Full width home advertisement

 

BÉISBOL VENEZOLANO

GRANDES LIGAS

Post Page Advertisement [Top]

HISTORIAS DEL DIAMANTE. 1956, el año inolvidable del beisbol


HISTORIAS DEL DIAMANTE
Por Joaquín Villamizar Baptista

Hoy vamos hablar de uno de los años más extraordinarios para el beisbol. Se trata de 1956... ¡hace 65 años! 

Dwight Eisenhower era el presidente de Estados Unidos y en Venezuela gobernaba Marcos Pérez Jiménez. 


Los latinos morían por las películas mexicanas en blanco y negro con sus historias de parejas enamoradas y sus canciones de charros, tales como las de Pedro Infante, Jorge Negrete, Tony y Luis Aguilar. Elvis Presley comenzaba como “El Rey del Rock". 

Nacía en Venezuela el premio “Guaicaipuro de Oro”. Los superpoderosos Yanquis de Mickey Mantle comenzaban la temporada que los llevó a la Serie Mundial con el juego perfecto de Don Larsen. 

Todavía eran muy pocos los latinoamericanos en la Mayores. Hacía apenas 10 años que Jackie Robinson había jugado en Triple A con el Montreal, equipo que iba esa vez rumbo al título, mientras él viajaba a las Ligas Mayores. Fue el primer afroamericano en este siglo en el beisbol de las Grandes Ligas. Lo subieron en 1947. 

Un sólo dominicano había jugado en la Gran Carpa, Oswaldo Virgil, que llegó ese mismo año, 1956, con los Gigantes de Nueva York. En 1958 arribaría Felipe Rojas Alou y en 1960 Juan Marichal. Sí, de aquel 1956, van más de seis décadas, es decir; si uno no es setentón y algo, es difícil que haya vivido aquello. Pero actualmente, en este mundo super informado, siempre hay quien escriba la historia... ¡y quien la lea! 

Ese año fue cuando Roberto Clemente, con .311 de promedio, quedó tercero en la Liga Nacional, porque Hank Aaron (.328) fue primero, seguido por Bill Virdon (.319)... y Luis Aparicio, ganó el título de Novato del Año, después que deslumbró a la mitad sur de Chicago (que pertenece a la Liga Americana) con sus maravillas defensivas y en plan resucitador del robo de base. 

Esa modalidad estaba enterrada hacía más de tres décadas por la era jonronera que inició Babe Ruth. Luis fue entonces el campeón de los robos con 21, lo que significó el primero de sus nueve títulos consecutivos en la especialidad. Un récord de ambas ligas. 


En la Liga Nacional, Frank Robinson, de los Rojos, fue quien ganó la designación de Novato del Año. Baldomero “Melo” Almada ,el primer mexicano bigleaguer, se había retirado 17 años antes, en 1939, después de siete buenas campañas. Y hacía 85 años de la llegada a la pelota mayor del primer latinoamericano, Esteban Bellán, de Cuba. 

Fue en 1956 cuando Mickey Mantle ganó la Triple Corona de bateo con .353 de promedio al bate, 52 jonrones y 130 carreras empujadas. Su jonrón número 50 surgió en el undécimo inning del juego celebrado en la tarde del 18 septiembre, y esa victoria tituló a los Yanquis. 

Willy Mays terminó con 36 jonrones y 40 robos. Fue el primero en la Nacional con 30 o más cuadrangulares y 30 o más bases robadas en una misma campaña. La ciudad de Nueva York vivía una época de fiesta de feria en el beisbol. Mantle en el centerfield del Bronx, Mays en el Polo Grounds y Duke Snider en el Ebbets Field de Brooklyn. Jamás se han reunido en una ciudad tres bigleaguers tan excelentes en una misma posición. 

También ocurrió, hace más de 60 años ya, en 1956, la primera entrega del premio Cy Young. Era un solo trofeo para un lanzador de alguna de las dos ligas. Lo obtuvo Don Newcombe, que igualmente resultó el Más Valioso de la Liga Nacional, porque ganó 27 juegos para los Dodgers. En la Americana, por supuesto, Mantle recibió los honores de Más Valioso. 


La Serie del Caribe había visto siete ediciones. La de este 1956 se libró en Panamá y ganaron los Elefantes de Cienfuegos, con Oscar Rodríguez al frente. Fue la tercera victoria de los cubanos en estos clásicos de febrero. Los otros clubes participantes fueron el Chesterfield de Panamá, el Caguas de Puerto Rico y el Valencia Industriales de Venezuela. 

El Juego Perfecto de Don Larsen en la Serie Mundial de este 1956 resultó una especie de “Misión Venganza”, ya que los Dodgers, el equipo al cual él condenó, había sido el único de la Liga Nacional cuyos pitchers lanzaron no-hits en esa temporada y fueron dos, por Carl Erskine, con los Gigantes como víctimas, 3-0 en el Ebbets Field, y el otro, 5-0, por Sal Maglie, en el Connie Mack Stadium, frente a los Filis. 

Coincidencialmente, Maglie vino a ser después el oponente de Larsen en el inolvidable quinto encuentro de octubre, cuando aún, siendo el derrotado, lanzó con su fuerza habitual de barbero, pues permitió cinco incogibles nada más y dos carreras.


Entonces... puede uno suspirar y decir en la exhalación... ¡fue un buen año, aquel lejano 1956! Es historia, amigos. 

Joaquín Villamizar Baptista

Fuentes: 
125 Years of Professional Baseball por Bill Felber.
Las Mejores Anécdotas del Beisbol, por Juan Vené. 
Cinco Mil Años de Beisbol, por Juan Vené.

1 comentario:

  1. En 1956 el representante de Venezuela en la Serie del Caribe fue el Pastora, quién fue campeón del Rotatorio.

    ResponderBorrar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

Bottom Ad [Post Page]

| Colorlib