_

Full width home advertisement

 

BÉISBOL VENEZOLANO

GRANDES LIGAS

Post Page Advertisement [Top]


QUIETO EN PRIMERA
Por Alfredo Villasmil Franceschi

Me tocaba escribir alguna noticia de beisbol dominicano, pero no puedo hacerlo. No puedo hacerlo desde el punto de vista informativo, porque no seré imparcial. No puedo serlo, es imposible. 

¿Por qué? Porque hablar secamente, sin sentimientos, como manda la norma, sobre Albert Pujols, es más que un ejercicio de periodismo, es una cuestión de asepsia. Y yo no soy así de impoluto. 


La esposa de Albert, Deidre, anunció este lunes en su cuenta de Instagram que 2021 será la última temporada del, a mi modo de ver, más grande pelotero latinoamericano de todos los tiempos. 

El dominicano pasó impecablemente por la Era de los Esteroides y puso números que nadie, en sus 10 primeras temporadas, logró poner, nadie. 

Hablamos de un jugador que entre 2001 y 2012 dejó guarismos asombrosos con los Cardenales de San Luis y los Ángeles de Los Ángeles de Anaheim. Ganó primero el premio Novato del Año en 2001, por su temporada de .329/.403/.610 más 37 jonrones y 137 remolcadas, aunados a 47 dobles y un OPS ajustado de 157. Sí, así mismo. Eso fue debutando en las Grandes Ligas, con tan solo 21 años de edad. También fue dos veces campeón de la Serie Mundial (en 2006 y 2011) con los pajarracos; sacudió las paredes lejanas en 475 ocasiones durante el período en cuestión, remolcó 1.434 carreras, soltó 505 dobles y su línea ofensiva fue de .325/.414/.608, con un OPS de 1.022 y un OPS ajustado de 168. 


¿Se puede pedir más? Imposible. En las zafras de 2005, 2008 y 2009 fue nombrado Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, asistió 10 veces al Juego de Estrellas, ganó seis bates de plata y otros tantos otros premios que podría hacernos escribir muchos caracteres y hasta una novela de más de 600 páginas. 

Albert fue un pelotero único en su clase. Negarlo sería tonto. Aunque su grandeza, su magnanimidad no radica, sino, según estimo, cuando comenzó la etapa de las lesiones y el ocaso de su gran carrera. Allí fue cuando comenzó a demostrar su verdadero valor. 

Parece una paradoja lo que afirmo, pero no es así. Pujols empezó a sufrir de las rodillas, a demostrar que era un ser humano y a mermar en su rendimiento a los 33 años de edad. No fue como aquellos súper hombres de antes, los cuestionados por muchos, que con 38, 39 y hasta 42 años seguían produciendo como si fueran jóvenes de 25 o 26. 

Las lesiones, la disminución de la capacidad productiva de Pujols, el haber tenido que migrar de la inicial a la posición de bateador designado y terminar por debajo de 100 en el OPS ajustado desde 2017 solo nos dicen una sola cosa: es un ser humano, un atleta que se pone viejo, que se desgasta, que día a día tiene que hacer mayores esfuerzos para cumplir con su trabajo. 

Esto también nos dice que es un pelotero que jugó limpio y que no debió acudir a la farmacia con la excusa de que “necesito regresar a mi nivel de antes” o “es que fui inocente y tenía mucha presión sobre mis hombros”. 

¡No! Pujols fue un pelotero a carta cabal, un profesional en todo el sentido de la palabra. Comenzará esta zafra de 2021 con 3.236 hits conectados, 669 dobles, 662 jonrones 2.100 carreras remolcadas y una línea ofensiva vitalicia de .299/.377/546. Su OPS ajustado es de 146. 


Con tales cifras ya su nicho en Cooperstown está más que ganado. Sólo habrá que preguntarle con qué gorra quiere ser exaltado al templo de los inmortales. 

Adiós, Albert. Nos has dado muchas glorias. No solo a tu país de origen, República Dominicana, sino a todos los que amamos al beisbol. Tú eres de aquellos que pertenecen al Olimpo y en la casa de los inmortales la única bandera es la grandeza. 

Listo, se acabó el juego.

Alfredo Villasmil

MSc. Alfredo Villasmil
WhtasApp: +1-829-526-2190
YouTube: ElVillasmil024
Instagram: ElVillasmil024
Twitter: @ElVillasmil024

Alfredo Villasmil es periodista deportivo desde hace tres décadas y ha trabajado en algunos de los medios impresos de mayor tiraje en Venezuela, como el diario Meridiano y Últimas Noticias, donde ha sido columnista especializado en beisbol. Actualmente reside y ejerce en la República Dominicana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

Bottom Ad [Post Page]

| Colorlib