Top Menu

 

EL EMERGENTE. ¿Cambiar para mejor? No parece el caso del Cafecito y Chirinos


EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano

¿Cambiaron para mejor todos los venezolanos involucrados en traspasos antes del 31 de agosto?



Las dos primeras columnas que dedicamos al tema parecen decir que sí. El nuevo panorama para Franklin Barreto (pese a la lesión que acaba de sufrir), Edward Olivares, Luis Torrens y Gabriel Arias luce más claro.

Todos son jóvenes, deseosos de abrirse espacio en las Grandes Ligas, y se han sumado a organizaciones donde seguramente recibirán el chance, incluso en el caso de Arias, que eventualmente puede convertirse en el prospecto que reemplace al astro puertorriqueño Francisco Lindor en Cleveland.


Así que todo parece bien. ¿Verdad? Pues no tanto. Para los dos jugadores con más experiencia quizás no haya sido el cambio ideal. Puede que a finales de año estén satisfechos, puede que no.

Lo que acaba de suceder con el Cafecito Martínez es la prueba palpable. Estaba jugando muy poco con los Rays. Apenas fue a batear 76 veces. Sea por falta de ritmo o por lo que fuera, vivía un gélido slump. Tenía .239 de average y .717 de OPS.

Nada de eso semeja lo que Tampa Bay ansiaba conseguir cuando adquirió su contrato en otro cambalache, éste con los Cardenales. Martínez fue perdiendo importancia en los floridanos y finalmente fue enviado a los Cachorros.

Se entiende la premura. La campaña acaba de comenzar y está ya a punto de terminar. Este es el último mes de la fase regular. No hay tiempo que perder.

La misma premura privó para que esta semana fuera enviado al campo alterno de los oseznos. Después de 15 apariciones más, sin hits y solo un boleto, los Cubs optaron por buscar otra solución inmediata, dándole al también jardinero Billy Hamilton el puesto que el venezolano tenía en el roster activo.

Si Hamilton batea (es lícito dudar que vaya a hacerlo), el varguense quedará enterrado abajo a menos que algún compañero se lesione arriba. El manager David Ross aseguró que se trataba de una medida transitoria, pero los hechos pueden terminar por hacer que sea definitiva.

Su contrato de dos torneos expira después de la Serie Mundial. Este año recibe poco más de 2 millones de dólares. Es elegible luego para el arbitraje. Si no tiene oportunidad de mostrar lo que es capaz, si no pone números que respalden su estatus, difícilmente recibirá una oferta para ir ante los árbitros, lo que le convertiría en agente libre. Y llegaría al mercado con un currículo disminuido en las dos justas más recientes, por más que todavía exhiba un average de .297 como bigeaguer, con .807 de OPS.

Si te gusta El Emergente, quizás puedas apoyarme con una mínima colaboración mensual. Haz click aquí y sé parte de esta comunidad


Así que no, el cambio no ha sido mejor para Martínez, que ha quedado obligado por la circunstancias a depender de un golpe de suerte que le permita volver a Chicago y brillar en las semanas finales.

¿Y Robinson Chirinos? Porque los Mets lo buscaron para reforzar la receptoría, ¿no? Eso, en principio, es una muestra de aprecio.

Sí lo es. Pero su llegada a Nueva York no está acompañada por un boleto que le garantice jugar todos los días. Él y su compatriota Wilson Ramos deberán dividirse el tiempo de acción. Ninguno ha bateado mucho en 2020. Chirinos tiene mejor mascota.

Ramos abrió el 2 de septiembre. Chirinos el 3. Ramos el 4. Chirinos el 5. Ramos el 6. Chirinos el 7. Ramos el 8. Chirinos el 9.

No hay platoon. Ambos son derechos. No hay privilegios para ninguno. Mientras el carabobeño tiene .220 de average y .614 de OPS en esta zafra, el recién llegado falconiano batea para .200 y tiene .500 de OPS desde que se puso la camiseta de los metropolitanos.


El contrato de los dos termina al caer el último out de la Serie Mundial. Los neoyorquinos tienen la potestad de ejercer una opción de renovación en ambos casos. Si al menos se quedan con uno de ellos (el pacto de Chirinos es algunos millones más barato), ese terminará favorecido con la titularidad en 2021. Pero conociendo cómo manejan sus finanzas hoy por los los clubes de las Mayores, no es imposible que les dejen ir. Y no hay peor modo de llegar a la agencia libre, lesiones aparte, que después de un período de sequía ofensiva y escaso tiempo de juego.

Esto puede variar, claro, porque en las últimas tres semanas alguno podría encenderse, los Mets podrían meterse en los playoffs, el panorama podría terminar siendo diferente.

Son condicionales. Ojalá sucedan, así como es deseable que el Cafecito se encienda en el campo alterno y vuelva a abrirse un lugar para él arriba. Pero a diferencia de Barreto, Olivares, Torrens y Arias, ellos no pueden decir, ahora mismo, que siempre es bueno cambiar.

Ignacio Serrano

Revisa aquí el archivo de columnas

Comparte este artículo:

Publicar un comentario

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.