miércoles, 2 de noviembre de 2016

Lipso Nava y lo mejor de octubre

El Emergente
Ignacio Serrano

No es la primera vez que lo hace. Ya en su experiencia anterior al frente de las Águilas del Zulia, Lipso Nava cambió la cara de esa divisa. Hoy se entiende más que nunca la insistencia de la organización, que durante años quiso tenerle al frente del equipo.

Nava y sus rapaces cruzaron el primer mes del campeonato como lo mejor de la LVBP. No hay que pensar mucho para escribirlo. Los occidentales cerraron octubre con 15 victorias, medio boleto para los playoffs.

El hecho más notable está en el lugar que ocuparon los aguiluchos en la zafra anterior. Fueron últimos, y por mucho, en aquella tabla de posiciones.

Algo tenía Nava, aunque acababa de retirarse y rondaba los 40 años de edad. Pero pidió tiempo. Quería formarse y acumular experiencia. Hizo bien, si lo vemos al sol de hoy.

También hay que incluir a los Bravos de Margarita entre lo más sobresaliente. A pesar de no contar con su manager Henry Blanco, ausente por sus compromisos con los Cachorros de Chicago en la Serie Mundial, los insulares cerraron el mes a sólo un juego de diferencia de los líderes, con 14 victorias.

Eso es una sorpresa. El pitcheo de los neoespartanos era suficientemente bueno como para proyectar un inicio positivo, pero ¿a tiro de piedra del primer lugar? ¿Y sin su timonel?

Yonny Chirinos ayudó a los orientales en esa carrera, y quizás habría sido el Novato del Año, de elegirse ayer el premio.

El recluta estuvo entre los líderes en efectividad, ponches e innings lanzados. Mostró dominio y no perdió la elegibilidad para el campeonato venidero. Puede que la próxima vez que le veamos ya sea grandeliga, porque en 2017 posiblemente vaya a Triple A.

También Harold Castro fue una historia fresca en el primer mes de campeonato. Bateó sobre .400, defendió el cuadro, el outfield y se ganó un lugar en el lineup titular de los Leones del Caracas, a pesar de no tener nombre ni trayectoria, todavía.

Jesús Flores y José Castillo, adquiridos en el receso entre temporadas por las Águilas y los Tiburones de La Guaira, también se empinaron para protagonizar en octubre. Los dos tienen cuentas por cobrar, motivos para demostrar que les quedan balas en la faltriquera y aplausos por escuchar.

El caraquista Wilfredo Tovar, otro que se mudó de escuadra durante la pausa entre campeonatos, resultó un protagonista inesperado en el primer tercio de acción. Nadie dudaba de su guante, pero desplegó también una ofensiva que le puso entre los mejores del circuito.

El magallanero José Tábata también ha sido una bocanada de aire fresco. Su carrera ha estado en riesgo, luego de perder su estatus de súper prospecto y su lugar en las Grandes Ligas.

Tábata luce hoy más productivo y motivado que nunca. Tiene 28 años de edad, aún no es viejo, y eventualmente podría reconquistar su puesto en la gran carpa. Por lo pronto, ha vuelto a ser un pelotero estelar.

Los salvados de Arcenio León, cerrador impecable de las Águilas; los hits de Breyvic Valera, de vuelta a las primeras planas con los Bravos; la consistencia de Raúl Rivero con los Cardenales de Lara, algo que ya no es novedad; el despliegue de su compañero Elvis Escobar, el prospecto que finalmente muestra sus herramientas; la chispa de Omar Carrizales con los Tiburones de La Guaira…

Terminó octubre. La LVBP empieza a tomar calor.

Publicado en El Nacional, el miércoles 2 de noviembre de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada