Top Menu

 

¿Cómo llegó el beisbol a México?


 Por Joaquín Villamizar
Una cita con la historia

¿Cómo llegó el beisbol a México? Esta es una historia verdaderamente apasionante. Unos 8 lugares son conocidos como el sitio “donde se jugó beisbol por primera vez en México” y en cada caso se cita un año distinto.

En realidad, por los documentos encontrados, reservados y registrados, el primer sitio es fácil de establecer. Fue en Guaymas, Sonora (al noroeste del país). En mayo de 1877, se encontraba en ese puerto un buque fondeado de nombre “Montana” y los marinos de esa unidad pidieron permiso a principios de ese mes a la Capitanía de Puerto para bajar con el fin de practicar beisbol, un juego que era totalmente desconocido para los habitantes de la ciudad.



Al desembarcar, se pusieron estos navegantes junto a  los muchachos de la zona a limpiar y acondicionar una buena extensión de terreno baldío, en donde después se levantaría la Cárcel Municipal y que se conocía para entonces, como “la Plaza de las Carretas”, porque era en donde tenían su paraje los carruajes que llevaban la harina desde Hermosillo.

Al finalizar de limpiar, los marinos trajeron sus útiles, que constaban de bates, pelotas, guantes y lo que más llamó la atención, que fue la careta del catcher.

Cuando comenzaron los calentamientos, todas las personas seguían el curso de la pelota volando de un lado a otro con el fin de ver la destreza al atraparla un jugador. Todo esto fue registrado el 11 de Mayo de 1877, como “la primera vez que se jugó beisbol en México” por Don Torcuato Marcor, hombre muy respetado de la zona.

Cuenta la leyenda que cuando los lugareños vieron la careta del catcher por primera vez pensaban que el juego consistía en quién aguantaba más los golpes en la cara protegida por las pelotas después de batearlas, ¿qué tal?

En agosto de ese mismo año 1877, en Nuevo Laredo, Tamaulipas (al noreste de México, ciudad fronteriza) unos obreros que trabajaban en la instalación de las líneas del tren en Nuevo Laredo, bajo la supervisión  de un norteamericano a cargo del proyecto, de nombre Johnny Tayson (que los había enseñado a jugar beisbol), jugaron todo ese mes en esa zona.

Hay documentos registrados en 1884 que garantizan que se jugó beisbol en Mazatlán (ciudad en el noroeste de México). Los veracruzanos pensaron por mucho tiempo que ellos eran los primeros que jugaron beisbol en México, en 1886 (Veracruz es el puerto más importante del país, ubicado al sureste). Pero luego aceptaron que fue en Guaymas (al constatar la documentación registrada).

En 1887, se comenzó a jugar beisbol en Ciudad de México con el naciente equipo “Mexicano Club”, sin duda el más antiguo de la república. Pero los que aún no aceptan a Guaymas como primer lugar beisbolero son los habitantes de San Juan Cadereyta Jiménez, en Nuevo León (al noreste del país), poblado con 3.000 habitantes.

En la entrada del pueblo hay un inmenso arco en donde se lee: “Bienvenido a San Juan Cadereyta Jiménez, donde por primera vez se jugó beisbol en México, en 1889”.

La historia cuenta que el 4 de julio de 1889, en la estación San Juan se tendía la vía férrea Monterrey-Tampico, y el encargado de la obra, el Coronel Treadwell Ayres Robertson, les dio el día libre a sus trabajadores por ser día feriado en Estados Unidos. Los obreros se pusieron a jugar beisbol en un campo que se encontraba del lado derecho de la entrada del puente del ferrocarril con rumbo a oriente. En su empeño por investigar la historia, el periodista Juan Vené se trasladó a ese sitio el 16 de Febrero de 1992 para buscar en los archivos locales alguna prueba  que confirmara la versión de que fue allí en donde se jugó pelota en México por primera vez, y no encontró nada por escrito, ni registrado.

Vené sí fue atacado por los lugareños. El diario local “El Porvenir” de Monterrey publicó este título a 8 columnas: “Cuestiona Vené sea San Juan cuna del beisbol mexicano”. Estaban muy ofendidos. La gente de San Juan es la más vehemente entre quienes se acreditan la cuna del beisbol mexicano.

En 1906 jugó en México por primera vez un equipo de las Mayores, los Medias Blancas de Chicago. En 1925, se fundó la Liga Mexicana de Beisbol. En los años 30, se reforzaron los equipos mexicanos con jugadores cubanos tan famosos, como Lázaro Salazar, Martín Dihigo, Agustín Bejerano y Brujo Rossell.

Amigos, una época memorable del beisbol mexicano fue la década del 41-51. Les garantizo que merece nuestra máxima atención. La próxima semana hablaremos de ella. Es historia.

Joaquín Villamizar

Fuentes: El Beisbol en Sonora, de Miguel Durazo. Cien años sobre el Diamante, de Sergio Ramírez Benítez. La otra historia, de Arturo León Lerma. Sonora Mágica y Desconocida, de Ángel Encinas Blanco. Historia del deporte en Veracruz, de José Luis Cupilla. Cinco mil años de Beisbol, de Juan Vené.

Comparte este artículo:

Publicar un comentario

Todos los comentarios deben evitar los insultos. Se puede criticar sin llegar a la grosería o el irrespeto

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.