Full width home advertisement

 

BÉISBOL VENEZOLANO

GRANDES LIGAS

Post Page Advertisement [Top]

EL EMERGENTE. El último tren de Ramón Cabrera y su viaje de Caracas a Maracay



EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano 

Ramón Cabrera llegó a ser un importante prospecto de los Piratas. Hijo de gato, se esperaba que cazara ratones con el bate. Quizás no fueran jonrones, como los de su padre Alex, pero los scouts veían en él a una de esas rarezas, un catcher capaz de ligar para altos promedios, regando el terreno con hits.

Así creció en Pittsburgh y con esa etiqueta le conoció la afición del Caracas, su equipo de siempre en la LVBP. 


Llegó relativamente rápido a las Grandes Ligas y durante un tiempo fue el receptor titular de los Leones. Ganó adeptos por su proyección y por lo que tan joven había ganado.

También ganó críticas, con el paso del tiempo. La fanaticada muchas veces es así, casi siempre exige más y a menudo es impaciente cuando no llegan los resultados esperados, cuando un turno crucial termina en ponche. 

Ese era, más o menos, el panorama con Cabrera antes de este campeonato. La MLB quedó atrás hace tiempo. Sigue siendo un pelotero prominente para las ligas invernales, pero ¿por cuánto tiempo más?

Esa debe haber sido una de las preguntas que se planteó la gerencia caraquista cuando lo puso en el mercado. No ocurrió ahora. Fue hace meses. Y mientras pasaba el tiempo, pasaban también para él las oportunidades de tener un puesto titular con los melenudos.


La incorporación del grandeliga Keibert Ruíz fue el adiós definitivo. Juan Graterol era una posibilidad y Adolfo González estaba en los planes, ambos también con experiencia reciente en las Mayores y dueños de algo que les daba ventaja: una sólida defensiva, mejor incluso que la de Cabrera. El joven Johnny Pereda parecía completar la ecuación.

La aparición de un comprador hizo que ocurriera la cuadratura del círculo. La vecindad del torneo y las limitaciones de los Tigres hicieron que desde Maracay llegara una propuesta. Aragua tiene al bigleaguer Sandy León y varios otros catchers estelares, como William Contreras, pero todos están inhabilitados por el veto de MLB a los rayados. León, de hecho, está jugando en la República Dominicana, con el Licey.

¿Cuántas veces se ha visto que un equipo entregue a un jugador lesionado para adquirir a otro pelotero? Debe haber algún caso. No lo recordamos.


Wilkel Hernández es una legítima promesa. Estaba lanzando a 95 y 96 millas por hora hace semanas, en la Liga Instruccional. Es prospecto de los Tigres de Detroit. Pero acaba de lastimarse y ha sido sometido a la Cirugía Tommy John. 

Eso significa que no ayudará ahora y posiblemente tampoco en la 2021-2022. El tiempo de recuperación para un pitcher en esos casos ronda más o menos los 15 meses, a veces 18.


Hernández sería un gran botín, en caso de estar sano. Es la razón por la que posiblemente se decidió a hacer el sacrificio la gerencia de los rayados. Al rehusarse a modificar sus estatutos, como exigen la MLB y la OFAC, han tenido que entregar mucho talento joven, a fin de conseguir peloteros fuera del sistema coloquialmente llamado beisbol organizado.

Como el caraqueño no estará disponible hasta octubre o noviembre de 2022, en lo relativo al beisbol invernal, probablemente dolía menos cederlo en predios tigreros. Como seguramente necesitará recuperar parte de la acción postergada y debería recibir permiso de Detroit, cuando esté bien, tiene atractivo para los melenudos.


En todo caso, el tiempo de Cabrera en la cueva izquierda del estadio Universitario estaba llegando a su fin. No iba a jugar mucho esta temporada y, a sus 31 años, estaba pasando el último tren para venderlo a cambio de buen talento. Va a Maracay, donde será el número uno de su posición, a una edad en la que pudiera todavía aportar durante dos o tres, quizás algunos torneos más.

Al Caracas, entretanto, le tocará esperar dos años, para saber si finalmente valió la pena el cambio.

Ignacio Serrano

Ayuda a que El Emergente no se pierda un juego. Colabora con este proyecto en la página patreon.com/IgnacioSerrano

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

Bottom Ad [Post Page]

| Colorlib