Top Menu

 

Los Extrabases de Alfonso Saer


EXTRABASES
Por Alfonso Saer

SABORES agridulces en la isla del encanto. Un atrevido comando guaro activado con urgencia llegó a las puertas de una conquista memorable. Faltó un paso, un toque más de audacia para alzar la corona que Cardenales no guarda en sus vitrinas. Sin embargo, el enfado por la fallida acción final dio inmediato paso a la satisfacción por el deber cumplido. Los subcampeonatos siempre tienen un toque de amargura. Pero en el caso de la escuadra larense hay motivos para amasar alegría, disfrute. Esta no fue una aventura normal, común. Estamos hablando de un campeonato cargado de incidentes, aquejado por tropiezos graves, un evento en peligro de efectuarse, lleno de enemigos, criticado con acidez pero montado a sangre y fuego... ARRANCADA tardía el 5 de noviembre entre vientos agoreros y sobresaltos frecuentes. Todos los equipos se armaron sin sus peloteros MLB. Algunos recurrieron a jugadores desconocidos o veteranos en retiro. Los importados fueron diferentes y los criollos de etiqueta hicieron obligado mutis. Era subir una pesada cuesta con estadios semivacíos, pronósticos oscuros, rosters remendados, personal técnico novicio. Como para tirar la toalla, algo que los dirigentes venezolanos miraron de soslayo, retadores. Había que salvar el beisbol profesional, fuente de diversión, sostén económico de muchos, tradición indiscutible y pionera.

***********************************************

LARA, como los otros, partió casi de cero. Progresivamente el proceso de adaptación, de ajuste, se fue generando mientras se aguardaba por noticias de buena fuente desde el norte. Las novenas acusaron los golpes económicos. Luis Ugueto asumió una misión que no se imaginó jamás. La gerencia tiró el anzuelo en varios lugares. Aparecieron jugadores con poco o ningún palmarés. Grata sorpresa con Yojhan Quevedo, catcher de la liga belga; Osman Marval, el MVP de Colombia; Josmar Cordero, procedente de un incipiente circuito chileno, y Ángelo Palumbo, llamado desde Italia para integrar la rotación, uno de los fuertes del club. Eso para citar solo algunos de los peloteros que surgieron de la precariedad. Luis Jiménez poco a poco se ganó la titularidad con sus tablazos bestiales... EN diciembre la mala racha. Reveses en diez de catorce juegos y los de abajo acechando. Llegó la primera reacción importante del club amparado en un toletero sensación como Yordanys Linares y en el empeño de los dominicanos Welington Dotel y Jonathan Gálvez. Hubo que aceptar el slump inacabable de Carlos Rivero, cuyo guante maravilloso lo mantuvo en la nómina titular. La reacción del equipo lo instaló de segundo para la postemporada.

***********************************************

POCAS veces hemos visto un Cardenales tan inquieto, inconforme, hecho para los grandes momentos, revulsivo en toda su alineación. Un protagonista en cada fecha. A cada afrenta respuesta con entereza. Se batió airoso en seis juegos contra Magallanes, ganando el último en casa con una voltereta al marcador en el octavo tramo, gracias a los pacientes turnos de Jiménez. La gente comenzó a llenar el AHG, a entender que el béisbol bien jugado atrae multitudes. Henry Centeno le brindó más profundidad al grupo de Raúl Rivero, Néstor Molina, Williams Pérez y Ángelo Palumbo... CONTRA Zulia la tarea surgía como más difícil pero el crecimiento fue mayor. Pocas veces se puede barrer a las Águilas en su feudo y los pájaros rojos lo hicieron mostrando en cada partido reacciones que auguraban un finalista de pretensiones. Lara se caracterizó por hacer lo suficiente en cada compromiso, aprovechando al máximo las pifias rivales y reaccionando ante cada golpe opositor. Capítulos excitantes, revirtiendo juegos con un espíritu indómito, digno de mayores quehaceres. El elenco no bateaba mucho a veces pero era certero en sus ataques, consistente... CONTRA Caribes se desbordó el caudal de las emociones. En cada choque sufrimiento mayúsculo. Cada out era librado en una pugna espectacular. Traer la serie abajo 2-3 y rescatarla en dos juegos inolvidables en casa hicieron de Cardenales un club milagroso, fajado en las instancias exigentes. Quien puede olvidar la atrapada de Linares en el sexto y su hit ganador en el séptimo. Las conexiones de Josmar Cordero en ambos encuentros. Y —no está demás citarlos— errores que generaron angustia indescriptible. Al cabo, un sexto campeonato tallado en piedra.

***********************************************

EN la Serie del Caribe la situación se complicó en demasía. Los tiradores abridores —con excepción de Palumbo— no pudieron viajar. Tampoco Francisco Arcia, Quevedo, Jiménez, Jecksson Flores, Linares, Yonathan Mendoza, entre otros. El equipo era una selección nacional, pero el espíritu combativo no se quedó varado. Seis marcas contra Colombia en un séptimo inning decisivo. Triunfos ante los poderosos dominicanos y boricuas, siempre con cierres exasperantes, de alto voltaje, recurriendo a ese amuleto invisible que también acompañó al club en la parte complementaria del torneo. A Panamá se le ganó con dos rayitas y a México con dos imparables y una carrera... EL sueño sanjuanero terminó ante los Toros del Este, 9-3, porque falló el pitcheo que había cargado a la divisa en enero y febrero. Por tantas incidencias el vice campeonato tiene estatura de gran desempeño. Ningún reproche o reclamo. Entrega total de un grupo amalgamado con circunstancias muy especiales. Archivamos el recuerdo gratísimo de un conjunto estelar que supo obsequiarle al país garra congénita. Con tanto linaje el orgullo nos conmueve. Toga y birrete, campeones del coraje.

--

Publicada en La Prensa de Lara, el martes 11 de febrero de 2019. Aquí reproducida con autorización del autor.


@alfonsosaer

Comparte este artículo:

2 comentarios :

  1. La verdad yo fui fanático de Cardenales de Lara por más de 30 años,y nunca vi un Cardenales como este equipo,Los pájaros Rojos han demostrado su capacidad de remontar en la adversidad, Alfonzo Saer,yo lloro de emoción cuando Cardenales Gana y tu grito de iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiip eso me hacen más llorar de emoción, Cardenales de Lara es ahora un equipo más aguerrido y capaz de remontar adversidad,Será una Dinastía,,,,, veremos, ahora apoyo al Magallanes, pero Lara es un gran equipo,un carro de leña,,,,Suerte y gracias Alfonso Saer el Narrador 😂😂😂😂😂

    ResponderBorrar
  2. La mágica pluma de Don Alfonso Saer, describe en poco tiempo una temporada inolvidable para el querido Cardenales de Lara !!

    ResponderBorrar

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.