Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

viernes, 7 de abril de 2017

Esa regadera llamada José Altuve, y lo que le espera en 2017

El Emergente
Ignacio Serrano

Seattle Mariners v Houston Astros
Zimbio.com
José Altuve es el único venezolano con dos temporadas de 200 o más hits. Vaya, que también es el único con tres, de hecho. Y todas  han sido consecutivas. Son dos récords que tiene en su poder y que amenaza con aumentar en esta o en otra campaña, siendo que, a su edad, está en el tope de sus condiciones.

El maracayero de crianza impuso en 2014 el tope para representantes de la expedición nacional, con 225 cohetes en una campaña. Su capacidad hiteadora ha sido lo más resaltante en su carrera. Y de hecho, está a las puertas de dar otra campanada.

El torneo que apenas comienza podría ser el cuarto para Altuve sobre 200 indiscutibles. ¿Lo conseguirá? Si así fuera, se uniría a un club realmente exclusivo, donde se agrupan los únicos seis bateadores que han podido sumar cuatro campeonatos con tantos inatrapables antes de cumplir los 28 años de nacido.

El camarero de los Astros de Houston tiene 26. Su vigésimo séptimo cumpleaños será el 6 de mayo. Si de aquí a octubre logra los dos centenares, igualará a Ty Cobb, Lloyd Waner, Paul Waner, Chuck Klein, Joe Medwick y Vada Pinson.

Parémonos un momento en esos nombres: los cinco primeros son leyendas, miembros del Salón de la Fama, lo cual es un dato sugerente ante lo que puede conseguir el criollo en esta ocasión; por otra parte, todos ellos hicieron su tarea en los años 30 o antes, salvo por Pinson, que lo hizo entre 1959 y 1965.

Es notable que haya transcurrido más de medio siglo sin que otro toletero haya acumulado cuatro cosechas de 200 hits a los 27 años de edad. Y es notable que Altuve tenga a su alcance la posibilidad de acabar con esa sequía.

Cosas así son de esperar en alguien que dio el salto desde Clase A hasta Grandes Ligas en la misma zafra. Eso lo han hecho muy pocos jugadores y apenas un puñado de nativos.

Pero Altuve también corre. Fue el líder robador de la Liga Americana en 2014 y de nuevo en 2015, con un tope de 56. En cinco oportunidades ha superado las 30 estafas, lo que le pone a las puertas de otros logros.

Bob Abreu y el gran Luis Aparicio son dueños de la marca para Venezuela, con seis temporadas sobre la treintena. Aparicio, además, lo hizo en forma consecutiva. Ambos registros están al alcance del intermedista.

Ninguno, por cierto, llegó a la media docena a la edad que cuenta hoy su compatriota, lo que nos permite hacer otra búsqueda: ¿cuántos jugadores han sumado cinco justas con tantos escamoteos antes de cumplir los 27?

Con él, apenas son siete en toda la historia de las Mayores, desde Cobb hasta Rickey Henderson y Tim Raines, todos inmortales, pasando por César Cedeño, Donie Bush y Sherry Magee.

Únicamente seis bigleaguers han reunido 200 tubeyes y 200 estafas antes de soplar las 27 velitas. El aragüeño comenzó 2017 con 199 bases birladas. Anoche mismo, o en cualquier momento antes del 6 de mayo, conseguirá la que le falta para imitar a Cobb, Cedeño, Magee, Tris Speaker, Edgar Rentería y Roberto Alomar.

Lo del venezolano da para el entusiasmo. Lo dice de modo rotundo esa comparación que desde hace rato hacemos con el paso que tenía Pete Rose, camino a su récord absoluto de 4.256 cohetes.

Altuve empezó esta zafra con 1.046 imparables en 829 juegos. Rose llegó a 999 el 24 de junio de 1968, en su encuentro número 829.

A ese ritmo avanza el gigante de Maracay.

Publicado en El Nacional, el viernes 7 de abril de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario