Full width home advertisement

BÉISBOL VENEZOLANO

GRANDES LIGAS

Post Page Advertisement [Top]

EL EMERGENTE. ¿Pensar en el futuro o vivir el presente? El cambio de Aragua y Zulia



EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano

¿Entregar piezas que son parte del futuro o apostar sin dudar al presente? ¿Qué camino debe seguirse, al preparar una temporada del beisbol invernal?

La pregunta, por supuesto, tiene aristas que vamos a evaluar en esta y las siguientes columnas, a propósito de los dos cambios ocurridos al inicio de esta semana entre los Tigres y las Águilas, primero, y entre Aragua y Anzoátegui, después.


El caso del Zulia es bueno para empezar, porque comienza a notarse un patrón.

Aunque los rapaces adquirieron este mes al receptor José Godoy, un jugador Triple A, que ha participado como invitado en el Spring Training de Grandes Ligas, sus siguientes movimientos han ido en otra dirección.

Cedieron primero al campocorto Engelb Vielma, enviado al Magallanes para adquirir por él al gran prospecto Gabriel Rodríguez, y este lunes tomaron al pitcher Carlos Betancourt y al infielder Jorbit Vivas, al costo de cederle a los bengalíes dos caras muy conocidas en Maracaibo: el serpentinero Ramón Junior García y el camarero José R. Flores.

Los primeros dos pactos ya los analizamos en sendas columnas, cuyos enlaces dejamos acá:


Godoy era una necesidad, porque no es del todo seguro que el bigleaguer José Briceño se reporte y los aguiluchos necesitaban reforzar tan crucial posición. El que adquirieron es, en el papel, la mejor pieza disponible en el mercado, tanto por lo que puede batear como por su defensiva ante los corredores contrarios.

Lo siguiente es otra historia, porque tanto Rodríguez, como ahora Betancourt y Vivas son, para hablar en términos gruesos, peloteros de Novatos o Clase A.

¿Qué buscan los occidentales? Parece que se mueven pensando en próximas temporadas. Puede que ninguno de los tres reclutas sea de ayuda en la 2020-2021. ¿Vale la pena el costo para recibirlos?

Posiblemente sí.

A ver: lo primero que debe hacerse es constatar cuán urgente era el aporte de García y Flores en la divisa alada (de Vielma ya hablamos in extenso en la entrega cuyo enlace está más arriba).

En la justa pasada, sin la competencia de jugadores del sistema de MLB, el infielder no tuvo un rol crucial en el avance a los playoffs. Sí, fue útil en años anteriores, pero los hechos muestran que está buscando un segundo aire, a riesgo de iniciar su salida del circuito.

Flores bateó para .224/.315/.255 en 32 encuentros. Es un camarero, que puede cubrir la tercera y la primera, pero no el short. Ahora que los ligaminoristas y algunos bigleaguers van a sumarse, no era descabellado usarle como pieza de canje, para traer algo valioso pensando en el mañana.


Más complejo parece el caso de García. Es agente libre en la pelota internacional, pero todavía tiene 29 años de edad y en la 2019-2020 lanzó en nueve choques, ocho como abridor, con marca de 6-1, efectividad de 3.35 y solo 12 boletos en 40.1 entradas.

El hijo del grandeliga Ramón García dominó a Caribes en la primera ronda de postemporada, aunque fue castigado por Cardenales en la semifinal. Dicho eso, hay que repasar su historial completo: tiene 4.27 de promedio en sus seis zafras en la LVBP y no bajó de 7.56 en dos campeonatos al hilo, antes de mejorar en la justa pasada.

¿En qué porcentaje su desempeño reciente tan positivo se debió a la ausencia de contrincantes del sistema MLB? ¿Puede que, en un torneo más competitivo, como aquellos dos anteriores, o como el que está por comenzar, su rendimiento sea menos brillante y más parecido al declive que venía experimentando?

Es difícil descartar esa posibilidad. Sobre todo porque García no lanza en el exterior desde 2018, y aquella última vez dejó 5.82 de efectividad en Italia. Son pistas que preocupan.


Aquí, pues, aplica lo que un gerente zuliano nos comentó, al conversar con él sobre este pacto: en los riesgos y apuestas que conlleva la administración de un grupo de deportistas profesionales, a veces hay que aprovechar el momento de vender cuando el precio todavía es alto, a fin de adquirir algo bueno a cambio.

Betancourt y Vivas son muy jóvenes, por lo que el riesgo es mayor. Pero los reportes que tienen las Águilas parecen buenos.


El pitcher tiene capacidad ponchadora y hasta ahora ha evitado los jonrones rivales. Son dos características que, de mantenerse, pueden hacer de él un serpentinero de impacto. Claro que tiene problemas de control y aún es adolescente, pues tiene 19 años de nacido. Son las variables que pueden jugar en contra de su desarrollo. Veremos.

Vivas también tiene 19, pero ha lucido mejor. Promedia .277/.381/.389 en las tres categorías en las que ha jugado, con velocidad (26 robos en 105 juegos) y llamativa disciplina en el home. Pinta bien.

¿Podrán ayudar al Zulia del mismo modo que Flores y García llegaron a hacerlo, cuando vivían su mejor época en el circuito? Es lo que esperan los rapaces. Lo peor sería que terminen echando de menos un abridor criollo y que este que están negociando logre brillar en Maracay. Pero al final, como siempre, el tiempo nos responderá.

Ignacio Serrano

Ayuda a que El Emergente no se pierda un juego. Colabora con este proyecto en la página patreon.com/IgnacioSerrano

1 comentario:

  1. Aguilas anuncia con esto año sabático saben que no la tienen fácil con todos sus juegos de visitante (en la practica) y la mas fuerte llave de eliminatoria tal vez por eso apuestan por renovar y sacrificar esta atípica campaña

    ResponderBorrar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

Bottom Ad [Post Page]

| Colorlib