martes, 8 de noviembre de 2016

Ender Inciarte: “Este premio es una de las cosas que más he soñado”

El zuliano fue seleccionado como el mejor jardinero central en la Liga Nacional. Se convirtió en el quinto zuliano, después de Luis Aparicio, Víctor Davalillo, Carlos González y Gerardo Parra

Por Gerardo Boscán Villasmil
@GerardoBoscan

“Nunca le dije a mi papá que ganaría un Guante de Oro, pero él me exigía mucho, y me decía: ‘si quieres ganar uno, debes estar a la altura de Andruw Jones y Jim Edmonds’.

Este Guante de Oro es el resultado de tanto trabajo. Le doy gracias a Dios por cómo me ayuda en mi carrera y por donde estoy ahora. El premio ahora es una de las cosas que más he soñado para mí y la gente que me sigue. Para los Bravos y las Águilas, por su puesto.

El año pasado, cuando estuve con los Cascabeles de Arizona, tenía pocas esperanzas. Siempre me iban moviendo. Unos días en el right field, otros en el center y algunos más en el left.

Afortunadamente llegué a los Bravos, y estoy muy, muy agradecido con con (Brian) Snitker porque me dio esa posición.

Cuando me lesioné (Freddie González) me puso en las esquinas. Cuando él (Snitker) entró me dio toda la confianza: ‘ahora todo depende de ti’, me comentó cuando me dio la posición.

La primera meta que me fijé era estar entre los finalistas, lo busqué todo el año. A mí no me importaban los datos ofensivos pero sí los defensivos, me preocupaba bastante en esas estadísticas. Por lo que veía tenía mucho chance. Cuando me nominaron sabía que era algo importante.

Esto (el premio) me dice que siga trabajando más duro. Yo me cuido mucho, sé que hay que gente que espera mucho de mí. Sé que ahora debo trabajar mucho más.

La inspiración es mi papá y mi hermano. Ambos me exigían y me hablaban de esas cosas. Mi mamá siempre es quien me aconseja.

Mi papá me exigía mucho cuando era niño, mucho para atrapar pelotas, que corriera, me mencionaba a los grandes como Jones o Edmonds.

También tuve el apoyo de mucha gente dentro del campo como Carlos (González) y Gerardo (Parra). Ellos sabían lo que yo puedo dar y tenían tiempo diciéndome que lo podría hacer. Me orientaban qué hacer y cómo hacerlo.

Quiero seguir ganando guantes de oro. Para eso tengo que mostrarme, seguir trabajando. Dios mediante vendrán más, no quiero quedarme con uno solo.

La lesión (tendón de la corva) creo que me afectó el ‘timing’. Mi mente es muy fuerte. Cuando tuve el lento comienzo mi preocupación era si era yo o era otra cosa, aunque confiaba en que iba a despertar. Lo que no sabía era que iba a ser tanto.

Hubo un momento, cuando la pausa del Juego de Estrellas, que saqué cuentas para ver cuántos hits tenía que dar en la segunda mitad para terminar bateando .300. ¡Y los di! Fue un año tan duro, pero al final fue la mejor temporada, hasta ahora, de mi carrera.

Mi mamá es muy creyente en Dios, es mi mejor apoyo porque me da optimismo y es un ser positivo. Al principio del año que fue tan malo, me hablaba de Dios, de ser positivo, me inspiraba mucha fe. Esto, el béisbol, es mi trabajo. No es fácil, y cualquiera que esté haciendo su trabajo y no le salgan las cosas como se espera, como trabajó, se va a preocupar. Afortunadamente, siempre la tenía cerca y me daba tranquilidad, siempre hablando de Dios.

Soy muy sentimental y estas cosas me llenan de orgullo. Para ser sincero, este año nunca se habló de lo que hacía defensivamente. Le preguntaba a mi mamá y hermano sí podría pasar algo y me mantuve positivo.

No sé si ganar esto pueda influir en la decisión del mánager para el Clásico Mundial. No puedo decir que me contentó no verme en el lineup inicial que se entregó. Es un Clásico Mundial y claro que quiero ir. Pero no verme tampoco es malo, ahí hay gente muy inteligente que sabe lo que hace y quiere lo mejor para el equipo.

Eduardo (Pérez) siempre hablaba conmigo y me alentaba, que no me preocupara y que faltaba mucho para eso. Solo puedo controlar lo que hago por mí y sé que tuve una buena segunda mitad. La decisión que tomen, sea Odubel, Franklin Gutiérrez o yo, es la mejor opción que tienen. Ellos y yo queremos ganar.

Quiero agradecerle a mucha, mucha gente. Pero en especial a las Águilas del Zulia. Ellos me llevaron a debutar en el 2010. Ellos fueron ese resorte y empuje para jugar. Por ellos pude abrir los ojos en los Cascabeles, más adelante en el draft de regla 5 con los Filis. Sé que hay gente que se molesta porque no puedo jugar, otros que entienden. Todos, son excepción, quiero que sepan que mi mayor deseo es jugar en Venezuela. Pronto, Dios mediante.

Por ahora, lo único que quisiera saber y llevo conmigo, son las ganas de saber qué habría hecho mi papá cuando le diera la noticia de esto por lo que tanto luchamos juntos”.

El dato: 
Ender Inciarte bateó para .341 de promedio en los últimos 72 juegos de la temporada con 100 imparables. Sumó dos rachas de imparables, una de 16 y otra de 19. A la defensiva sumó 12 asistencias como jardinero central.


Revisa otras noticias de los grandeligas venezolanos haciendo click aquí.

Gerardo Boscán Villasmil
@GerardoBoscan

3 comentarios:

  1. Muy buena nota Gerardo, me toca la fibra sentimental porque conocí a su papá quien murió muy joven haciendo ejercicios y quien era un empresario ferretero d la región zuliana , en verdad el orgullo d su papá hubiera sido indescriptible. ..seguro estoy q Dios le estará permitiendo el disfrute d los logros d su hijo...

    ResponderEliminar
  2. Muy buena nota Gerardo, me toca la fibra sentimental porque conocí a su papá quien murió muy joven haciendo ejercicios y quien era un empresario ferretero d la región zuliana , en verdad el orgullo d su papá hubiera sido indescriptible. ..seguro estoy q Dios le estará permitiendo el disfrute d los logros d su hijo...

    ResponderEliminar