión de los compromisos pautados en la eliminatoria, y la empresa que maneja los derechos se comprometió públicamente para hacerlo. De hecho, una de sus bazas más atractivas fue la creación de un sistema de suscripciones que permite ver los juegos de cada equipo desde cualquier parte del mundo, vía internet.

Muchos duelos no están en la parrilla de transmisión en la 2017-2018, sin embargo. Son compromisos mayormente disputados en Margarita y en algunos casos Puerto La Cruz. Y aunque es verdad que existen severos problemas para trasladarse de ciudad en ciudad en la Venezuela de hoy, no puede usarse eso como razón, ya que los equipos y vehículos necesarios para poner al aire la señal sí estarán en la isla cuando jueguen Caracas, Magallanes y La Guaira, elencos que generan mayor rating.

Es importante que la liga evite esto en la próxima Convención Anual. Todos los choques deben televisarse por tres razones cruciales: en beneficio de la afición, en beneficio del espectáculo y en beneficio del derecho de equidad para todos los que compiten, pues al no haber cámaras, hay novenas que pierden su derecho a reclamar la revisión de jugadas dudosas, lo que puede costarle una victoria y, eventualmente, con ese triunfo que se les escape, hasta la misma clasificación.

Columna publicada por El Nacional, el domingo 29 de octubre de 2017. 

Haz click aquí para leer otras entregas de la columna El Emergente

No hay comentarios:

Publicar un comentario