Top Menu

 

Los Extrabases de Alfonso Saer


EXTRABASES
Por Alfonso Saer

EL Rey nunca ha podido colocarse la corona de una Serie Mundial. Fueron quince años con Seattle, todos llenos de grandes expectativas, aunque los torneos recientes arrojaron más amarguras que agradables sabores. Félix Abraham Hernández se ha ido de la costa oeste al centro sur de USA en busca de otros aires venturosos. Se instala en el campamento de los Bravos de Atlanta con un saldo de 9-22 en las dos precedentes campañas y promedio de limpias sobre 5.00 en cada caso. Desde el 2015 no lanza un juego completo y desde el 2014 no baja de 3.50 su efectividad. Trae a la escuadra indígena 169 triunfos, un Cy Young (2009) y seis Juegos de Estrellas, símbolos de años vibrantes en tronío, calidad... TODO eso queda en el escritorio porque debe borrar el pizarrón y entrar en una nueva fase. La primera tarea es novedosa para el carabobeño. Debe ganarse un puesto en el roster y seguir tras un cupo en la rotación. Lo segundo es que necesita metamorfosis en el montículo. Curva, slider, cambio, todos esos recursos que eran secundarios de una recta mortífera, ahora serán elementos principales. Muchos observadores lo tuvieron como el pitcher más completo en la primera década de este siglo. Era indescifrable, algo que perdió de manera progresiva.

*************************************

OTROS pitchers de alto rango han firmado grandes contratos a los 33 años. En el caso de Hernández ha tenido que aceptar un convenio de liga menor sin ningún tipo de garantías. Su último tramo con Seattle obtuvo más de 27 millones de dólares y durante ocho zafras devengó entre 18 y esos 27 de los gordos. Con cuentas bancarias a reventar lo que resta es orgullo, ganas de seguir. Perder casi diez millas en la recta no es cualquier cosa. La tarea mental significa aceptar el frenazo de la bola rápida y entrar en el mundo de los habilidosos, los mañosos, los que engañan con una suerte de cambios, curvas y cuanto envío enrevesado se les ocurra. Un ejemplo criollo lo tenemos en Freddy García, otro exitoso nativo en Grandes Ligas, cuya recta reciente daba para tomarse un café antes de su arribo al plato, pero sus modificaciones le sirvieron para mantenerse algún tiempo extra en el máximo nivel... CIERTO, a los 33 calendarios nadie debe sentirse viejo para jugar pelota en el estrato más importante, salvo por la pérdida rotunda de las facultades. Un tirador eximio que nunca ganó veinte juegos, Hernández se reta a sí mismo. El spring training será el máximo juez.

*************************************

ROB Manfred tiene un polvorín en su oficina de MLB. No parece estar manejando el espinoso asunto del robo de señas con la delicadeza pertinente. Habla mucho y le rocía combustible al fuego. Parece pecar por la boca con la acidez o imprudencia de sus palabras. Le espera una muy larga temporada llena de suspicacias, bolazos, revanchas, voces agoreras y peloteros desafiantes. Cualquiera puede presentir que este fuego, lejos de apagarse, está en vías de lanzar muy lejos sus bocanadas... EL caso es que los títulos de Houston (2017) y Boston (2018) se tornan grisáceos. Tendrán un asterisco imaginario, quiérase o no. La tecnología ofrece sus bemoles y este fue uno de ellos. Es imparable el avance de la ciencia en el deporte, pero ojalá no lo contamine ni lo convierta en algo tan automático que lo haga aburrido... CARLOS Carrasco es señalado en la página oficial de MLB como uno de los candidatos a ganar el Cy Young de la Americana. El tirador de los Indios, felizmente recuperado de leucemia, se ausentó desde el 30 de mayo hasta el primero de septiembre, volviendo con su recta humeante y un ánimo desbordante. Trabajó poco en cada aparición, pero parece tener listo su arsenal para anclar, ojalá, en ese lauro que anuncia como posible MLB.

*************************************

RENÉ Reyes llegó el viernes a 42 años. El dato reluce porque el margariteño no baja su nivel, ni ceja en su empeño. Acaba de cumplir una campaña notable (.282, 32CE, 9HR, .920-OPS) con Caribes y alcanzó los 1.000 hits en Venezuela. Ha sido, pese a rendir con todas las camisetas, un trotamundos. Seis equipos en la pelota nuestra han visto sus quehaceres. Estuvo en liga grande con Colorado en dos temporadas... SI todo va bien, Miguel Cabrera debería arribar a 3.000 hits en el 2021. Necesita 185, cifra que en sus mejores tiempos despachaba de un viaje. Esa infausta temporada del 2018 —solo 38 juegos— es la que ha retrasado su presencia en estadísticas de mayor relieve. A 23 jonrones de los 500 y solo seis empujadas de las 1.700, el aragüeño llegó a los entrenamientos con muchos kilos menos, casi 37 años a cuestas —los cumple el 18 de abril— y el deseo de recuperar su sitio entre los mejores bateadores de la actualidad. Recordemos que está firmado hasta el 2025 y en el trayecto meterá en sus arcas treinta millones de dólares por zafra. Es el séptimo mejor pagado de la actualidad, departamento jugoso que Stephen Strasburg lidera con 38,5 millones.

--

Publicada en La Prensa de Lara, el viernes 21 de febrero de 2019. Aquí reproducida con autorización del autor.


@alfonsosaer

Comparte este artículo:

Publicar un comentario

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.