Top Menu

 

El destino del Kid Rodríguez y el ejemplo de Vitico Davalillo


EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano

No pasa muy a menudo. Arcenio León lo hizo en 2017. Fue el último venezolano en dar el salto a las Grandes Ligas desde el beisbol mexicano. No es una tarea imposible, pero tampoco es fácil de lograr. Esa es la meta que se ha impuesto Francisco Rodríguez al aceptar el contrato que le ofrecieran los Acereros de Monclova.

El más célebre de todos posiblemente fue el gran Vitico Davalillo, en 1977. El legendario zuliano ya rondaba los 40 años de edad en aquel entonces, pero no dejaba de batear todo tipo de pitcheo. Los Dodgers de Los Ángeles fueron a buscarlo en el principal circuito azteca y él respondió con aquella brillante actuación en los playoffs, que incluye el más célebre toque de bola que haya efectuado un criollo en las Mayores.

Que Francisco Rodríguez tenga todavía un camino por recorrer en la MLB es algo que aún está por verse. Ya tiene 37 años de edad, así que no hablamos de un serpentinero joven. Acumula, de hecho, 16 temporadas en la gran carpa. Ninguno de sus compatriotas ha pasado tanto tiempo allá arriba, siendo lanzador.

El suyo ha sido un verdadero privilegio, aunque es cierto que muchos nos quedamos con un sabor a poco en la boca, tras verle descarrilarse en ese camino impecable que le llevaba a un sitio que únicamente han recorrido Mariano Rivera y Trevor Hoffman, los dos mejores cerradores de todos los tiempos.

El declive del Kid fue tan evidente como abrupto, pero precisamente por lo abrupto quedó la duda en cuanto a si no se trató solamente de un mal año, seguido por una mala racha y la imposibilidad, o quizás la incapacidad, que no es lo mismo, de conseguir una oportunidad para volver a mostrarse.

Por entonces tenía 35 años de nacido y venía de tres torneos seguidos en los que su peor efectividad ajustada fue de 125. Quiere decir que en todo momento fue al menos 25 por ciento superior a la media de las Grandes Ligas. ¿Por qué se desvaneció tan rápidamente?

Tal vez era algo que venía amenazando desde que su recta dejó de superar las 90 millas por hora y su control dejó de ser el de siempre. Al no poder pasar a los rivales con la facilidad de antes ni poder colocar siempre la pelota exactamente donde quería, parecía claro que el caraqueño estaba enfrentando un desafío, a pesar de haber sumado 126 rescates, nada menos, entre 2014 y 2016.

La forma en que terminó la pasantía de Rodríguez en Detroit, en ese 2017, fue posiblemente determinante para lo que ha venido después. Fue un final a disgusto, que quizás dejo mala impresión en sus empleadores. Eso, unido al desagradable episodio en Nueva York, cuando defendía a los Mets, posiblemente gravite todavía en la cabeza de algunos gerentes.

Pero esta no debería ser la razón definitiva de su ausencia en el beisbol organizado. Después de todo, los Nacionales de Washington intentaron con él de inmediato y lo dejaron ir muy pronto, al verle dar más bases por bolas y ponchar a menos rivales de lo esperado entre Clase A avanzada y Doble A.

En la Liga del Atlántico, el año pasado, fusiló a un hombre por inning, pero dio más de un pasaporte por cada dos entradas. Es verdad que su efectividad fue de 2.76 y que únicamente Felipe Paulino rescató más encuentros que él. Pero eso no bastó para cautivar la atención de las Mayores.

Ahora va a México, con la difícil tarea de reemprender el camino a la MLB, donde quizás todavía pertenezca. O quizás no. Su placa en el Salón de la Fama probablemente depende de los 63 salvados que le faltan para llegar a 500. Cooperstown ha sido hostil al momento de evaluar las carreras de los relevistas.

No es imposible. Arcenio León lo logró antes de lesionarse y volver a quedar fuera y Vitico Davalillo hizo mucho ruido con los Dodgers después de jugar en la tierra de los manitos. Pero quizás sea demasiado el esfuerzo que ha realizado y los innings que acumula en el hombro derecho, especialmente por todo el tiempo que dedicó a lanzar con los Tiburones de La Guaira en la pelota invernal, en lugar de descansar y cuidarse para estos tiempos duros.

Veremos cómo le va.

--

Columna publicada en El-Nacional.com, el miércoles 12 de junio de 2019.

Comparte este artículo:

15 comentarios :

  1. Ahora que el Kid se le desgasto su brazo no veo a los fanaticos de Venezuela que tanto critican si un pelotero no viene a jugar, donde estan le estan pagando a el un sueldo de Big Leaguer? Igual ojala el Kid se recupere se lo merece.

    ResponderEliminar
  2. Realmente es una lástima lo de Francisco Rodríguez, con lo bien encaminado que iba para el Salón de la Fama. El problema, es que incluso si regresa, difícilmente le vuelvan a dar el rol de salvador a tiempo completo, principalmente por su edad, su baja de velocidad y que ahora muchos equipos usan comités de lanzadores para ese rol. Creo que ya sus chances para el Salón de la Fama son casi nulos.

    Quedará ligarle a Felix, para que se recupere, pues aparenta que va a pasarle lo mismo que a K-Rod

    ResponderEliminar
  3. Realmente es una lástima lo de Francisco Rodríguez, con lo bien encaminado que iba para el Salón de la Fama. El problema, es que incluso si regresa, difícilmente le vuelvan a dar el rol de salvador a tiempo completo, principalmente por su edad, su baja de velocidad y que ahora muchos equipos usan comités de lanzadores para ese rol. Creo que ya sus chances para el Salón de la Fama son casi nulos.

    Quedará ligarle a Felix, para que se recupere, pues aparenta que va a pasarle lo mismo que a K-Rod

    ResponderEliminar
  4. Un buen trabajo periodístico que se arruina con sus ultimas 47 palabras: "Pero quizás sea demasiado el esfuerzo que ha realizado y los innings que acumula en el hombro derecho, especialmente por todo el tiempo que dedicó a lanzar con los Tiburones de La Guaira en la pelota invernal, en lugar de descansar y cuidarse para estos tiempos duros...". Atribuir a las fugaces apariciones en nuestro beisbol a lo que resulta un normal deterioro fisico por el transcurso del tiempo, mas que un error es un acto de maldad. Era un regalo que hacía el KID a los venezolanos al mostrarnos su enorme talento antes que disminuyera. Acá en Venezuela no solo lanzó con su equipo TIBURONES DE LA GUAIRA, también lo hizo con CARDENALES DE LARA, LEONES DEL CARACAS y NAVEGANTES DE MAGALLANES, creo. Las causas de la disminución de las cualidades de lanzador de FRANCISCO RODRIGUEZ, solo son atribuibles al tiempo, el implacable que pasó. Por supuesto que eso no significa que nuestro campeón no logré retornar a las grandes ligas, seguramente lo logrará. Pero no será el mismo muchacho "veintiañero" que se enfrentó a Barry Bonds durante el Juego 7 de la Serie Mundial de 2002 el domingo 27 de octubre de 2002.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que para ti es maldad, porque eres fanático, para mí es rigurosa objetividad.
      El Kid lanzó 168 juegos en 11 temporadas en Venezuela, sumando postemporadas. Es el equivalente a casi tres temporadas completas para un relevista en las Grandes Ligas.
      Si todo se resumiera en edad, Félix Hernández no tendría la velocidad que tiene hoy. Pero Félix suma casi 3.000 innings, lo que ha adelantado su declive (ojalá se reinvente y nos dé muchos buenos años más).
      Con todo y eso, al escribir yo QUIZÁS, estoy dejando la puerta abierta a que sea yo el equivocado. Pero de nuevo, tú lo vez como fanático y te entiendo, yo no puedo verlo así ni soslayar el pesos de esos casi 170 juegos adicionales que por supuesto tienen un costo. Si no lo tuvieran, la MLB dejaría a todo el mundo venir al Caribe y la carrera del Chico Carrasquel y tantos otros habría sido mucho más larga en las Mayores.

      Eliminar
    2. Mejor respuesta imposible amigo Ignacio, saludos.

      Eliminar
    3. Ignacio impecable siempre, sus palabras siempre tienen una base sólida

      Eliminar
  5. Así es, tenemos el ejemplo de Luis Leal desgastado por el esfuerzo de pitchear la temporada con Toronto y venir a Venezuela casi desde el vamos y el tempranero ocaso de Germán "Pichón" González por el sobre uso entre Minnesota y Aragua que dio origen al llamado "Síndrome del Pichón González"

    ResponderEliminar
  6. Bueno 37 años son bastante para el beisbol,la liga venezolana le sirvió de aprendizaje y mantenerse en forma.

    ResponderEliminar
  7. Entre 2002-2003 y 2011-2012 (10 temporadas) en RONDA ELIMINATORIA, el KID lanzó 110 innings. A un promedio de 11 innings por temporada. Y en post temporada, entre 2003-2004 y 2013-2014 (9 temporadas) en SEMI FINALES Y FINALES, lanzó 82.2 innings. O sea, hasta la temporada 2013-2014, la última que aparece reseñada en http://www.pelotabinaria.com.ve, Francisco Rodríguez lanzó en Venezuela 192.2 innings, en 11 temporadas. Lo que da un promedio de 17 innings por temporada.¿ Eso es mucho para un atleta élite, con los kilates del Kid ?. ¿Por eso se acortó su carrera?. No estaría tan seguro de eso. Luis Tiant, otro "guaireño", en siete temporadas en Venezuela lanzo 681 innings y eso no fue óbice para que brillara en grandes ligas durante 19 temporadas. El ejemplo de Luis Leal que señala el amigo Germán Rivas no se puede comparar con el caso del Kid. Entre 1978-1979 y 1991-1992 (14 temporadas) en RONDA ELIMINATORIA, LUIS LEAL lanzó 957.1 innings. A un promedio de 68 innings por temporada. Y en post temporada, entre 1979-1980 y 1990-1991(11 temporadas) en SEMI FINALES Y FINALES, lanzó 176.2 innings. O sea, según http://www.pelotabinaria.com.ve, LUIS LEAL lanzó en Venezuela 1133.3 innings, en 14 temporadas. Lo que da un promedio de más de 80 innings por temporada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado, no importa cómo quieras ponerlo, el caso es que Francisco Rodríguez no descansó como debía durante esa década y poco más. No importa cuántos innings más promedió, para llegar a ellos tuvo que reemprender el proceso de "construir el brazo", es decir, soltar a diferentes distancias, hacer 2-3 sesiones de bullpen, prácticas de bateo, juego simulado y finalmente entrar en juego.

      Ya eso representa una carga física que no le correspondía y que él, como muy bien apuntas, decidió "regalar" a los aficionados. Bien por él, porque mucho disfrutamos su presencia en la LVBP.

      Además de Leal y del Pichón hay más casos. Usar acá a Tiant es como usar a Nolan Ryan en las Grandes Ligas, es acudir a la excepción para tomarla como norma. Pero es verdad que la discusión es apasionante y siempre será grato darla.

      Lo que es irrefutable es que, lo promedies o no, el Kid apareció en casi 170 juegos adicionales que no debió (en teoría) haber lanzado. Le tocaba descansar en esas fechas. Y esos 168 juegos representan tres temporadas para un relevista en la MLB. TRES. Es como si él hoy tuviera 40 años de edad y 19 campañas en las Mayores.

      ¿Fue eso lo que aceleró el declive que vimos entre 2015-2016 (con su velocidad) y en 2017 (con sus números? No me atrevo a asegurarlo. Pero tampoco me atrevo a descartarlo. Estoy obligado por mi profesión, por mi entrenamiento profesional, a tomar en cuenta todas las opciones, incluso las que me resulten antipáticas. Tú, en cambio, lo descartas de plano. Bueno, OK, es tu derecho. Pero su brazo tiene en efecto tres temporadas más de recorrido y eso pesa, me temo.

      Igual disfruté su paso por la LVBP, quisiera verlo otra vez y disfrutaré si logra regresar, porque me entusiasmaba la posibilidad de que pudiera superar los 500 salvados y algún día aspirar seriamente a Cooperstown.

      Un abrazo.

      Ignacio

      Eliminar
    2. Y por cierto, ¿cómo te llamas? Siento que estoy escribiéndole a un anónimo...

      saludos

      Eliminar
  8. Son temas muy delicados cuando se trata de pitchers y catchers, las posiciones más exigentes para ejercer en el juego de pelota. También hay que añadir la condición física natural del atleta porque mientras hay los que llegan a 40 y están en buenas condiciones, existen otros que a los 35 están muy disminuidos y lo pueden en nuestra trilogía deportiva favorita : béisbol, fútbol y basket.

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.