jueves, 21 de julio de 2016

Llámenle Rey Carlos

El barquisimetano brilló el miércoles en las Grandes Ligas, en la misma jornada en la que regresó su compatriota Félix Hernández, y nuevamente demostró la gran forma que le tiene como el abridor número uno de Venezuela, hoy por hoy

Por Ignacio Serrano
Publicado en El Nacional

Carlos Carrasco volvió a demostrar el miércoles esa habilidad y dominio que le han convertido en el mejor abridor venezolano del momento en las Grandes Ligas.

Lo hizo el mismo día del regreso de Félix Hernández, el indiscutible as de la expedición nacional en los últimos años. Y lo hizo con tal autoridad, que a él también habría que apodarle Rey.

El larense aisló un hit en seis innings ante la curtida toletería de los Reales de Kansas City, los actuales campeones mundiales. Apenas le han dado 35 en las 52 entradas que ha recorrido desde el 13 de junio, su tercera salida desde que abandonó la lista de incapacitados y el inicio de esta buena racha que le tiene donde los analistas esperaban que estaría este año: en la cima.

No le hicieron carreras, los monarcas. Condujo a sus Indios de Cleveland a una victoria 11 carreras por 4. Y como ganaba 11 por 0 en el quinto tramo, el manager Terry Francona nos quitó el gusto de impedirnos ver lo que era capaz de hacer.

Dos boletos, seis ponches y 86 pitcheos. Dos corredores, únicamente, le pisaron la segunda base. Nadie le llegó a tercera.

Carrasco tenía 3.48 de efectividad el 8 de junio. Nada mal, pero tampoco la cifra espectacular que se vaticinó de él, luego de dos sólidas campañas previas y mil promesas de los scouts.

Ha mejorado ese promedio en cada una de sus siguientes ocho presentaciones, hasta amanecer con 2.31, la mejor en la Liga Americana entre los pitchers con al menos 80 episodios.

Pronto será el líder en ese departamento, que antes han dominado Freddy García, Johan Santana, Aníbal Sánchez y el Rey Félix. Está rezagado por menos de 11 episodios en el mínimo exigido por las reglas, debido al tiempo que estuvo en la lista de incapacitados. En dos o tres semanas, a este paso, estará a la cabeza. Su compañero Danny Salazar, con 2.75, se encuentra en el comando, por los momentos.

Desde que tomó el paso, hace casi mes y medio, ha fusilado a 53 rivales en esos 52 tramos que ha completado, con nueve carreras merecidas en contra. Eso da para 1.56 de promedio. Brillante.

Este año le batean para .210 de average, con un pírrico OPS de .671, incluyendo el rato que estuvo buscando su mejor forma, al inicio del campeonato y poco después de lesionarse.

Con su marca de 7-3 y su indescifrable mezcla de pitcheos, Carrasco también quiere ser rey.

Publicado en El Nacional, el jueves 21 de julio de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada