Top Menu

 

La peor Serie Mundial de todos los tiempos

El polémico Cap Anson, protagonista de aquel duelo de 1885

Siempre se polemiza sobre cuál de todos ha sido el mejor Clásico de Octubre. Pero nadie habla del peor. Y quizás sea porque casi todos ignoran su existencia. De hecho, se jugó en el Siglo XIX, antes del nacimiento de la Liga Americana

Joaquín Villamizar
Una cita con la historia

¿Cuál ha sido la Serie Mundial con mayor cantidad de errores en la historia de las Grandes Ligas? ¿Por qué algunos historiadores no toman en cuenta las series mundiales del Siglo XIX, sino a partir de 1903?

Si investigas los libros de records del beisbol moderno (a partir de 1903), se afirma que el record de errores de una Serie Mundial es de 34, impuesto en 1909 entre Pittsburgh y Detroit... pero, eso es solo la marca señalada por los historiadores que comentan acerca del Siglo XX en adelante.



La marca de errores de todos los tiempos es de ¡103!

Ocurrió en la Serie Mundial de 1885, entre los Carmelitas de San Luis, de la American Association, con su manager Charles Comiskey, y los Chicago White Stockings de Adrian “Cap” Anson, de la Liga Naciona.

Fue una serie a ganar 4 de 7 juegos. Hubo 4 que terminaron antes de los 9 innings, 3 por oscuridad y el otro por una protesta, ya que Comiskey se llevó a su equipo ante una decisión del único umpire de esa Serie Mundial.

El total de innings jugados fue de 56, casi 8 por juego y cerca de 2 errores por inning.

Todavía en esa Serie Mundial los jugadores no querían jugar con guantes, ya que eso era tener miedo, carecer de hombría. Solo el catcher y el pitcher usaban guantes, y muy pequeños (casi guantines como los que se usan ahora para batear).

Hay que comprender que se jugaba en terrenos muy irregulares y pedregosos. Un dato curioso: el primera base nunca se despegaba de la almohadilla, ni siquiera para tratar de agarrar un batazo. El primer jugador que se despegó de la base para fildear en primera, fue el propio Comiskey, pocos años después.

Era este el segundo año en que los pitchers lanzaban por arriba del brazo. Hubo 96 hits en la serie y 2 jonrones.

Se disputaron un juego en Chicago, tres en San Luis, uno en Pittsburgh y dos en Cincinnati. No había preocupación de que los fanáticos vieran todos los juegos de su club, querían jugar en las plazas más productivas. La desorganización de la época llegó al clímax al final de los 7 juegos, cuando un comité de propietarios declaró empatada la Serie Mundial, por lo que el dinero quedó en manos de los dueños y no de los jugadores.

Sucedió que Anson se había negado a aceptar el triunfo de su equipo por forfeit, cuando Comiskey y los suyos abandonaron el terreno. Se repitió ese juego y ganó San Luis 13 por 4, por lo que los Carmelitas reclamaron el triunfo final. Entonces, Anson reculó y dijo que mejor valía el forfeit (¿qué tal?).

Fue por eso que el comité de propietarios declaró el empate, para quedarse con el dinero de los peloteros.

Esta Serie Mundial fue declarada la peor de la historia. Incluso hay una reseña del gran escritor de beisbol Lee Allen, en su libro The World Series, que dice: “Estos fueron, sin duda, los peores juegos puestos a la vista de una audiencia de Series Mundiales”.
La irresponsabilidad permanente los organizadores de la época fue la causa principal para que algunos historiadores del beisbol no tomaran en cuenta en sus trabajos estas actividades anteriores a 1901, cuando surge la Liga Americana, negándose a reconocer las series mundiales antes de la celebrada en 1903 (cuando se inicia la pugna entre las ligas Nacional y Americana). Pero definitivamente es una falla grave, ya que los hechos y las Series Mundiales ocurrieron desde antes.

Se reconoce que no hay mucho material para investigar esas series antiguas, pero, mal o bien organizadas, existieron. Es historia y debe relatarse como ocurrió.

En eso debemos quitarnos el sombrero ante historiadores como Juán Vené que ha llegado hasta los tuétanos de la intrincada historia del beisbol de Grandes Ligas.

Es historia, amigos.

Joaquín Villamizar

Fuentes: Cinco mil años de  beisbol por Juán Vené. The World Series, Lee Allen. Diarios de Henry Chadwick.

Comparte este artículo:

1 comentario :

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.