Top Menu

 

Las victorias no importan: el desolador caso de Johan Santana


Por Carlos Marcano
@camarcano

Johan Santana es, en mi modo de ver las cosas, el mejor lanzador nacido en Venezuela. Para muestra tenemos el período de 5 años que tuvo en las Grandes Ligas entre las temporadas 2004 y 2008, incluyendo ambas, en las que acumuló los siguientes números:


Durante ese período fue líder en Victorias Sobre Reemplazo (WAR) entre todos los lanzadores de las Mayores, cosa que ya había hecho, arrastrando hasta un año antes, en el lustro desde 2003 hasta 2007, su mejor período con los Mellizos de Minnesota:


Desde 2003 hasta 2008 no hubo mejor lanzador en la Gran Carpa que Santana, quién con un WAR de 33.5 también fue líder en ese período; incluso, extendiendo el lapso entre la temporada 2003 y la 2009 (7 años), solamente el gran Roy “Doc” Halladay lo pudo superar, apenas 37.2 a 37.0, lejos ambos del tercer lugar de C.C. Sabathia con 34.5. Estos números hacen que muchos expertos consideren a Santana como uno de los mejores lanzadores de los años 2000.



Lamentablemente, los años siguientes al 2010 fueron de constantes lesiones que mermaron ampliamente las condiciones y participaciones del zurdo venezolano, llegando a perder todo 2011, luego lanzó solo 117 entradas en 2012 y no volvió a participar en un juego regular en la MLB desde entonces. Sus números finales fueron:


Para poner en perspectiva, Santana tuvo mejor WAR en su carrera que los miembros del Salón de la Fama Hoyt Wilhelm, Dizzy Dean, Lefty Gomez; su Efectividad Ajustada (ERA+), estadística que ajusta la efectividad tradicional (ERA) según los efectos del parque y la liga de la época que le tocó jugar al lanzador, es mejor que la de los también inmortales Randy Johnson, Whitey Ford, Greg Maddux, Dizzy Dean, Roy Halladay y Sandy Koufax, entre otros; su porcentaje de victorias-derrotas (W-L%) es mejor que el de los también miembros de Cooperstown (por citar algunos) Mike Mussina, Jim Palmer, Juan Marichal, Bob Feller y muchos más; su efectividad tradicional fue mejor que la de Steve Carlton, Bob Lemon, el mismo Feller y otros, reiterativamente encumbrados con la máxima distinción del mejor beisbol del mundo.

Pero Johan no será parte de dicho selecto grupo, por lo menos no por la vía de la votación tradicional, pues en su primer año de elegibilidad, en 2018, no logró ni siquiera obtener el 5% de los votos totales que le permitirían seguir apareciendo en la boleta de votación del año siguiente. Es una tremenda injusticia que, aunque su pertenencia al HOF pueda ser discutible, el tovareño no haya tenido más chance de medir sus posibilidades en años siguientes.

¿Por qué alguien con el récord de Santana no tuvo mayor incidencia sobre los electores en ese 2018?

Por culpa de 5 insignificantes victorias.

Johan ganó 2 premios Cy Young como mejor lanzador de la liga Americana en los años 2004 y 2006, pero han debido ser 3, si en el año 2005 los electores correspondientes no hubiesen decidido dárselo a Bartolo Colón. Y la razón principal la podemos encontrar en el record de victorias y derrotas: Colón tuvo 21 victorias y 8 derrotas mientras que Santana “solo” ganó 16 y perdió 7. Del resto, esta es la comparación de sus números ese año:


No hay estadística “tradicional” que muestre un mejor desempeño de Bartolo, solamente la mayor cantidad de victorias. Pero si quisiéramos ver estadísticas más especializadas la historia es peor aún:


Según las Victorias Sobre Reemplazo (WAR) del sitio especializado www.fangraphs.com la campaña de Santana fue casi el doble de buena que la de Colón, una diferencia realmente abismal. Pero Santana fue víctima de un momento en el que esos tótems sagrados que son (¿eran?) ciertas cifras redondas (20 victorias, .300 de promedio de bateo, 100 empujadas) y que  imponían mayoritariamente la narrativa e influían hasta de manera injusta en las premiaciones.

La afirmación “las victorias no importan” por supuesto es una exageración, pues el fin último de toda competencia es ganar. Sin embargo, en el caso de los lanzadores en el beisbol, el problema con las W es que ponen en el historial del mismo una estadística que no solo depende de él, pues de nada sirve que el pitcher lance maravillosamente, limitando al oponente, si su equipo no hace las carreras para apoyarlo. Y sin embargo a pesar de esto se le da mucha importancia al evaluar su desempeño.

Por ejemplo, en el caso de Santana, los Mellizos esa temporada 2005 lo apoyaron con 4,71 carreras por cada 9 innings que él lanzaba; Colón en cambio, recibió 6,04 de apoyo de parte de los Ángeles. Y si somos más específicos, ambos lanzaron en 24 juegos en los que permitieron 3 o menos carreras a su oponente, pero Bartolo obtuvo la victoria en 18 de esas oportunidades, gracias a un respaldo de 113 carreras en esas aperturas mientras que Johan ganó en solo 14 de esos 24 juegos, en grandísima medida debido a que su equipo solo produjo 86 carreras de soporte; peor aún, durante dichos duelos, Santana permitió solo 34 carreras en 178.1 IP contra 37 de Colón en 171.1 entradas lanzadas.


Con ese pequeño ejemplo podemos ver que aun cuando Santana fue mayormente más efectivo lanzando, permitiendo menos carreras en más innings, lamentablemente su equipo no bateó lo suficiente y dejó de ganar juegos que por otro lado Colón sí pudo aprovechar. En ambos casos no fue consecuencia de lo hecho por ninguno de ellos dos, pero solo Santana fue penalizado por ello, siéndole negado algo tan importante como un premio Cy Young. Y lo que es peor, debido a este resultado es muy probable que se produjera su tan efímera permanencia en las boletas de la entrada a Cooperstown.

¿Qué me hace afirmar eso? La siguiente tabla es parte de la respuesta:


En esta estelar y exclusiva lista están los lanzadores ganadores de por lo menos 3 premios Cy Young al mejor pitcher de su liga. Todos, con las obvias excepciones de Clayton Kershaw y Max Scherzer, por estar aún activos, y de Roger Clemens, por razones extra-méritos, están en el Salón de la Fama. Todos.

Con esto no quiero decir que sería la justificación automática para que Santana entrara al HOF, sería muy atrevido decirlo. Sin embargo, estoy seguro de que los votantes, al ver su nombre en la boleta, lo pensarían más profundamente antes de dejarlo por fuera, al recordar sus 3 Cy Youngs consecutivos (aparte de sus números extraordinarios), lo que le permitiría aún aparecer en la boleta al sacar más del mínimo necesario para ello. Y eso lo ayudaría mucho en caso de algún día ser considerado por algún comité especial de ingreso.

Eso hubiese sido un tratamiento más apropiado para un lanzador estelar como lo fue el gran Johan Santana.


Encuentra más trabajos de Carlos Marcano sobre beisbol y analítica en la página BASEBALL IS-KWEL, haciendo click aquí.

Comparte este artículo:

4 comentarios :

  1. Si yo lo vi en la americana dominal todos los departamento .en los años 2000 asta 2010 El gocho cariñosamente le decimos aqui los venezolanos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Uno de los mejores de esa década, realmente. Gracias por leernos, ¡saludos!

      Borrar
  2. Saludos. JS no ganó la triple Corona 1 año? para mi un logro que no se ve muy a menudo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. En efecto, Johan ganó la triple corona de picheo en 2006, año en el que ganó el Cy Young también. Gracias por leernos, feliz tarde.

      Borrar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.