Full width home advertisement

 

BÉISBOL VENEZOLANO

GRANDES LIGAS

Post Page Advertisement [Top]

EL EMERGENTE. ¿Insistir, cambiarlo o mudarlo de posición? El debate de los Yanquis y Gleyber Torres


EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano

Se trata de la prensa de Nueva York. Eso hay que tenerlo claro. Para bien o para mal, es la ciudad con los medios de comunicación más vocales e irreverentes en todo Estados Unidos, quizás en todo el planeta deportivo.

Dicho eso, repasemos las propuestas de dos influyentes columnistas de la Gran Manzana. 


Bill Madden sostiene que los Yanquis no pueden ganar la Serie Mundial con Gleyber Torres en el shortstop, por lo que es urgente canjearlo ya y obtener a un torpedero de sólida defensiva para el resto de la temporada, antes de ir a por alguno de los campocortos estelares que se declararán agentes libres a finales de año. Joel Sherman va más allá y plantea que los Rockies podrían estar interesados en adquirir al venezolano a cambio de Trevor Story, un paracorto que tiene bate y guante, a quien los Bomberderos del Bronx podrían darle la posición en 2021 y tratar de amarrar de inmediato con un contrato de largo plazo, reviviendo la llave de dobleplays que Story formó en Colorado con el actual campeón bate neoyorquino D.J. LeMahieu.

Esto último tiene sentido, hay que reconocerlo. El parador en corto de los rocosos será uno de los agentes libres este año y su equipo no va a competir. Es posible que para julio su nombre esté en el mercado. ¿Rechazaría su actual novena recibir por él a un pelotero que, en teoría, pudiera garantizarle 30 jonrones y defender de manera adecuada la segunda base, como Torres?

Pero vayamos a lo primero. ¿Es Gleyber un jugador de élite en su posición?

El nativo de Caracas creció en esa zona del cuadro, desde que firmó con los Cachorros de Chicago y en su corto tiempo en las Ligas Menores con los Mulos. Como Didi Gregorius era el dueño de ese sector cuando dio el salto, fue mudado a la segunda base con relativo éxito. Su bate explotó y su guante hizo el trabajo.

No es un intermedista brillante, pero se acerca al promedio. Contrastemos, si no, los datos de Baseball Reference. Su bWAR defensivo es cercano a cero en el segundo cojín y su factor de alcance (4,02 jugadas totales por cada nueve innings) es casi igual a la media de las Grandes Ligas en el tiempo que lleva arriba (4,11).


Como campocorto eso cambia. Es lógico. Oficialmente mide 1,85 metros y pesa 92 kilogramos. Su musculatura y tamaño están hechos más para dar largos tablazos que para hacer jugadas en el hueco o en el fondo del abanico. Su bWAR defensivo es claramente negativo y su factor de alcance ahí es de 3,63 en comparación con el 3,83 de la rata general que exhiben sus colegas de la MLB.

Lo mismo pasa al buscar los valores de Total Zone. Su alcance no es óptimo, ya que hace menos jugadas que otros ahí.

¿Pueden los Yanquis ser campeones de la Serie Mundial con un torpedero así? Madden hace sonar las alarmas con un patetismo urgente, impelido posiblemente por el lento inicio del equipo en 2021. Pero la respuesta es sí. Ya en el pasado Nueva York ha logrado el título en el Clásico de Otoño con un paracorto discreto a la defensiva, por lo que el planteamiento que hace el columnista del diario New York Daily News parece una exageración, por decir lo menos.

Derek Jeter fue un gran pelotero. El capitán, el líder indiscutible de la organización más exitosa del beisbol. Fue figura desde su llegada a las Ligas Mayores hasta su adiós como pelotero activo. Lo recordamos como un sólido bateador, un caudillo en la cueva, un competidor excepcional en los playoffs. Pero también fue un shortstop claramente por debajo de la media de su época, aunque su brillo y carisma ocultaran sus carencias --que también las tuvo--.

Jeter solo consiguió tres temporadas con bWAR defensivo positivo. Tres de veinte. En toda su carrera dejó un global de menos 9.4 en ese apartado. Total Zone nos dice lo mismo (habría permitido 186 carreras  por sus limitaciones con el guante, según este baremo) y su factor de alcance nos dice que hizo 4,04 jugadas cada nueve innings, contra 4,51 que hicieron los campocortos de su era.

¿UNA CIFRA? 5
Esa es la cantidad de series mundiales que ganaron los Yanquis con un short con igual o peor alcance que Torres. Lo prueban los números y lo dice la evidencia histórica. Así que el planteamiento de Madden, citando a scouts anónimos que plantean la disyuntiva, nace de una premisa falsa. Los Bombarderos del Bronx sí pueden ganar con alguien que complete tan pocas jugadas como el venezolano, pues de hecho lo hicieron cinco veces entre 1996 y 2009 con Jeter.

Y es que Jeter, un genio en muchos aspectos del juego, fue un torpedero defensivo muy por debajo de los Omar Vizquel, Alex Rodríguez o Cal Ripken Jr. contra los que tuvo que jugar. Incluso en la comparación con su heredero actual sale perdiendo: completó 0,47 jugadas menos POR JUEGO respecto a sus colegas entre 1995 y 2014, en comparación con las 0,09 jugadas menos que completa el caraqueño como parador en corto EN COMPARACIÓN CON LOS DEMÁS DEFENSORES DE LA POSICIÓN desde que él juega allí.

Así que es perfectamente posible que haya fiesta en el Bronx cuando llegue octubre si Torres se mantiene en esa zona del infield.

Lo que plantea Sherman en el New York Post, sin embargo, tiene sentido. Story será agente libre, es muy probable que los Rockies lo pierdan por nada, su ofensiva promedia 30 jonrones por año, su guante tiene un bWAR positivo acumulado de 9.2 y su factor de alcance es 0,37 jugadas más por juego que la media de la Gran Carpa.

A Colorado le caería bien un joven Torres a quien le quedan esta y tres temporadas más bajo control de su divisa, alguien que podría producir al mismo nivel que su actual estrella y a quien podrían acomodar en segunda, en tercera, en primera o incluso dejarlo en el short. Después de todo, no son iguales las presiones en Denver que en Nueva York, y es difícil que vayamos a ver columnas como la de Madden en el Denver Post.

Que los Yanquis se decidan a jalar el gatillo de un canje es otra cosa. Torres no ha podido lucirse en los 52 juegos disputados entre 2020 y esta semana, pero en los 267 que protagonizó entre 2018 y 2019 se vio como un súper astro en ascenso, con una personalidad y actitud ejemplares. Lo hizo en temporada regular y también en playoffs, donde acumula promedios de .342/.432/.605 en seis series que ya ha disputado. Tiene talento y, como Jeter, tiene sangre fría para demostrarlo en pleno octubre. Es un jugador relativamente barato y hay posibilidad de que crezca como la cara de la franquicia. ¿Es viable cambiarlo? No es imposible. Pero, ¿es realmente necesario?

Si fuera para hacer llegar a un Story, quizás. Pero eso luce más como la audaz propuesta de un analista que un paso inminente.


Hay algo que sí parece claro y que se ha citado poco en los medios de comunicación. Mientras Brian Cashman se ha dedicado a estructurar, por fin, un cuerpo de lanzadores prominente, desde la rotación hasta el bullpen, y eso va a notarse en 2021, pareciera haber dejado a Torres en una posición de fragilidad. ¿No tendrán que ver sus limitaciones ofensivas recientes con la inmensa responsabilidad de saberse exigido en las paradas cortas, una exigencia que parece ir más allá de sus capacidades físicas, debido a su corpulencia?

Cashman le ha dado su apoyo, públicamente, pero es natural que haya fanáticos y periodistas que planteen su preocupación. Aquí tal vez el error fuera dejar ir a Didi Gregorius o no buscar a otro hombre para esa posición, dejar tranquilo a Torres en la intermedia y ver qué hacer con la repentina sobre abundancia que representó la consolidación del antesalista colombiano Gio Urshela, el camarero LeMahieu y el inicialista Luke Voit, que coparon los espacios disponibles en el cuadro y crearon la situación obligante de poner al venezolano en una exigencia para la cual ha crecido demasiado, en términos físicos, al menos para poder cumplir al nivel que piden sus más fervientes críticos.


Ignacio Serrano

Ayuda a que El Emergente no se pierda un juego. Colabora con este proyecto en la página patreon.com/IgnacioSerrano

6 comentarios:

  1. El lenguaje corporal de Gleyber no es el mismo de temporadas pasadas, no está disfrutando el juego, se le nota con mucha ansiedad por agradar en la posicion 6. Excelente análisis @elemergente

    ResponderBorrar
  2. Excelente artículo ,la prensa de new york es dura y eso debe estar presionando a Torres,pero e un pelotero que puede con esa posición y además batear mucho.

    ResponderBorrar
  3. Excelente articulo Ignacio...mil gracias

    ResponderBorrar
  4. La prensa de NY se está enfocando en Torres, pero estoy seguro que nada hace más daño a la Alineación de NYY que tener a Sánchez de Catcher. Ya veremos si la gerencia cede a la presión.

    ResponderBorrar
  5. Un abrazo, Ignacio.
    Quedó muy bien tu nueva diagramación. ¡Felicitaciones!...
    ¿Y qué pasó con el resto de las publicaciones?
    Solo muestra abril de 2021... :(

    ResponderBorrar
  6. Excelente, no quiero ahondar en lo de latino, pero jeter fue, mas publicidad que juego, por supuesto un pelotero promedio agrandado por la prensa de nueva york por eso no entro al hall of fame como unanime,ojala la presion que no acabe cin gleiber.

    ResponderBorrar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

Bottom Ad [Post Page]

| Colorlib