Full width home advertisement

 

BÉISBOL VENEZOLANO

GRANDES LIGAS

Post Page Advertisement [Top]

EL EMERGENTE. ¿Y si confieso que sí me gusta la Regla Panamericana?

Foto Prensa Cardenales


EL EMERGENTE 
Por Ignacio Serrano 

Es verdad, la Regla Panamericana va contra la esencia del beisbol. Incluso si el extrainning es interminable, uno debería estar agradecido de poder ver una hora o más de acción no presupuestada, la pelota es un regalo y para los amantes del juego eso tiene que ser una alegría. 


Es verdad, uno de mis maestros más admirados decía que a partir del décimo acto todo era felicidad, porque se trataba de disfrutar un bono, dos encuentros por el precio de uno y todo eso. ¿Y quién sería capaz de contradecir al mismísimo Rubén Mijares, en cuya silla tengo la buena fortuna de sentarme hoy en día, aun sin calzar los puntos que ese magnífico analista dejó para ejemplo de todos sus alumnos y herederos? 

Es verdad, Fernando Arreaza incluso ha arremetido contra quienes sienten que los extrainnings eternos son aburridos. Uno podría entender a los reporteros que trabajan en la prensa escrita y que están sacando cuentas con el reloj, porque no saldrán del estadio hasta una hora después del último out, o más tarde, inclusive, porque hay que bajar a hacer entrevistas y escribir 5.000 caracteres con coherencia a fin de poder ir a dormir. Pero es que Fernando no habla de eso, allá quienes quisieron dedicarse al reporterismo, su punto es mantener el beisbol tal como es, tal como era cuando nos enamoramos de él, tal como ha sido durante décadas, durante más de un siglo. 


Fernando ha fustigado a quien dé su apoyo a cosas como la Regla Panamericana, y no se trata solamente de la opinión de un narrador, un GRAN narrador, sino también de un analista que respeto, un legítimo hombre de beisbol. 

Todo eso es verdad. Como también es verdad el pecado que confieso, este pecado que empezó a molestarme en la pasada Serie del Caribe, que siguió acosándome durante la recortada temporada de las Grandes Ligas y que ha terminado de seducirme totalmente en este torneo de la LVBP. 

Ya no puedo negarlo: me está gustando la Regla Panamericana. Sí, ya lo sé, es una aberración, ningún corredor debería estar embasado si no lo ha hecho por mérito propio. Es contra natura beisbolera poner a alguien en segunda, sin outs, a partir del decimo acto, ad infinitum, hasta que el juego termine. 

No tiene sentido eso, ni tiene sentido que un pitcher cargue con la derrota porque ese usurpador pisa el home, robándonos el placer de disfrutar de muchas más entradas y emociones, así como del chance de algún día poder presenciar un duelo interminable y sentir que fuimos testigos de un hecho histórico. 


El problema es que esa aberración conlleva una dosis de placer. Sí, como todos los pecados, se aprovecha de nuestras debilidades para hacernos cambiar de bando, para hacernos militar en las filas del mal. 

Cardenales de Lara ha disputado tres extrainnings en esta justa. Como algunos de ustedes saben, soy comentarista de los pájaros rojos en su circuito radial, el mismo papel que cumplió mucho mejor que yo mi querido Rubén, y me siento al lado de uno de los padres fundadores de nuestra adoración por los diamantes, nada menos que don Alfonso Saer. Y allí, junto al compañero de mi comentarista favorito de todos los tiempos, me he visto en el vergonzoso papel de sentir cómo fluye la adrenalina por mis venas cada vez que ha llegado la hora de la Regla Panamericana. 

Me explico: un extrainning es todas las cosas que Ruben, Fernando y otros admirados analistas han dicho y dirán. Pero también es espera, es atravesar a veces largos períodos en los que pasa poco o nada, hasta que finalmente llega el momento culminante y todo acaba. 

En un extrainning se alternan el vértigo y la calma chicha. Y está bien, esa es la esencia del beisbol, hasta que haya un ganador. El punto es que la fulana Regla Panamericana tiene un vicio instalado por defecto: nos pone a todos a caminar en puntas de pie, en cada entrada y todo el tiempo. 

No hay manera de pararse y hacer una pausa para ir al baño, cualquier cosa puede ocurrir en cualquier momento, y con enorme frecuencia sucede. 

Desde que empieza la aberración de poner de gratis un corredor en segunda base, sin outs, la guerra de estrategias se desata. ¿Es preferible sustituir al corredor por otro más veloz? Pero si es uno de los mejores bates del equipo, ¿no estaríamos perdiéndolo por poco o nada? Y allí empiezan los debates...


¿Hay que tocar la bola o batear libremente? ¿Quién es el siguiente en el orden, valdrá la pena el sacrificio? ¿Cómo debe jugar la defensiva? ¿Es preferible pasar por bolas al primer bateador, porque es peligroso, o quizás para jugar para dobleplay? 

La odiosa Regla Panamericana tiene la no menos odiosa virtud de hacer que la esencia del beisbol destile libremente a partir de la aberración de poner gratuitamente a un corredor en segunda porque sí. El beisbol es quizás el deporte más cerebral, el que tiene más "acción" escondida detrás de ese supuesto "no pasa nada" de quienes no conocen el juego. Y resulta que ese combate táctico se hace feroz con la aberración esta, porque hace inminente que el equipo al bate hará una carrera o más, y todos en el terreno están haciendo lo posible para que eso suceda o deje de suceder. 

Lo confieso, y sé que esto está mal, muy mal, pero estos últimos extrainnings me han resultado ya adictivos. Cardenales ha caminado por el borde del precipicio en cada entrada al campo y en cada entrada al bate. Comentar un juego en esas circunstancias es una delicia, porque se abre el abanico de opciones para cada manager. No hay que esperar por fin a que pase algo, es que algo ya está pasando desde que el pitcher esta soltando el brazo y ya hay un corredor en la intermedia que no debería estar allí. Pero está. Y la guerra de estrategias ya se pone en acción, incluso antes del primer envío. 

A ver, el beisbol es un deporte en el que la posibilidad de hacer jugadas, de pensar qué hacer y qué hará el rival. Y esta aberración de la Regla Panamericana resulta como caminar por una cornisa a partir del décimo y hasta que la cosa termine, con una ración de idas y vueltas que dan mayor placer, porque tantas facilidades tiene para hacer carreras en todos sus turnos el visitante como el homeclub. 

Esa es la historia y mi pecado. Ya pueden Rubén desde el Cielo y Fernando en la tierra arremeter contra este pobre pecador. La Regla Panamericana me ha dado el gozo de especular con la aplicación inmediata y masiva de boletos intencionales, luces verdes, corredores emergentes, toques de bola y demás maravillas. Nada de eso estaría planteado si el usurpador no corriera de gratis en segunda al empezar cada entrada. Pero corre. Y ese vértigo instantáneo que empieza allí me resulta fascinante, porque ese abanico de opciones que se abre es esencia pura del beisbol. 


Sí, nace de un hecho contra natura. Pero caray, alguna vez fueron contra natura el bateador designado, las bases por bolas con solo cuatro pitcheos malos y el uso de un cerrador, por solo citar tres aberraciones del pasado. 

Al final la fulana Regla Panamericana acorta los juegos, sí, y eso puede ser bueno para los reporteros que quieren llegar más temprano a casa y tal vez también para las nuevas generaciones de aficionados. 

Para mí, sin embargo, es otra cosa. El beisbol es más entretenido cuando nos toca caminar por el borde del precipicio, porque eso es lo que desata la guerra de estrategias que tanto quiero. Y es precisamente eso lo que está pasando, confieso mi pecado, cuando entra en juego esta aberración.

Ignacio Serrano

Ayuda a que El Emergente no se pierda un juego. Colabora con este proyecto en la página patreon.com/IgnacioSerrano

10 comentarios:

  1. Serie final, 7mo juego, 9no inning, juego 0-0...empieza el 10mo...y viene esta locura...es justo para el derrotado???

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Pero es q ambos equipos van a tener la misma oportunidad, cuál es la injusticia? Se pudiera decir q perdiste Porq tuviste 9 oportunidades anteriores y no pudiste hacer carreras.

      Borrar
  2. Ignacio, más allá del tema, creo que es el artículo mejor escrito desde que te sigo en tu página.
    Me confieso también pecador, he seguido todos los extra innings que comentas en tu escrito y me he conseguido todas las veces, sin querer, pensando este "juego se decide ya", en vez del tradicional "en vez de irme a dormir ahora tengo que esperar quien sabe hasta que hora a que termine el juego". Es un "guilty pleasure", como dirían los gringos.

    ResponderBorrar
  3. Feliz Día!!! Con el débito Respeto a toda la fanaticada y a sus Pensamientos y Opiniones muy Propias, a pesar de estar en TOTAL DESACUERDO desde un Principio y aún Inclusive, considero que Mucho Más "ESCALOFRIANTE" y dónde sería Mucho Más "Cerebral" el juego, sería colocando un Corredor en Primera Base, en lugar de Colocarlo en Segunda. ¿Que Tal?
    Estoy Muy Seguro que sería Mucho Más Interesante y con Mucha Más Emoción, dónde habrían excesivas estrategias de cada equipo.
    Es mí Opinión Muy Personal.
    ¡PA" QUE SEPÁIS!

    ResponderBorrar
  4. Excelente articulo, pero igual no me gusta la regla panamericana, eso es para los rosters limitados en el beisbol amater.

    ResponderBorrar
  5. Leyendo a una mayoría abrumadora conocedores del beisbol despotricar de la Regla Panamericana me consideraba un hereje del juego y mantenía en secreto mi agrado a la ahora famosa regla. me da un respiro que un extraordinario analista del juego coincida con mi criterio. Saludos.

    ResponderBorrar
  6. Siempre me ha gustado la regla de desempate y me ha gustado mucho tu articulo, muy directo y claro. Te felicito!

    ResponderBorrar
  7. Buenos días Sr Serrano., lo felicito por el excelente análisis...Esa Regla es Como la otrora "Guerra fria"...sabemos cómo comenzó y nos gustó su Dulce Final...Muchas felicitaciones por ese escrito..! Enhorabuena...sos un Cuarto Bate..!

    ResponderBorrar
  8. Excelente Articulo, siempre habra discusiones sobre este tema, a mi parece super interesante esta regla, me parece que agrega mas emocion , mas vertigo, mas estrategia. te imaginas ver 5 inings adicionales donde todos comience con un corredor en 2da.

    ResponderBorrar
  9. Saludos. Respetando sus opiniones, les doy la mía...
    Yo no cambio la tensión del extrainning por la regla panamericana jamás.
    Esa tensión que crece en el inicio del ininng 10 no se compara con poner ningún corredor gratis en 2da base (Ni en ninguna).
    Cada lanzamiento contará y es determinante para el mostrar arte propio del juego.
    Mejor aún, cuando el equipo visitante se va arriba pero luego el que cierra lo empata (y se van a otro ininng más).
    Concuerdo que esa regla es una total aberración en todo el sentido de la palabra.

    ResponderBorrar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

Bottom Ad [Post Page]

| Colorlib