Top Menu

 

“Se está acabando el tiempo para organizar el próximo campeonato”, advierte el presidente de la LVBP


Giuseppe Palmisano se muestra preocupado por los plazos que deben cumplirse ante la MLB y los trámites frente a la OFAC para liberar de vetos a Navegantes y Tigres. La liga espera por el ministerio del Deporte, las gobernaciones de Aragua, Carabobo y la municipalidad de Valencia

Por Ignacio Serrano
ElEmergente.com

El tren directivo de la LVBP no oculta su preocupación, aunque su presidente, Giuseppe Palmisano, pone buena cara ante el mal tiempo. “Siempre he sido optimista”, dice. Pero teme que el tiempo se esté agotando para poder disputar una temporada 2020-2021 con todos los clubes a bordo y con la autorización de las Grandes Ligas.

Dos son los puntos que están en agenda de la liga y que requieren pronta solución, a fin de afrontar el campeonato con la única premura --ya importante-- que impondrá la pandemia mundial de covid-19 y las restricciones que por ello quizás sean necesarias.



Por una parte, están los compromisos que se requieren del ministerio del Deporte para cumplir con los requisitos que impone la Gran Carpa en el Winter League Agreement. Por otra, está el proceso todavía inconcluso ante el departamento del Tesoro de Estados Unidos, en busca del visto bueno de la OFAC para los dos clubes todavía vetados: Aragua y Magallanes.

“El ministerio debe pronunciarse en relación al plan por escrito del que hace un mes hablamos y que ya está en ese despacho”, explicó Palmisano, refiriéndose a los tradicionales compromisos que exigen desde las Mayores, ahora más debido al nuevo coronavirus. “No tenemos una respuesta, lo que nos extraña, porque siempre han sido bastante diligentes”.

“Tenemos el tiempo en contra”, añadió. “No hay forma de gestionar las dos licencias que faltan si ellos no trabajan por su parte”.

La LVBP ya no tiene relación de patrocinio con entes oficiales ni regionales, algo que fue común entre 1946 y 2019. Gracias a ello, el gobierno estadounidense dio su visto bueno a los seis clubes que no tienen presencia estadal ni municipal en sus directivas.

“Nos debemos 100 por ciento a la MLB”, recordó Palmisano, haciendo énfasis en que la coyuntura actual permitiría que muchos bigleaguers y ligamenoristas se sumen a la acción esta vez, si lo aprueba el beisbol organizado. “Pero debemos mandar con antelación los planes de trabajo”.

“Ellos son los dueños de los estadios, ellos manejan las políticas de seguridad y salud en Venezuela”, indicó sobre las autoridades nacionales. “Debemos informar a las Grandes Ligas si se jugará con o sin público, cuáles serán las plazas, cuál será el protocolo a seguir ante la covid”.

Ahora puedes apoyar a ElEmergente. Haz click aquí y sé parte de esta comunidad. La cantidad más pequeña cuenta

El caso de Tigres y Navegantes
Palmisano admite que “está en peligro la participación de Aragua y Magallanes”, debido a trámites que todavía no se han cumplido para salir airosos ante la OFAC.

“Nuestros abogados están parados ahora”, respondió sobre ese tema. “Es necesaria en este momento la actuación de las gobernaciones de Aragua y Carabobo, necesitamos que se pronuncien, alejándose de las fundaciones que administran ambos equipos. Sabemos que es difícil hacer eso de la noche a la mañana, sabemos que son gobernadores amantes del deporte, que respetan el beisbol y a los equipos de sus estados, pero es una exigencia que cumplan con esos parámetros. De lo contrario, ni Aragua ni Magallanes podrán contar con importados de MLB ni con sus principales jugadores criollos”.

“Estas trabas que nos han impuesto son injustas, siempre lo he dicho, pero debemos responder a las Grandes Ligas”, agregó Palmisano. “¿Y cómo salen a competir (Navegantes y Tigres) si los demás salen blindados, cuál sería la vistosidad del campeonato? No habría paridad”.

Ambas novenas son fundaciones, a diferencia de los otros, que son propiedad de accionistas. Y el departamento del Tesoro objeta que en sus directivas haya presencia de entes regionales o municipales.

“Al final, esos gobiernos no toman las decisiones de los equipos, allí está el caso de Aragua, donde el gerente general es Roberto Ferrari, un empresario que viene del beisbol”, prosiguió Palmisano. “Si pudimos con los otros seis, podemos lograr la autorización  para los otros dos. Pero necesitamos que las autoridades permitan la viabilidad de lo que estamos buscando. Estamos a la espera”.


¿Una temporada solamente en el centro del país?
Palmisano admitió que, si el torneo debe jugarse sin público, únicamente con transmisiones televisivas, los elencos se concentrarán en el centro del país.

Cómo se repartirían en ese caso será asunto de la Convención Anual, el mes próximo. Pero los planes en tal contingencia incluyen actuar en Caracas, Maracay y Valencia, además de una plaza adicional, que puede ser o Barquisimeto o La Guaira, dependiendo de las obras en el nuevo parque litoralenses.

Eso reduciría los traslados y facilitaría la logística. Pero cada quien iría a su lar natural, en caso de ser viable contar con aficionados en los escenarios.

Todo eso debe informarse a MLB. Y para ello se requiere el visto bueno de las autoridades nacionales y locales.

Revisa otras noticias de la LVBP haciendo click aquí.

Ignacio Serrano

Comparte este artículo:

Publicar un comentario

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.