Top Menu

 

Muere Bob Gibson, la leyenda de San Luis que también brilló en el beisbol venezolano


El estelar pitcher de los Cardenales, dos veces Jugador Más Valioso de la Serie Mundial y autor, en 1968, de la mejor temporada en la historia para un lanzador, pasó por la LVBP con Oriente e incluso tuvo un juego de 19 ponches

Por Ignacio Serrano
ElEmergente.com

Bob Gibson, uno de los mejores lanzadores de todos los tiempos en las Grandes Ligas, murió este viernes en su casa de Omaha, Nebraska, la misma noche en que sus adorados Cardenales caían eliminados en los playoffs. Y en medio del luto por su fallecimiento, volvió a brillar el recuerdo de su resplandeciente paso por la LVBP.

Gibson es uno de los 12 peloteros que vieron acción en el circuito profesional venezolano y consiguieron posteriormente una placa en Cooperstown, una lista que crece hasta superar la veintena cuando se suman a los que jugaron también en la Liga Occidental y a los managers que dirigieron en los dos torneos.



El derecho fue figura de los Indios de Oriente, el equipo que tomó el lugar del Magallanes durante la tercera desaparición transitoria que sufrieron los Navegantes.

Gibson dejó una excelente efectividad de 2.54 en Venezuela en aquella campaña 1960-1961. Lanzó 142 innings, con 134 ponches y 42 boletos, y cerró la eliminatoria con marca de 7-10.

Fue tomado como refuerzo para la postemporada por el Industriales de Valencia y en 24 entradas más dejó 1.13 de promedio, ahora con 28 abanicados y apenas una base por bolas. Notable.

La mejor jornada de Gibson en el país ocurrió el 13 de enero de 1961. Aquella tarde mostró el talento que le llevaría a ser Jugador Más Valioso en las Series Mundiales de 1964 y 1967, ganadas ambas por San Luis. Con el Oriente, ante el Valencia, repartió 19 ponches en 13 actos, pero no pudo ganar, porque un jonrón de Víctor Davalillo obligó a jugar el extrainning y el choque se alargó por 16 pasajes.

En las Mayores hizo muchas cosas más, al punto de que, luego de 251 lauros y 3.117 ponches, fue llevado al Salón de la Fama.

Su punto más alto ocurrió en aquellos dos Clásicos de Otoño, porque en total se anotó cinco triunfos en seis aperturas, ambas veces alzó el trofeo sobre su cabeza y en las dos oportunidades fue el MVP.

Pero su mejor cosecha en una ronda regular sucedió después, en 1968, en el último año del pitcheo en la Gran Carpa.

Gibson tuvo una cosecha más allá de la imaginación en esa justa, en la que terminó como Más Valioso y dueño de Cy Young.

No solo lideró la Liga Nacional con 13 blanqueos y 268 guillotinados, además tuvo 1.12 de efectividad en 304.2 innings, lo que implantó un récord en la Era Moderna, iniciada en 1900.

Fue tal la dictadura que impuso a sus rivales, que cerró con 268 de efectividad ajustada, ¡168 por ciento superior a la media de las Mayores en aquel campeonato!

Si te gusta El Emergente, quizás puedas apoyarme con una mínima colaboración mensual. Haz click aquí y sé parte de esta comunidad

Tuvo cinco temporadas sobre 20 éxitos y en 1970 volvió a ganar el Cy Young.

Gibson muere el mismo año en que falleció su ex compañero en San Luis y Cooperstown: Lou Brock.


Otras leyendas nos han dejado en este 2020 pesadillesco, incluyendo a Al Kaline y Tom Seaver, este último víctima de complicaciones derivadas de la covid-19.

Gibson ya era grandeliga cuando vino a Venezuela. Refulgió en la LVBP con el talento que le permitiría acumular 17 campañas en la MLB, con 8 Juegos de Estrellas. En 1981, finalmente, fue electo al Salón de la Fama en su primera oportunidad en la papeleta.

Paz a su alma.


Ignacio Serrano

Comparte este artículo:

Publicar un comentario

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.