Top Menu

 

Los Extrabases de Alfonso Saer


EXTRABASES
Por Alfonso Saer

LUIS Jiménez es un pelotero impacto. Su raro poder —el mayor slugger que hayamos visto en la liga criolla— adornó con una aureola muy vistosa. Ya sabemos que no ha tenido la disciplina suficiente para llegar tan lejos como sus laberínticos tablazos. A sus 37 años vuelve a luchar contra enemigos importantes, el sobrepeso y la inacción. Se trata de un jugador que ilusiona porque resuelve fácilmente los juegos de pelota. Los jonrones que compila en este circuito son 100 exactamente, 72 de ellos despachados con el uniforme del club que le dio cobijo desde inicios del siglo. Su retorno a Cardenales era un rumor y al final se hace realidad. Es una auténtica incógnita porque el calendario resulta un oponente que termina ganando todas las batallas... CARIBES probablemente lo negocia porque no ha bateado, por cuestiones económicas, porque no cree en él y porque necesita pitcheo con urgencia, aunque Álex Torres no sea una esperanza firme para ofrecer sesiones importantes. Lara lo trae porque un hombre como el bobareño puede ser un porrazo positivo y truena como boom de taquilla. Ya antes ha vuelto de alguna inercia ofensiva, aunque, insistimos, es ahora cuando tiene 37 años.

********************************

CON interrogantes, el astro zurdo será, empero, una atracción en el AHG. La imagen de sus conexiones fuera de los límites sensatos está bien grabada entre quienes seguimos de cerca a los pájaros rojos. La liga actual encaja en sus posibilidades de resurrección, a lo que se aferró Cardenales desde que hizo la operación con la tribu anzoatiguense. El forzudo inicialista, designado en sus tiempos recientes, mostraba un pálido .152 con cinco hits en 33 turnos, sin nada para la calle y dos empujadas. Por eso sale por la puerta de atrás de Caribes, equipo al cual le dio rótulos de alta factura, incluyendo el Grand Slam que enterró a Lara en la final 2017-2018... ARRIBA a un club diferente del que tuvo en el pasado. Los guaros están en feliz arrancada y cuentan con bateadores rendidores para el cargo de designado. El manager Luis Ugueto, quien lo conoce de sobra, seguramente lo tendrá como hombre de primera a la hora de emerger, o le dará un chance a ver si puede catapultar, enganchar sus célebres toletazos al estilo que se le conoce... EL vallenato va a sonar en algún momento. Luis Jiménez es un ídolo entre los aficionados crepusculares y mucha gente irá a verlo nuevamente con su número 35, popular entre sus seguidores. A ver cómo le va con los pitchers. Suerte.

********************************

LA banda escarlata transitó un calendario exigente en las tres primeras semanas. Ha jugado mucho más en la vía que en casa y los dividendos están abonados con un saldo promisor (6-3) en los primeros nueve cotejos efectuados en la ruta. Todo elenco ganador se ve bien, pero Cardenales necesita ajustar muchas cosas. Su pitcheo abridor ha tenido algunos baches porque Williams Pérez estará en el roster a partir ahora, Raúl Rivero y David Martínez salen de lesiones y por eso el quinteto abridor todavía no se ensambla por completo. Seguramente, cuando todo esté sobre ruedas, Molina, Rivero, Palumbo, Martínez y Pérez serán los que tengan la bola para iniciar los encuentros... A sabiendas de que séptimo, octavo y noveno innings están bien cubiertos con Vicente Campos, Ricardo Gómez y Pedro Rodríguez, el estratega Ugueto trata de fortalecer los episodios anteriores, los que siempre generan dolores de cabeza. Allí pululan los nombres de Jesús Sánchez, Juan Sandoval, Ronald Ramírez, José Martínez, Gumercindo González y ahora Osmer Morales, entre otros. El pitcheo ha sido y será la tarjeta de acceso a mejores instancias, no hay dudas. Llegó al viernes de tercero en las estadísticas con 3.48.

********************************

LARA arribó al fin de semana con promedio de .297, tercero en el grupo. Jonathan Gálvez y Yordanys Linárez bajaron un poco su producción mientras que Welington Dotel continúa en deuda. El comando sigue a cargo de Yojhan Quevedo, quien se trajo de Bélgica un cargamento de dinamita y lidera a los bateadores de la LVBP exactamente con .500. Asombra la contundencia con la cual castiga la pelota y la manera cómo envía sus conexiones hacia todas las bandas. Aún falta por explotar el madero de Carlos Rivero, cuya cuota de poder aparecerá seguramente. La ofensiva de Josmar Cordero (.370) y Ósman Marval (.293) ha sido grata noticia, en tanto que Anthony Jiménez (.339) no hace más que recordarle a la gente que tiene las herramientas y solo debe darles uso. Si el trío importado aporta más, que debe ser así, la agrupación larense va a tener todavía mejores resultados que los obtenidos ante Aragua, escuadra que los dejó en dos carreras al cabo de dos compromisos... FIN de semana interesante. Desde el viernes contra Magallanes y el segundo debut Luis Jiménez, luego el puntero Zulia y el oriental Bravos. Néstor Molina, Williams Pérez —si firmó— y posiblemente Raúl Rivero serán los tres de oficio en el retorno cardenal a su nido.

--

Publicada en La Prensa de Lara, el viernes 22 de noviembre de 2019. Aquí reproducida con autorización del autor.


@alfonsosaer

Comparte este artículo:

Publicar un comentario

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.