Full width home advertisement

BÉISBOL VENEZOLANO

GRANDES LIGAS

Post Page Advertisement [Top]

EL EMERGENTE. La urgencia de reinventarse y el porqué de los cambios que han hecho los Tigres



EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano

No ha habido equipo más activo que los Tigres en el mercado de cambios de la LVBP este año. De 10 pactos realizados, los bengalíes han participado en 7. Y ojo, que no es tan común que veamos tanto movimiento. Después de todo, dos escuadras --Leones y Bravos-- todavía no han movido un dedo en la bolsa de valores peloteriles en lo que va de 2020.

De Aragua podría decirse que es algo recurrente. Ya en los exitosos tiempos de Rafael Rodríguez Rendón, aquella oficina no rehuía el envite de otras divisas. Varios de sus peloteros más emblemáticos de este siglo y la Dinastía misma que labró RRR se debió a la habilidad de cerrar buenos canjes.


Luego vino la presidencia de Carlos Guillén, la llegada de Jorge Urribarrí como asesor deportivo y la incorporación de Robert Ferrari como gerente general. Con el historial de los tres, se entiende lo que está pasando hoy en Maracay.

Pero falta un detalle que explica el tipo de cambios y sirve para excusar la aparente urgencia, que ha llevado a los rayados a pactar nada menos que tres cambalaches en dos semanas: se trata de un club obligado a reinventarse o despedirse de su chance competitivo en la temporada 2020-2021.

Los felinos no pueden usar a sus peloteros del sistema de MLB. Al igual que pasa con el Magallanes, el no haber reformado sus estatutos para convertirse en entidades ciento por ciento privadas, el tener todavía a organismos estatales controlando una parte de su paquete accionario, hace que el departamento del Tesoro de los Estados Unidos siga sin darles la buena pro de la OFAC, exigida por la Gran Carpa.

Así que los aragüeños sufren la paradoja de contar con una rica reserva de prospectos y peloteros hechos, a quienes, sin embargo, no podrán usar por tiempo indefinido.

Hace 12 meses todos sufrían el mismo mal, pero todos esperaban también una medida de gracia que resultó incompleta. Ahora se trata de pelear el campeonato en inferioridad de condiciones.


Sí, es verdad que los Tigres tendrán el doble de importados que sus contrincantes en regla con las Mayores. Pero la compensación es poco ante lo que no pueden usar. Así que ha tocado aplicar la vía contraria a la de las Águilas, que analizamos en la entrega anterior de la columna.

Toca empeñar talento y futuro, a fin de obtener jugadores que estén disponibles para defender la causa de los centrales en estas circunstancias que les ha tocado por propia decisión, al dejar sus estatutos tal como estaban.

El problema con esta ruta es que, al reducirse el campo de búsqueda a veteranos de ligas independientes y agentes libres, es mucho mayor el riesgo de estar comprando peloteros a quienes solo les queda poco tiempo para hacer un aporte real. 

Dicho de otro modo: alguien con el perfil que tuvieron Robert Pérez, Richard Garcés o René Reyes estaría sacándose la lotería. Ese tipo de figuras, fuera ya del beisbol organizado, carece de restricciones, se reportan temprano, juegan hasta el final y se han convertido, desde comienzos de este siglo, en los instrumentos más valiosos para pelear la corona en las ligas invernales.


Así que Aragua ha ido sumando al utility Alberto González, a los relevistas zurdos Dedgar Jiménez y Ángel Padrón, a los abridores David Martínez, Ramón Junior García y Ósmer Morales, a los outfielders Odúbel Herrera y Anthony Jiménez, al camarero José R. Flores, al inicialista Wilson García y ahora al súper utility Alexi Amarista.

A cambio entregaron a Franklin Barreto, Sebastián Rivero, Juan Infante, Wilking Rodríguez, Gabriel Moreno, Máximo Castillo, Alejandro Requena, Carlos Betancourt, Jorbit Vivas, Kevin Vicuña y David Martínez, el pitcher que habían tomado meses antes.

Solo Barreto, Rodríguez y Martínez están hechos, pero el primero es todavía muy joven y en Anaheim esperan verle convertido en estrella. Todos los demás son jóvenes talentos, jugadores que pueden llegar a ser muy buenos o que pueden perderse en la ruta, como sucede en el complicado proceso de aprender en las Ligas Menores.

"Estamos entregando el futuro", lamentó con realismo un ejecutivo tigrero, consciente de la urgencia que pasa la novena. No hay opción si quieren ser competitivos hoy.


Hemos dedicado una columna a cada canje. Enfoquémonos en los dos de esta semana, entonces. Se fueron el camarero Jorbit Vivas, el campocorto Kevin Vicuña y el serpentinero Carlos Betancourt, además de Martínez.

Este último fue el impuesto mayor para poder lograr a Amarista. Al haber adquirido también al Junior García y a Morales, tienen ahora tres abridores criollos de experiencia para el torneo entrante (contando a Guillermo Moscoso, que ya era parte del roster). Es un panorama totalmente distinto al frágil aspecto de la 2019-2020, en la que la rotación fue un albur.

Así que pudieron entregar a Martínez para poder comprar a Amarista. Bien. Pero los otros tres son muchachos que han jugado entre Novatos y Clase A. Parte de ese futuro que era menester entregar para vivir el presente.

No hay modo de saber ahora mismo si la movida saldrá mal. Es lo que sucede con todos los pactos. Así que a la afición le toca enfocarse en lo que acaban de recibir entre lunes y martes.


Amarista es un pelotero de gran valía en este circuito. Fue bigleaguer y muy bueno en lo suyo. Puede jugar con solvencia en el cuadro y el outfield. Aún mueve las piernas y tiene buen contacto. A sus 31 años de edad quizás ya no regrese a la Gran Carpa, pero sigue siendo relativamente joven y es el tipo de pelotero que impacta en el Caribe. Varias escuadras le codiciaban.

El Junior García y Flores dejaron huella en el Zulia, pero tienen perfil diferente. Como nunca llegaron tan alto, no es seguro que todavía puedan marcar diferencia. En breve lo sabremos. 

El primero viene de una sólida cosecha en la LVBP que se jugó sin peloteros del sistema MLB, pero antes de eso le fue mal en Venezuela y en el exterior. Está obligado a demostrar que le queda pólvora en las faltriqueras. El segundo, útil para moverse por el infield, con buena hoja de servicios a la ofensiva, es un toletero ambidiestro, lo que añade valor, pero en los últimos dos torneos fue bajando su average, su promedio de embasado y su OPS, hasta llegar a límites que pueden llegar a ser inconvenientes.

Eso es lo que hay. Cuando se reduce el espectro de donde extraer minerales, es menos la variedad que se puede obtener. Los Tigres únicamente pueden usar a jugadores con ese perfil, tuvieron la fortuna de conseguir oro en Amarista y esperan que García y Flores al menos puedan dar, pese a las dudas, una o dos buenas temporadas más.

Si eso último sucede, al menos habrá valido la pena entregar tanta juventud.

Ignacio Serrano

Ayuda a que El Emergente no se pierda un juego. Colabora con este proyecto en la página patreon.com/IgnacioSerrano

2 comentarios:

  1. Buenos dias, Ignacio , si eso es asi, cómo puede interpretarse la salida de Ezequel Carrara por la vía libre? Siendo este un jugador que no deberia tener restricciones para jugar esta temporada

    ResponderBorrar
  2. Saludos Ignacio, desde El Tigre te escribo para preguntarte qué pasó con Ezequiel Carrera un tremendo oufilder, Carlos Tocci y Antony Santander, quiénes son los oufilders x fa

    ResponderBorrar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

Bottom Ad [Post Page]

| Colorlib