Top Menu

 

Willians Astudillo: “Cada año trae un tropiezo, pero hay que levantarse”


El grandeliga de los Caribes de Anzoátegui, refuerzo ahora de los Cardenales de Lara, sigue aprendiendo en los diamantes y llegó al fin de semana con la posibilidad de convertirse en el único pelotero con anillo de campeón en las últimas dos temporadas de la LVBP, mientras prepara su regreso a Minnesota

Por Ignacio Serrano
El-Nacional.com

Willians Astudillo no pasa desapercibido. Sea por su corte de cabello, por su contextura física o su intensidad en el terreno, es imposible no prestarle atención. Ha bateado sobre .300 en todas las ligas donde ha jugado, incluso en la MLB, y no parece detener su crecimiento. Acaba de ser segundo en la votación al Jugador Más Valioso de la pelota venezolana y se prepara para volver a Minnesota, donde la prensa y el público le adoran.

Son sus habilidades con el madero lo que más llama la atención, sin embargo. Ha disputado cinco temporadas en la LVBP y se ha ponchado 15 veces, a un promedio de tres por campeonato regular. En dos torneos ha ido a batear más de 200 ocasiones con tan solo cuatro chocolates por zafra, un récord que implantó en la justa anterior y que aumentó en esta oportunidad, al sumar 261 apariciones en el home.

Pero este receptor devenido inicialista y finalmente utility, nacido hace 27 años en Barcelona, no muy lejos del estadio Chico Carrasquel, su casa deportiva, es una personalidad que trasciende la fama que va ganando. Es hombre de pocas palabras, pero atiende con gentileza a la prensa y a la fanaticada. El mismo día que dio esta entrevista, estuvo más de media hora en el terreno después del último out, charlando, firmando autógrafos  y jugando en el campo con niños que habían ido a ver el juego en el parque de Puerto La Cruz y que disfrutaban alborozados de un ídolo sin pedestal.

Dice que aún está aprendiendo en los diamantes. Viendo sus progresos, es difícil no creerle.

-¿Qué se busca aprender un pelotero que ya es grandeliga en una liga invernal? ¿Qué se saca aquí después de una experiencia como aquella?
-Cada día aprendes más, cada día tratas de ser mejor, de hacer las cosas mejor. Aquí he implementado muchas cosas, jugando fuerte, y gracias a Dios se me han dado los resultados.

-Siempre ha jugado fuerte y ha sido un bate productivo, en todos los circuitos. ¿En qué ha estado trabajando específicamente, en qué quiere ser mejor?
-En tener más paciencia en el home. Me resultó bastante. He tratado de implementar eso aquí, y gracias a Dios se me ha dado.

-¿Qué espera de su carrera con los Mellizos? ¿Le gustaría ser el catcher o prefiere rotarse por varias posiciones?
-Lo que Dios me ponga. Voy a estar dando el ciento por ciento donde sea: en tercera, en segunda, en el left, donde sea.

-¿Por qué cala bien entre la prensa y el público? En Puerto La Cruz es un jugador muy popular y en Minnesota se convirtió en una especie de favorito de los periodistas y la afición.
-Por la humildad y la sencillez que me dieron mi padre, Wuillians Astudillo, y mi madre, Ana Mercedes Robles. Creo que hicieron un buen trabajo, al darme esta humildad. Y yo siempre juego duro.

-Quienes lo vieron jugar, me aseguran que se parece a su padre, que juega del mismo modo como jugaba él. ¿Es eso cierto? ¿En qué son parecidos ambos?
-Somos peloteros distintos. Me han dicho que en sus tiempos él era tremendo shortstop y tremendo bate y yo en mis comienzos era shortstop, pero ahora juego tercera, catcher, primera, outfield. Dicen que somos los mismos peloteros, que siempre hemos sido agresivos, debe ser por eso.

-¿Cuál es el mejor consejo que le ha dado su padre? Un consejo para aplicar en el terreno.
-Que siga trabajando, que nunca baje la cabeza. No es mentira que cada año trae un tropiezo, y gracias a Dios él siempre ha estado allí, me ha ayudado a levantarme.

-Al final, después de jugar en tantos lados, ¿cuál es su posición favorita?
-Esa en la que de verdad me necesiten. Allí trato de hacer lo mejor posible, dar el ciento por ciento y hacer las cosas bien.

-¿Y cuál es la más difícil?
-Lanzar. Eso se me hizo difícil. ¡Y en las Grandes Ligas! Nunca pensé que lo iba a hacer y me resultó difícil. No me lo esperaba. Gracias a Dios, salí y pude dar lo mejor de mí.

-Hablemos de su característica más comentada: ¿cuál es el secreto para poncharse tan poco?
-No lo puedo responder. Siempre salgo a batallar contra cada pitcher, con todo el respeto del mundo. Trato de dar lo mejor de mí, como ellos tratan de hacerlo también y de poncharme.

-Antes era tan difícil de ponchar como le resultaba difícil tomar bases por bolas. Pero últimamente toma más boletos. ¿A qué se debe ese cambio?
-La estadía en las Grandes Ligas me ayudó bastante a estar más concentrado en la zona. Ahorita estoy tratando de mejorar eso, de agarrar más bases por bolas y me ha resultado. Así que voy a tratar de seguir haciéndolo.

-¿Sabe que ya ha impuesto récords en la liga por poncharse tan poco?
-No estoy pendiente de eso. Simplemente trato de ayudar al equipo, como todos los años. Salgo a batallar y dar lo mejor.

-Rick Teasley le ponchó dos veces en un mismo juego en esta última ronda eliminatoria. ¿Le había pasado algo así antes con algún lanzador?
-No. Nunca.

-¿Y cuál es el secreto de Teasley? ¿Cómo logró hacerlo?
- No puedo explicarlo. Me quito la gorra ante él.

-Y siendo zurdo. Usted le batea más que a los derechos.
-Sí, normalmente le bateo mejor a los zurdos. Pero son cosas que pasan.

EL DATO
Willians Astudillo bateó para .355/.371/.516 en sus primeros 97 viajes al plato en las Grandes Ligas. Su feliz e inesperado estreno en 2018 se saldó con una tórrida ofensiva, mientras defendía la segunda, la tercera, el center, el left, la receptoría e incluso el montículo, porque una vez fue llamado a lanzar


Dos equipos, dos anillos
Willians Astudillo es el único campeón defensor que queda en la LVBP, aunque vista distinto uniforme.

El toletero derecho ayudó decisivamente a sus Caribes de Anzoátegui en la campaña 2017-2018, pese a que todavía no había ganado el protagonismo que hoy tiene en el lineup de cualquier divisa donde juegue. Sus compañeros Luis Jiménez, Balbino Fuenmayor y René Reyes le antecedían en el medio del orden ofensivo de los orientales. Recién por esas fechas había empezado a mostrar ese poder para dar extrabases que le llevó a las Mayores y que casi le convierte en el Jugador Más Valioso de la 2018-2019.

Eliminada la tribu, Astudillo se convirtió en el refuerzo más codiciado de esta final. Los Cardenales de Lara le contactaron apenas supieron la suerte de los indígenas y él les dio garantías de que aceptaría ayudarles a completar la tarea que hace 12 meses les había arruinado con su esfuerzo. Llegó a través del draft y se convirtió en el tercer bate de los pájaros rojos. La alineación cambió con él.

Así se convirtió en el único integrante de los larenses con derecho a cargar dos anillos de campeón en años consecutivos. Ayer saltó al campo del estadio Universitario a colaborar con el sueño de una legión sedienta de títulos por casi dos décadas. Sabe cómo ganar y juega duro para lograrlo.

--

Publicado en El-Nacional.com, el domingo 27 de enero de 2019.

Revisa otras noticias de la LVBP haciendo click aquí.

Ignacio Serrano

Comparte este artículo:

1 comentario :

  1. De ganar Cardenales de Lara, Williams Astudillo, se convertiría en el 1er jugador en la LVBP. EN ganar 2 anillos consecutivos con equipos diferentes.

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.