viernes, 10 de marzo de 2017

La deuda pendiente del Clásico Mundial

El Emergente
Ignacio Serrano 

Mostrando CargoHomer.jpg
Prensa Clásico Mundial Venezuela
Venezuela ganó tres campeonatos mundiales de beisbol en 1941, 1944 y 1945, a partir de la hazaña de La Habana. El beisbol es desde entonces el pasatiempo nacional y la disciplina que mayores logros internacionales le ha dado al país. Pero en las últimas décadas esos logros han sido individuales, salvo las excepciones marcadas por unos pocos triunfos en la Serie del Caribe.

Las selecciones nacionales de mayores están en deuda con la afición. El Clásico Mundial, en especial, es una enorme factura por cobrar.

¿Vencieron de la nada, aquellos Héroes del 41? No. Más allá de todo lo que hicieron en Cuba para conseguir la primera corona, estuvo el aprendizaje que dejó la edición anterior a aquella justa, en la que no pudieron subir al podio.

Contaba Abelardo Raidi, uno de los principales organizadores de esa divisa, que la experiencia primera permitió echar las bases de la celebración.

A la Vinotinto le ha costado sacar provecho de lo vivido en la que hoy es la máxima cita de selecciones en la pelota.

Posiblemente todos, desde la afición hasta el cuerpo técnico y los peloteros, subestimaron lo que encontraron en 2006. Aquel roster fabuloso no se esperaba topar con escollos tan complicados. No parece casual que los finalistas fueran dos países que por cultura deportiva siempre juegan duro: Japón y Cuba.

A 2009 se llegó de la peor manera. El alto mando estaba enemistado con la fanaticada y la prensa, creando tensiones innecesarias y con inexplicable desconocimiento de las reglas de la competencia. Al final, se perdió por pensar más en el juego que no era seguro, la final, antes que buscar asegurar el juego que tocaba ganar primero.

Vino luego la debacle de 2013. Demasiadas cosas mal manejadas desde arriba, a partir de las decisiones de Fevebeisbol y un alto mando que desde hacía mucho necesitaba renovación de nombres, ideas y procedimientos.

¿Sirvieron aquellos malos tragos para preparar un camino exitoso en esta oportunidad?

Este roster de 2017 no es el mejor que ha llevado Venezuela al Clásico Mundial. Faltan nombres importantes, especialmente pitchers abridores y un par de relevistas. Pero a la distancia luce como el grupo más enfocado, más claro de los objetivos, más firme en la necesidad de tener los pies en la tierra.

Este torneo es más impredecible que un playoff, lo que ya es mucho decir. Allí está Corea del Sur, un favorito que eliminado con apenas dos encuentros, pero que este jueves habría celebrado su clasificación, de haber dado el lunes un hit más con hombres en circulación, evitando el extraining ante Israel.

Un batazo que no se dio, apenas eso, marcó la diferencia entre el avance de los coreanos y su ominosa salida.

La Vinotinto sabe de fracasos. Ha sufrido tres, incluyendo la caída en primera ronda de la edición pasada. Y ese último golpe parece ser la inspiración para que Miguel Cabrera asumiera la capitanía con madurez y decisión.

Los aficionados ahora no llegan confiados. Los jugadores parecen claros de afrontar un desafío. El alto mando ha armado el equipo posible, dentro de las tantas limitaciones. Y la Selección Nacional por fin no empieza como favorita.

Tampoco eran favoritos los héroes que viajaron a La Habana en 1941, pero tenían talento y habían aprendido la lección. Hoy les toca a los de Omar Vizquel.

Publicado en El Nacional, el viernes 10 de marzo de 2017.

2 comentarios:

  1. Muy interesante artìculo. Yo soy super fan del Beisbol en este mi Bello País. No obstante, prefiero no tener expectativas. Pues la mejor expectativa es no tener expectativa. (para la vida, no solo el beisbol). Aprovecho la oportunidad para darte mis felicitaciones, tu trabajo es de aplaudir!

    ResponderEliminar
  2. Esta vez todos hemos visto que este cuerpo técnico ha trabajado muchísimo intentando todo lo que sea posible por armar el mejor equipo.
    Vemos super comprometidos a la totalidad de los que están montados.
    Sabemos que en el picheo nos causa cierta preocupación, a pesar del gran talento de los que si están en el equipo.
    Esta vez en mi persona, no habrá nada que criticar sea lo que sea q pase.
    Pues este trabajo previo merece RESPETO y APOYO. En todas las versiones anteriores jamás nos sentimos tan preocupados como ahora. Tanto técnicos, jugadores, y fanáticos.
    Pues esta preocupación marca el gran nivel de compromiso que existe por este evento.
    Como dije antes. Quisiera que todos los fanáticos serios que estemos en las diversas redes sociales, asumamos con madurez todo este compromiso de nuestra seleccion. Y sea lo que sea que llegue a suceder. Mantengamos la calma y tratemos con respeto a nuestro equipo. De verdad merecen apoyo incondicional y comentarios positivos o en su defecto. Constructivos más allá que hayan desiciones que no sean compartidas por nosotros.
    Tengamos todos muy presentes, que no es lo mismo tener derecho a opinar.

    Que usar la opinión como derecho a ofender.
    Saludos compañeros. Esperemos celebrar juntos una gran actuación de nuestra selección. .

    ResponderEliminar