Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

jueves, 23 de marzo de 2017

La responsabilidad del manager en el Clásico Mundial

El Emergente
Ignacio Serrano

Resultado de imagen para omar vizquelTodo manager es responsable del triunfo o la caída de su equipo. Así que es natural la reacción de muchos aficionados hacia Omar Vizquel, señalándolo como una de las razones de la eliminación.

Vizquel fue la segunda opción del alto mando, luego de descartar a Oswaldo Guillén. Entonces se asomaron los pros y los contras. Es dueño de una brillante trayectoria, instintiva inteligencia y contaba con el respeto de los peloteros y la afición. Pero no tenía experiencia en el cargo.

¿Pesó eso en el resultado? Vizquel y el gerente general Carlos Guillén aseguran que el equipo estuvo unido y enfocado alrededor de él. Lamentablemente, eso se vio en el terreno en muy contados momentos, lo cual pone peso sobre sus hombros y los de sus coaches, quienes son los obligados a levantar el ánimo y mantener el enfoque de las tropas, cuando algo de eso se pierde.

Algunos señalan que la falta de trayectoria del caraqueño como timonel sí pesó. Que se le vio siempre quieto, siempre serio en el dugout. Que intentó pocas jugadas, salvo por el squeeze play de Alcides Escobar, ciertamente brillante. Que dejó mucho tiempo a sus lanzadores en la primera fase.

También hay quien criticó sus lineups. A este columnista no le gustaron las alineaciones, pero no las estigmatiza. Ese orden es su prerrogativa y las derrotas no se debieron a eso. La única observación de este periodista es que hubiera sido coherente mantener una misma filosofía, bien sea por ubicar siempre a un bateador rápido y de alto OBP como noveno bate o por dejar para ese turno al toletero teóricamente más débil, en vez de alternar a unos con otros.

Es posible que la inexperiencia le haya jugado mal en la primera fase. Es una cita con reglas muy particulares, que obligan a trazar planes atípicos. Por sólo seis pitcheos de más perdió a Jhoulys Chacín hasta la semana siguiente. Las mismas condiciones del torneo le hicieron llegar al juego extra con apenas cuatro brazos en el bullpen.

¿Fue todo su responsabilidad? No necesariamente. Venezuela fue el único país en su grupo al que le tocaba jugar tres encuentros consecutivos, que al final fueron cuatro. A ninguna otra escuadra le pasó eso, y las reglas prohíben usar a los pitchers en más de dos días seguidos.

¿Había forma de programar mejor el trabajo de los relevistas? En el papel, sí. Porque las lesiones de Silvino Bracho y Robert Suárez sacaron dos brazos de la ecuación y la avalancha de batazos en Guadalajara obligó a mover más el staff.

Bueno, regular o malo, es muy posible que no hayamos visto al verdadero Vizquel manager. La Selección Nacional jugó abrumada por sus contrincantes, la mayor parte del tiempo, aunque trató algunas cosas, como apostar por Rougned Odor, incluso si era contradiciendo su parecer inicial, al ubicarlo en tercera base.

En una competencia tan corta, el destino se decide muy rápido. Un fallo se magnifica. Pero veamos este contraste. ¿Alguien vio a Jim Leyland haciendo fiesta, animando a sus peloteros, ordenando bateo y corrido, moviendo a su equipo?

Leyland hizo lo mismo que Vizquel. Pero su escuadra jugó bien. Contaba también con mejor balance entre bateo y pitcheo. Su bullpen fue de primera.

Es muy posible que Venezuela haya perdido porque sus adversarios eran mejores. Y que por eso los hayamos visto contra la pared. Este columnista advirtió en su presentación del campeonato que la Vinotinto no era favorita. Pero al final, es sólo un juego, y quien compite tiene que asumir que puede perder, tanto como quiere y puede ganar.

Del verdadero Vizquel sabremos más adelante, cuando conduzca algún proyecto de mediano o largo plazo. Entonces dará más pistas. Necesita forjarse en ese nuevo papel.

Veremos si también recaba la experiencia necesaria para pedir la responsabilidad de dirigir en otro Clásico Mundial. Ya se verá.

Publicado en El Nacional, el jueves 23 de marzo de 2017.

10 comentarios:

  1. Cierto, en un torneo tan corto y con las eventualidades que ocurrieron, evaluar el trabajo realizado por Vizquel es bastante difícil.

    ResponderEliminar
  2. Lo que le crítico a vizquel es que en algunos casos estiro mucho al pitcher.

    ResponderEliminar
  3. La culpa es de quien puso a vizquel sabiendo que era un inexperto como SS fue un grande como manager no era el momento y lo pago caro

    ResponderEliminar
  4. eres el mejor comentarista de beisbol que conozco , tu manera de opinar son muy parecidas a como yo opino , espero que nunca dejes de escribir en tu pagina ..... gracias

    ResponderEliminar
  5. La actuacion de venezuela, tiene muchos responsables, en el caso del manager (vizquel), era obvio que no estaba, la experiencia es necesaria en el cualquier actividad que uno haga, considero que a vizquel lo primero q le falto fue humildad, no se trata que lo pusieron en el cargo, se trata que el acepto, porque no hizo lo de lipson nava con las aguilas que rechazo el cargo, porque considero que le faltaba, y 3años despues lo acepto y se vio los resultados. Le recomiendo a vizquel, que comience de abajo por la liga de rookie aun es joven, pero por los momentos le falta pero muchoooooooo.

    ResponderEliminar
  6. Como siempre excelente artículo. Estoy de acuerdo que Vizquel no tiene la responsabilidad absoluta en la muy decepcionante actuación de Vzla en el clásico. Pero claro que suma fueros en las responsabilidades. Muy especialmente de acuerdo con el Sr. Daniel Gil. Las responsabilidades de un Manager no son solo hacer los lineups, nombrar un pitcher, después cambiarlo por el que viene luego. Establece la estrategia, si falla, reconduce, sabe que hará en dos o tres innings adelante, y si la certeza lo elude, tiene planes alternos a implementar. Un Manager ganador, sobre todo en LA, debe ser un motivador, sus acciones deben demostrar mas allá de las palabras y pergaminos pasados, que es un ganador. Definitivamente dirigir un equipo de latinoamericanos es bastante diferente a hacerlo con gente y reglas de USA. En verdad, no creo que Leyland hubiera tenido mucho éxito con un equipo de LA.

    ResponderEliminar
  7. Si nos vamos ahora a lo técnico. Hay algunos comentarios, veniales para muchos, pero que inciden en el todo de los resultados. El manejo del picheo fue malo. En varios casos dejó a pitchers 1 o 2 bateadores más. Para mí la decisión con Odor en 3ra fue errónea y motivada por la presión. Odor produjo carrera, pero también cedió carrera con su defensa. Vizquel estaba preparado? Entonces para que lo ponen? Pregunto, bajo las mismas condiciones, un Guillen, un Pompeyo, y por qué no, un Nava, hubieran tenido los mismos resultados?... yo creo que no...
    Uds. creen que un dueño de equipo en MLB le daría a Vizquel la oportunidad de dirigir en una serie mundial. Ni en un millón de años. Pues eso hicimos nosotros...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, Vinicio, aunque todas tus opiniones tienen mucha justificación, hay cosas que también contradicen ciertos aspectos.

      Por ejemplo, Oswaldo Guillén tenía cero experiencia y los Medias Blancas lo nombraron, siendo coach. Al rato, era campeón mundial.

      Lo de Odor es algo subjetivo, creo yo, porque igual noi se fue por allí ningún resultado. En lo personal, creo que el roster perdió flexibilidad cuando Asdrúbal dijo que no quería ir como suplente y entró Odor por él. Pero con Asdrúbal a bordo, a lo mejor no juega Alcides...

      Por cierto, Leyland dirigió en LA. Estuvo con el Caracas y renunció. En efecto, no aguantó la presión.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Aparte percibí un conflicto de intereses en Vizquel (selección-detroit) a ello la manera de hacer los lineup, que al mi tampoco me gustaron

      Eliminar