domingo, 9 de octubre de 2016

¿Cuál es la primera habilidad que debes entrenar en tus hijos?

Camino a las Grandes Ligas
Por Rhay Kepler 

Hay una frase usada por nuestros abuelos, en la sabiduría popular, que tiene más carácter científico del que piensas.

Nunca faltaba quien, en broma, la soltara en una reunión familiar para referirse a esfuerzos, casi inútiles, de algún integrante de la familia al tratar de lograr algo.

En una de esas tardes de consejos que siempre recibimos todos cuando niños, afloraba dicha frase. El abuelo o la abuela resaltaban que era importante aprender, alcanzar buenas notas en la escuela, desarrollarse en los deportes, dominar un idioma, hacer algún curso, y subrayaban que ciertamente, con sus excepciones, claro está, “Loro viejo no aprende a hablar”.

El primer objetivo físico importante a lograr en un pelotero entre los 6 y los 12 años es su coordinación física.

En el caso del deporte, la frase de nuestros abuelos es casi un axioma. El cerebro tiene un proceso de crecimiento, desarrollo y maduración al igual que todos los órganos y partes del cuerpo.

En este sentido, existen momentos llamados por los científicos "periodos sensibles del aprendizaje". En ellos existe la predisposición para capturar ciertos aprendizajes.

Esto se traduce en que hay aprendizajes que no son aptos para determinados momentos. Visualicemos con par de ejemplos.

Ejemplo 1: A un estudiante universitario en el primer semestre de la carrera no le puedes pedir que elabore una tesis de grado, la cual se hace en el último semestre. Evidentemente, él está en un proceso de crecimiento académico, donde se irá desarrollando hasta alcanzar una madurez en el uso de sus conocimientos. Está en el escenario ideal para que él aprenda las materias básicas que sirven de soporte para los aprendizajes más complejos que se avecinan con el tiempo.

Y si una persona, luego de suspender sus estudios, decide estudiar años más tarde, seguro podrá hacerlo, pero las condiciones internas y externas no serán las mismas que las de un joven.

Ejemplo 2: Si no enseñas a coordinar a un niño entre los 6 y los 12 años de edad, el período que científicamente se dice ideal para aprender esos detalles deportivos, antes de que el cerebro cierre un proceso madurativo, será cual universitario empezando la carrera: lo más seguro es que tu hijo, en el futuro, estará sufriendo las consecuencias de ello.

¿Cómo? No es poco común ver a jóvenes entre los 14 y 16 años luchando con las famosas 60 yardas, la primera prueba para un jugador de posición para optar a la firma en el beisbol profesional.

El motivo de esto, sencillo: no tienen técnica de carrera. Traducido, es igual a que no pisan en punta, no elevan las rodillas, no tienen fuerza, no tienen braceo lineal, etc. Este mismo análisis se puede aplicar al fildeo, al bateo y al lanzamiento.

¿Pueden mejorar eso?, claro que sí, pero les tomará más tiempo del que les hubiese tomado si hubiesen hecho eso antes. Deberán entrenar horas extras, el lado derecho o el izquierdo se hace torpe en cantidad, y adicionalmente es más impactante emocionalmente, porque los jóvenes ven alejarse sus oportunidades de lograr su sueño camino a las grandes ligas, si no pasan esa prueba, que consiste en recorrer aproximadamente 55 metros en menos de 7 segundos.

Entre los padres, entrenadores y el entorno no hay acuerdo para hacer un plan de entrenamiento idóneo, paciente. Normalmente, el niño termina lesionado en algún segmento corporal por el mal uso o sobreuso de su cuerpo. En fin, un caos generalizado. Queremos que haga en unos meses lo que no hizo en años, así que el cuerpo se rebela; es normal.

Querido entrenador, querido padre: no desesperes. Crear peloteros es como sembrar semillas de bambú. El objetivo en el beisbol menor no es ganar, es desarrollar peloteros.

Los Leones del Caracas, por ejemplo, inculcan su filosofía a sus peloteros desde la liga de desarrollo. Pero si perdemos, y los peloteros mejoran en su desempeño, en realidad ganamos. Y si podemos desarrollar las condiciones ganando juegos, sería ideal.

Ganar y ser campeón en la Liga de Desarrollo es importante, sí, es valioso. Pero no es el objetivo principal. El objetivo principal es que el pelotero mejore sus habilidades técnicas, tácticas, físicas, mentales e incluso espirituales, relacionadas con el juego y la vida.

Cuentas con Camino a las Grandes Ligas para ayudarte en el proceso. ¡Un abrazo!

Rhay Kepler es preparador físico especializado en beisbol y experiencia con equipos de la LVBP. Cada semana desarrollará un nuevo tema en este sitio. Pero también puedes seguir su trabajo visitando sus plataformas en la red.



Entra aquí a su canal de YouTube

O síguelo en Twitter a través de @Rhaydemwerdt

Revisa aquí su archivo de columnas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada