Full width home advertisement

 

BÉISBOL VENEZOLANO

GRANDES LIGAS

Post Page Advertisement [Top]

El bebé que nació en una camioneta, en Navidad, y maravilló por su talento en las Grandes Ligas



HISTORIAS DEL DIAMANTE
Por Joaquín Villamizar Baptista

Hoy hablaremos sobre algunas curiosidades de Jesús Manuel Marcano Trillo (entre ellas su advenimiento al mundo), uno de los mejores segunda base de su época en las Grandes Ligas.

Vamos a comenzar informándoles que a él le gusta que lo llamen Manny Trillo. Antes de comenzar una entrevista, le avisa al periodista de turno: “ No me llames Marcano”. 


Trillo nació en una camioneta, debido a que a su mamá, Trina Trillo, la conducían al hospital. Ella era una enfermera y, ocupada como estaba en los quehaceres del hogar, en el día de Navidad de 1950, insistía ante las preocupaciones de familiares y amistades: “¡Eso no es todavía! Yo sé lo que les digo, por algo soy enfermera y he atendido centenares de partos con mis médicos”. 

Sin embargo, el bebecito se inquietó allí dentro y las contracciones condujeron a subir a la señora Trillo en la camioneta de un buen amigo chofer. Pero, ¡ya era tarde! 

No tuvo el tiempo suficiente para llegar al hospital. Ella misma tuvo que atenderse al principio del trabajo de parto, mientras llegaba el médico partero. Así llegó a este mundo ese sensacional segunda base, el 25 de diciembre de 1950, en la carretera que nos conduce de Caripito a Miraflores, en el estado Monagas, en Venezuela. 


Manny le explicaba al periodista Juan Vené: “No, no sé de las incomodidades de ese día, sino lo que me han contado... porque, bueno chico, yo como todo recién nacido no sabía qué pasaba a mi alrededor en el momento de nacer”.

Y la señora Trillo contaba: “Nunca pensé que el muchacho fuera a llegar esa noche. Yo estaba ya hirviendo las hallacas y poniendo a punto el dulce de lechosa, cuando empezaron los dolores de verdad. Al final, me rendí y me llevaron a donde iba a dar a luz”. 

Las manos y el brazo de aquel bebé fueron comparados años más tarde, entre otros, con los de Bill Mazeroski y Joe Morgan. 

Sus cualidades llamaron la atención desde muy temprano en las Ligas Menores. Y en poco tiempo, cuando estaba en sus 22 años de edad, llegó a las Mayores a bordo de los históricos Atléticos de Oakland de Charlie O. Finley, con quienes hizo su debut en las Mayores el 28 de junio de 1973. 


Trillo cuenta: “Mi llegada a las Grandes Ligas resultó muy emocionante, ya que fue con los Atléticos en el mejor momento de ese equipo. Además, fue cuando era propietario Finley (uno de los personajes más pintorescos del ambiente). Finley, pensaba que todos los días había que ganar el juego... ¡sin excepción! Y eso le llevaba a caer en extravagancias”. 

Esas manos y ese brazo de acciones micrométricas le dieron a Trillo el récord de más juegos y más jugadas en forma consecutiva por un segunda base sin cometer errores en una sola temporada, cuando vestía el uniforme de los Filis.

Manny Trillo fue inmortalizado este año como nuevo integrante del Muro de la Fama de los Filis



Fueron 89 encuentros, entre el 8 de abril y el 31 de julio de 1982, con 479 lances, quedando a 2 compromisos del récord del intermedista Joe Morgan, que estableció 91 juegos consecutivos con los Rojos de Cincinnati (pero el de Morgan fue en 2 temporadas consecutivas).

Trillo lideró la Liga Nacional ese año en porcentaje de fildeo. Y... ¿cómo fue la jugada del error? ¿Cómo terminó esa historia? Pues los Filis jugaban contra los Cachorros de Chicago como visitantes y Trillo recogió un difícil roletazo de Bill Buckner. Al sacar la pelota del guante para hacer el lanzamiento a primera... ¡se le cayó! 


El anotador acreditó el error, pero después comentó públicamente que había dudado mucho antes de tomar la decisión y dijo: “Es un fildeador como muy pocos que he visto y alargaba un impresionante récord”. 

Juan Vené agregaba: “Vi jugar a Bobby Richardson, a Nellie Fox, a Bill Mazeroski y a Joe Morgan. Todos ilustres en la posición... pero, ninguno tenía la suavidad de manos de Manny Trillo para recoger los batazos y menos la facilidad para soltar la bola por debajo del brazo o de lado, con un latigazo de la muñeca y la mano hacia la primera base”. 

Sin embargo, Trillo (siempre humilde y caballero) señaló: “¡Fue un error! ¡Era una jugada fácil para mí!”. 

Manny fue líder en la Nacional en asistencias por un segunda base de 1975 a 1978)... ¡4 temporadas consecutivas! Lo eligieron Jugador Más Valioso" en la Serie de Campeonato de 1981, cuando con los los Filis bateó para .381 de average. 


Fue líder en dobleplays en la campaña de 1978, con 99. Ganó 3 Guantes de Oro en los años 1979, 1981 y 1982. En 4 oportunidades formó parte del Juego de Estrellas (1977, 1981 y 1982) en la Nacional y con la Americana en 1983. En 17 años como bigleaguer conectó 1.562 hits , 61 jonrones y tuvo un promedio de .263. Pero fue su extraordinario trabajo defensivo lo que creó una especie de leyenda que camina en la memoria popular. 

Manny Trillo fue “El Mago Oriental de la segunda base”. El bebé que vino al mundo en una camioneta en plena noche de Navidad. Es historia, amigos. 

Joaquín Villamizar Baptista

Fuentes: Las Mejores Anécdotas del Beisbol, por Juan Vené. Bill Felber: 125 years of Professional Baseball. Diario Philadelphia Daily News, 1982.

4 comentarios:

  1. Trillo fue el mejor segunda base de su época con una forma muy particular de jugar a la defensiva,con su guante,la forma de lanzar a la primera y un detalle muy importante era el mejor infilder a la hora de cortar los tiros de los oufildes para sacar los out en el home play con un brazo increíble muy respetado en ese aspecto y con el bate era muy oportuno se cresía en las chiquitas como los grandes, el lo fué.

    ResponderBorrar
  2. Pete Rose ,primera de Los filis ,comento Que Los tiros Que recibia de trillo Era verdaderos metrallazos!

    ResponderBorrar
  3. Los grandes en cualquier disciplina se caracterizan por poseer algo diferente y especial que los hace únicos y en eso estribo la grandeza de Manny Trillo.

    ResponderBorrar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

Bottom Ad [Post Page]

| Colorlib