Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

jueves, 31 de agosto de 2017

Cómo saber qué hacer para entrenar a los chamos en cada edad

Camino a las Grandes Ligas
Por Rhay Kepler

Entrenador- Míster, Pedro ¿cómo estás? Oye, la semana pasada me dejaste con la inquietud sobre el pelotero de 14 años. Reflexionando un poco, saqué una imagen que te voy a mostrar.

El entrenador le enseña a Pedro una foto en su teléfono celular (ver la imagen más abajo).

Entrenador- Esto es mi criterio de formación de un pelotero. Es como correr las bases. Un equipo que corra bien las bases, gana.

Pedro- Wao, está bueno ese cuadro.

Entrenador- Desde los 6 hasta los 12 años de edad, se le debe dar toda la base de movimientos que se pueda. Que aprenda a usar su cuerpo a gusto y placer. Se dan herramientas de coordinación, fuerza, movilidad, etc.
De 13 a 14 años, avanzamos a la segunda base, donde se busca el desarrollo en una posición específica. Se inicia el trabajo de pesas con un criterio deportivo, no como en un gimnasio común.
A los 15 años, pasamos a la tercera y la cosa se pone buena. Es la edad del perfeccionamiento técnico, pulir habilidades y mejorar los niveles de fuerza aplicada al deporte.
Y finalmente, a los 16 años, toca mostrar todo lo trabajado y aprendido, para anotar la carrera que nos lleva a ingresar al beisbol profesional.

Haz click sobre la foto para agrandarla
Pedro- Suena interesante esa analogía

Entrenador- Pues bienvenido a mi filosofía de trabajo con peloteros. El problema de esto está en la paciencia. Al niño de 12 le exigimos como al de 15 y luego, cuando tiene 15, le regañamos porque no hace o no se adapta a los ejercicios nuevos correctamente. Y es que debió hacer y aprender eso a los 12. Así que le tienen que poner a hacer ejercicios que nunca había hecho o que no había perfeccionado, y eso retrasa el proceso de avance.

Pedro- Y eso ¿qué consecuencias tiene?

Entrenador- Pues que verás peloteros peleando con las 60 yardas, con las millas, con la adaptación motriz a una nueva posición porque lo cambiaron del infield al outfield, o a lazador, incluso a receptor. Si no tienen una base amplia de movilidad y coordinación, les costará adaptarse a las nuevas formas de lanzar según las posiciones, y eso afecta mental y emocionalmente su rendimiento.

Pedro- Y pareciera sencillo ir a dar rollings, flyes y batear. Pero la cosa es más compleja.

Entrenador- Así mismo es, mi querido Pedro. Llévele este mensaje a su amigo. Dígale que espero su llamada. Ya el deber me llama, nos vemos.

Pedro- Un gusto, entrenador. ¡Hablamos!

Rhay Kepler es preparador físico especializado en beisbol y experiencia con equipos de la LVBP. Cada semana desarrollará un nuevo tema en este sitio. Pero también puedes seguir su trabajo visitando sus plataformas en la red.

No hay comentarios:

Publicar un comentario