Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

jueves, 6 de julio de 2017

Bob Abreu vs Andrés Galarraga

El Emergente
Ignacio Serrano

Bill James, considerado por algunos como el padre de la sabermetría, ese análisis que se ha impuesto en el beisbol, nos inspiró dos columnas el mes pasado a partir de su defensa de Bob Abreu, a quien asomó como legítimo candidato al Salón de la Fama.

La opinión de James nace de la carrera redonda del Comedulce. Como escribimos en la primera entrega, no fue brillante en un área específica, pero sí destacó suficientemente en aspectos tan opuestos como el average, el poder, la velocidad y la capacidad para embasarse.

Quizás sus números globales no atraerían a muchos votantes en el pasado. Pero como argumentamos en la segunda entrega, ya no se trata tanto de ver quiénes fueron consagrados décadas atrás, sino de constatar hacia dónde va la tendencia de los votantes. Los últimos ejemplos son clamorosos, culminando con la entronización de Tim Raines.

Muchos opinaron por las redes sociales y sus reacciones nos inspiraron la idea de abundar con una tercera columna, que postergamos al surgir otras noticias que pedían espacio acá. Pero ya estamos aquí, con dos reflexiones nacidas de los planteamientos hechos por ustedes.

¿Por qué Abreu podría sacar votos para Cooperstown, si Andrés Galarraga no consiguió ni siquiera el mínimo de 5 por ciento? Y si fuera cierto que la sabermetría está tomando más espacios entre los periodistas y, en consecuencia, entre los votantes, ¿cómo podría influir eso en la opción de Omar Vizquel?

Comencemos con el Gato, sobre quien escribimos en profundidad al entrar en la papeleta, en su momento.

El caraqueño tuvo una carrera brillante. Llegó a ser uno de los mejores bateadores de su tiempo y con sobrado merecimiento tiene una estatuilla en el Museo del Beisbol en Venezuela, en Valencia. Fue líder jonronero, campeón bate y empujador, sacudió 399 vuelacercas y remolcó 1.425 carreras, cifras que superan las de Abreu. Para sus defensores, no tiene sentido que haya sido descartado tan pronto, y en consecuencia, tampoco lo tiene que el nativo de Turmero vaya a tener más apoyo.

Puesto que el punto de hoy no es volver a llover sobre el ex patrullero aragüeño, sino enfocarnos en el inicialista de Chapellín, veamos sus números como dicen nuestros abuelos: a calzón quitado.

Su principal virtud fue la ofensiva. Sin embargo, en 19 campañas sólo terminó como líder bate una vez, en otra fue el máximo jonronero y en dos cerró con la mayor cantidad de impulsadas. Su average de por vida fue .288, con .347 de OBP y .499 de slugging (el bambinazo que le faltó para 400 le quitó el punto que necesitaba para los .500, una verdadera lástima). Su media anual fue de 21 tablazos para la calle. Magglio Ordóñez promedió 20. Antonio Armas, 19. Miguel Cabrera inició 2017 con 32.

El capitalino fue una gran figura, pero no un caso excepcional. ¿Por qué? Veamos el lugar que ocupa en su generación, entre quienes jugaron de 1985 a 2004.

En ese lapso, 12 toleteros sacaron más pelotas, siete produjeron más carreras, 17 anotaron más veces, nueve dieron más hits, 13 sonaron más tubeyes, 285 tuvieron igual o mejor average, unos 46 le superaron en slugging y alrededor de 135 pusieron mejor promedio de embasado.

¿Por qué esto? Porque al legendario inicialista le tocó jugar en la Era de los Esteroides, un tiempo en el que muchísimos peloteros abultaron sus guarismos y donde lo habitual para defensores de cualquier posición era rebasar año a año la veintena de tablazos para la calle.

Galarraga fue único para Venezuela. Pero no fue único en la MLB, y eso sin contar los años anteriores y posteriores a su paso, que abultan los totales de muchos de sus compañeros de generación que comenzaron a jugar unos pocos años antes o se retiraron poco después que él.

¿Y Vizquel? Puede que sea un caso a la inversa. Pero ya hablaremos de eso en una nueva entrega.

Versión ampliada de la columna publicada en El Nacional, el jueves 6 de julio de 2017.

7 comentarios:

  1. Excelente articulo recomiendo leerlo y analizarlo con calma,esperemos el proximo referido a Omar Vizquel.

    ResponderEliminar
  2. Excelente articulo hermano. Que clase de profesional es usted......

    ResponderEliminar
  3. buen articulo... el gato le falto un mvp, una seria mundial y por lo menos unos 450 hr en su carrera, recordemos que en el 94 dejo buenos numeros pero no termino con numeros mas alto por la huelga, tambien la perdida del 99 por tratamiento del cancer venia de buenos numeros 44hr 121 ci y 305 de avg y quedo 6to con el mvp. Creo que el gato tenia las condiciones de hall de la fama.

    ResponderEliminar
  4. La combinación de números de abreu lo llevará al salón de la fama, durará varios años en las papeletas pero entrará. Así como Bill James se dio cuanta de eso otros también lo harán.

    ResponderEliminar
  5. Amigo Ignacio excelente su artículo, cuando le sea posible analice los Nros del mismo Galarraga y Tany Perez, ambos inicialistas aunque Perez en principio de su carrera jugó en 3ra,estoy seguro que algunos renglones galarraga fue mejor.

    ResponderEliminar
  6. Excelente Ignacio, con razón Juan Vene te tiene en tan alta estima, sabe que tiene un digno sucesor, y de alto quilates... Sigue siempre adelante y con la humildad que te caracteriza..

    ResponderEliminar
  7. Un punto en contra de Galarraga y que lo afecto sobre manera fue jugar con Colorado, en la época de la bola voladora..

    ResponderEliminar