lunes, 6 de marzo de 2017

¿Cómo identificar los ejercicios simples y complejos?

Camino a las Grandes Ligas
Por Rhay Kepler

Bien, volvamos a los temas dejados de lado semanas atrás, después de desahogar las aflicciones provocadas por mi regreso a casa, al estadio donde nací. Retoma en la columna el protagonismo del ejercicio físico como eje central de este espacio que semana a semana comparto con todos ustedes.

Como es costumbre, tengo la inclinación de mirar la naturaleza y, en especial, lo que vive el ser humano, para explicar los procesos de entrenamiento. Esta vez no hay excepciones.

Para ti, que eres adulto y superaste los retos del recién nacido al ponerte de pie y caminar, será mucho más fácil pedirte que camines en línea recta. Eso es simple, y como ejercicio, después de dominarlo, incluso puede ser algo aburrido.

Como al cerebro le encantan los retos y la vida se trata de evolución, comienzas a buscar alternativas del caminar y te consigues con el siguiente escenario:

Paso 1
Caminar de frente

Paso 2
Caminar de frente + un movimiento del brazo derecho, luego el izquierdo

Paso 3
Caminar de frente + un movimiento de ambos brazos al mismo tiempo

Paso 4
Caminar de frente + un movimiento de la pierna derecha, luego la izquierda

Paso 5
Caminar de frente + un movimiento de ambas piernas al mismo tiempo

Paso 6
Caminar de frente + un movimiento de brazo derecho seguido de uno de la pierna derecha luego lado izquierdo

Paso 7
Caminar de frente cambiando de ritmo (lento a rápido) y repetir los pasos anteriores a mayor velocidad

Paso 8
Caminar de espalda y repetir los pasos anteriores

Paso 9
Caminar de frente y de espalda de forma combinada + agregar los pasos anteriores

Paso 10
Caminar con cambios de direcciones, cambios de ritmos y agregar varios movimientos de brazos y piernas, de forma alternada y de forma simultánea, controlar los tiempos de caminata rápida y lenta, controlar las repeticiones y series de cada ejercicio.

Lo que acabas de ver es una progresión de ejercicios simples a complejos, partir de algo conocido e ir agregando elementos desconocidos poco a poco. Al hacerlo, es normal que tu lado dominante se desenvuelva mejor y sientas más confianza, pero debes seguir estimulando tu lado menos dominante. Es muy importante usar todo tu cuerpo, tanto si practicas o no practicas algún deporte; se trata de la vida cotidiana.

Ciertamente hay cosas que carecen de sentido aprenderlas a ambas manos sin una necesidad inmediata. Por ejemplo, si usas la mano derecha para llevar la sopa a tu boca, pues síguelo haciendo así, eso no marcará diferencia.

Para saber si algo es simple o complejo lee el paso 10 sin leer lo anterior y sentirás que te hablo en chino. Con los niños pasa igual.

Lo que es simple para uno no necesariamente lo es para otro. De igual forma sucede con lo complejo. Lo cierto es que las progresiones son fundamentales para definir los procesos de aprendizajes, porque ellas trazan el camino a seguir.

En Camino a Las Grandes Ligas hemos clasificado los ejercicios de dos maneras: por número, que dice cuál va primero y cuál va después; por niveles, dedde básico, pasando por intermedio y hasta avanzado, que te dice la forma cómo se ajusta el sistema nervioso: primero mueve un brazo o una pierna, unilateral, luego mueve un brazo y seguido el otro, alternado, finalmente mueve los dos al mismo tiempo, simultaneo.

Te invito a nuestra página web, donde podrás ver ejemplos de este concepto. Sólo haz clic en nuestra zona VIP.

Un abrazo.

Rhay Kepler es preparador físico especializado en beisbol y experiencia con equipos de la LVBP. Cada semana desarrollará un nuevo tema en este sitio. Pero también puedes seguir su trabajo visitando sus plataformas en la red.

No hay comentarios:

Publicar un comentario