Top Menu

 

EL EMERGENTE. El club de ganadores del bateador designado universal


EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano

Que levante la mano quien haya disfrutado viendo a Víctor Martínez en el home, con un bate entre las manos.

El guayanés es posiblemente el designado más notable que ha dado Venezuela a las Grandes Ligas. Comenzó su carrera como catcher, se paseó por la inicial como alternativa para aprovechar mejor su ofensiva, pero su carrera no habría sido igual de no haber podido ser el bateador que normalmente sustituye al pitcher en el lineup de todos los días.


Martínez fue cuatro veces al Juego de Estrellas como receptor. Solamente en una ocasión lo hizo en el otro rol. Pero el 22 de septiembre de 2018, cuando disputó su último juego, contaba 859 encuentros como careta, 214 como primera base y 869 como designado.

Sí, el nativo de Ciudad Bolívar terminó viendo más acción como sustituto habitual de los monticulistas en la alineación que en cualquier otra responsabilidad.

Eso en parte sucedió por una necesidad. V-Mart sufrió no una, sino dos delicadas lesiones en las rodillas. Perdió todo 2012 y corrió el riesgo de ir tempranamente al retiro. Gracias a que pasó a ser designado, pudimos verle alcanzar picos importantes en su camino. A partir de 2013 ya prácticamente no jugó a la defensiva.

En ese papel sumó sus últimas dos campañas sobre .300, sus últimas dos cosechas de 27 o más jonrones, su último torneo de 100 empujadas. Fue líder de la Liga Americana en promedio de embasado, OPS y bases por bolas intencionales recibidas al ejercer esa tarea en 2014. A una edad en la que, dadas las circunstancias que sufrió, entre los 34 y 37, podía ya estar fuera, él en cambio bateó para .296/.357/.464, con un estupendo OPS ajustado de 124 que deja una prueba de su talento con el barquillo: su rendimiento fue 24 por ciento mejor que la media de sus colegas en esas cuatro temporadas.

Venezuela y Detroit se habrían perdido sus últimas seis justas, quizás, de no haber existido la posibilidad de convertirse en designado.

Esa es una de las consecuencias colaterales de regla empleada desde 1973, que en principio fue polémica y que hoy se emplea en todas los circuitos profesionales de importancia, con la excepción de la Liga Nacional.

Ahora puedes apoyar a ElEmergente. Haz click aquí y sé parte de esta comunidad. La cantidad más pequeña cuenta

Eso, al parecer, está por cambiar. Pero antes de hablar de lo que ganará y perderá la Nacional con el uso del designado universal, que será tema de otra columna, vale la pena detenerse un momento y pensar: ¿cuántos más se beneficiarán de él?

¿Cuántos venezolanos podrán, como Martínez, hacer un nicho de ese rol y demostrar su valía con el bate?

José “Cafecito” Martínez no tenía dónde jugar en San Luis, pero ahora, con Tampa, es parte de la Americana. Algunos de sus compatriotas sin total garantía de titularidad y mucho potencial, sin embargo, permanecen en la Nacional.

Los Bravos podrán alinear a sus cuatro jardineros, dejando a uno de ellos como designado y aprovechando la defensa de Ender Inciarte, que hasta ahora está destinado a la banca en Atlanta. Allí hay un posible caso.

Avisail García ya no dependería del número de juegos que Ryan Braun pasará en la inicial de Milwaukee, incluso podría ser outfielder a tiempo completo, con su compañero asumiendo el turno del lanzador.

José Osuna tendrá sitio para desplegar su ofensiva en Pittsburgh, que ya asomó a tiempo parcial en 2019.

Wilmer Flores y Pablo Sandoval seguramente estarán más tiempo en el lineup de San Francisco, que en principio veía en ellos a dos piezas intercambiables por otras, en varias tareas y posiciones.


Incluso Jesús Aguilar pudiera ver garantizado su juego diario, que hasta ahora parece ser seguro en la primera base de Miami.

Hay mil argumentos para apoyar o denostar el uso del designado en la Nacional. Esa es otra discusión. Lo que sí está seguro es que veremos a varios venezolanos sacar provecho de esa inesperada oportunidad y tal vez lograr el estrellato que en la segunda parte de su camino consiguió V-Mart.

Ignacio Serrano

Comparte este artículo:

3 comentarios :

  1. Quizás sea un romántico de la pelota, pero a pesar de ser ingeniero, gozar con el jonrón y ser fanático de los Yankees; detesto el designado y la sabermetría y adoro esa estrategia típica de Billy Martin y Sparky Anderson y ese espíritu de equipo que hacían que los juegos durasen un promedio de 2:30 horas, aunque estoy consciente que el béisbol, así como el fútbol, han cambiado en los ultimos 50 años.

    ResponderEliminar
  2. Al igual que Franco, soy un romántico del Beisbol, y mi opinión es que con el BD se pierde algo de lo más hermoso del juego, la estratégia, la decisión de dejar batear a un lanzador en un juego cerrado es una de ella. Preston Gomez es famoso por sacar a un lanzador que estaba lanzando un not hit, no run por un bateador emergente.

    ResponderEliminar
  3. Si, el designado es un golpe a la estrategia y además que el designado es un medio pelotero, es solo dedicarse a batear y medio correr, por eso los bateadores designados, kes cuesta tanto llegar al salón de la fama, véase el caso de Edgar Martínez y David Ortiz

    ResponderEliminar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.