Full width home advertisement

 

BÉISBOL VENEZOLANO

GRANDES LIGAS

Post Page Advertisement [Top]

Los Extrabases de Alfonso Saer y el slump de Caribes en Mazatlán


EXTRABASES
Por Alfonso Saer

DOMINICANA estuvo a un out de quedar fuera de la final. A Panamá le faltó ese mismo tercio para eliminar al rival que a la postre fue monarca de la Serie del Caribe en Mazatlán. El beisbol --lo saben ustedes, lectores-- es un juego de mil detalles, de centímetros. Por supuesto, la suerte participa y los grandes generalmente la tienen de su lado... QUISQUEYA se impuso en el clásico con un club fornido, de pura estampa grandeliga, de tantos que le sobran a un país que hace mucho es la primera potencia latinoamericana. Era el favorito y las predicciones se cumplieron. El elenco de los Canó, Cabrera, Lake, Martínez, Lagares, Ravelo y compañía sudó tinta para ganarle a los concebidos como débiles y eso fue lo que más nos gustó del evento, la gran paridad que hubo, la cercanía de calidades... COLOMBIA, por ejemplo, no ganó ningún partido, pero perdió por baja pizarra y diferencia mínima ante Venezuela (1-0, permitiendo solo un hit), Puerto Rico (2-1) y Dominicana (3-2). Por su parte, Panamá sorprendió temprano a Venezuela (6-3) y cuatro días más tarde llegó al noveno con dos outs batiendo a Dominicana, 3-2. Un sencillo de Carlos Paulino, cuando ya amanecía en nuestro país, le tronchó la ilusión a los canaleños, cuya participación ocurrió sin torneo local y sin peloteros de renombre... LA apertura a seis participantes no ha sido en vano. Hay competitividad y eso vale destacarlo. La justa regional se había hecho monótona, desabrida, carente de interés. Ha vuelto un fundador del evento en 1949, en el caso de los istmeños, y se integra una nación que tiene cuota de grandeligas en aumento, hablamos de Colombia. Aires nuevos y pretensiones bien fundadas. El formato es rápido y lógico. Se hizo, a contracorriente, una competencia que estaba bajo la amenaza del Covid-19. 


LA ciencia beisbolera, tan adelantada con los recursos de la sabermetría, no ha podido descifrar los slumps, algo que toda individualidad o colectivo sufre en mayor o menor grado. Se dice que son problemas de la mente de cada quien. O que surgen de los inevitables sube y baja que hay en cada acción de la vida diaria. Esas rachas negativas que sobrevienen muchas veces después de logros importantes o averages astronómicos, son una especie de estabilizadores, de vuelta a la realidad... ¿A qué viene todo esto? Bueno, resulta que Caribes llegó a Mazatlán metiendo bulla y miedo con una alineación maciza que le cayó a palos a todo el mundo en el certamen criollo. Al menos se aguardaba por una actuación parecida en algunos encuentros de la Serie, pero se trabó la rueda. Venezuela solo le ganó a Colombia, 1-0, con un inatrapable conectado, y sus artilleros apagaron los fusiles de manera inconcebible para muchos, pero entendible para quienes hemos recorrido tanto beisbol... OBSERVEN estos averages: Astudillo (.158), Sardiñas (.188), Castillo (.211), Romero (.100), Arcia (.167), Vásquez (.250) y hay más. Es lo que se llama un bajón de grupo, un paro colectivo que no ocurre con frecuencia. El conjunto indígena hizo siete carreras en cinco juegos y su promedio fue un escaso .196. Los guarismos hablan por sí solos. Un pitcheo más que aceptable (2.89) vio arruinado su trabajo. Y no hay que buscarle más vueltas al asunto. Los juegos se ganan con carreras. Así de simple. 


BAJO nuestra óptica o concepción --compartida por una gran mayoría-- los salones de la fama no son únicamente para atletas, técnicos, dirigentes o periodistas destacados. Los elegidos deben tener atributos de buenos ciudadanos, ser ejemplos de excelente comportamiento. Se trata de un tema delicado, a veces escabroso. Por eso es que muchos no logran la cuota de votos requerida... A las puertas de Cooperstown se van a quedar, al parecer, Barry Bonds y Roger Clemens, cuyo uso de sustancias prohibidas dañó carreras que sin esa "ayuda" no habrían sido tan espléndidas en estadísticas, pero sí altamente suficientes para alojarlos en el templo de los inmortales. Y no se trata solamente de esteroides o cualquier hermano de esos elementos cuestionados. La barrera incluye relación familiar o pública en cualquier área. Afamados columnistas coinciden con nosotros en que los salones de la fama son la herencia prístina para otras generaciones. La muestra del deportista ideal. La exhibición orgullosa de méritos en diferentes órdenes de la vida... Y sí, hay dentro de esas catedrales atletas que no cumplieron exactamente con los requisitos que proponemos. Aquellos que mantuvieron la limpieza en sus actos y destrezas deben mirar de reojo a los que se han valido de medios ilícitos. O que han trepado al parque de los monumentos luego de quedar en deuda con sus conciudadanos... CLARO, hay muchos electores en desacuerdo, producto todo de la democracia, el derecho libre a escoger que debe privar entre quienes, colegas ellos, tienen el sagrado deber de velar por la pulcritud y las buenas costumbres. No bastan jonrones, goles, cestas, nocauts, remates, lauros de todo tipo para compartir con aquellos cuya ejecutoria nos hace sentir alegres y satisfechos. Ojalá siempre prive la sensatez.

--

Publicada en La Prensa de Lara. Aquí reproducida con autorización del autor.

Alfonso Saer tiene más de 50 años en los medios de comunicación venezolanos. Es la voz más reconocible del Cardenales de Lara desde hace décadas y uno de los periodistas de mayor trayectoria en el país. Su columna es la más veterana de la prensa deportiva local actualmente.
Síguelo en @alfonsosaer

1 comentario:

  1. Ocurrió algo muy similar que con cardenales en la final. Increíble. Una pregunta: ¿Cómo es que Rangel Ravelo no jugó en Venezuela este año? ¿Otro Orlando González?

    ResponderBorrar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

Bottom Ad [Post Page]

| Colorlib