Top Menu

 

Violencia y beisbol

Dos polémicas jugadas en el home desataron hechos de violencia el domingo, en la UCV / Captura IVC

EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano

La imagen es dura y debería causar vergüenza y escándalo. Escoltados por la policía, los árbitros dejaron el terreno del estadio Universitario, bajo una lluvia de proyectiles y protegidos por un techo de escudos.

El epílogo del juego dominical entre Leones y Caribes nunca debió suceder. Pero episodios violentos y repudiables han ocurrido cada vez con más frecuencia en esta recta final.

No solo los umpires, también los jugadores fueron objeto  de agresiones. Pasó ese día, en Caracas, y antes, en Valencia. Los ánimos caldeados por lo que está en juego en esta recta final, aunado a la ingesta alcohólica y a una actitud que para algunos tiene años, en cuanto a que pagar una entrada es una licencia de corso para proferir los más gruesos insultos y, de cuando en cuando, lanzar cosas con la intención de golpear.

El beisbol todavía no toca el fondo que otros deportes han tocado, aunque episodios como este, en la UCV, y la saña vista en la golpiza decembrina entre caraquistas y guairistas, se convierten en nuevas señales de alerta, un petitorio de acciones urgentes por parte de la LVBP.

La Venezuela que vivimos está signada por la violencia, originada a menudo por la injusticia y la impunidad. Pero eso no la excusa, aunque la explique, y el beisbol no solo debe, sino que puede diferenciarse de lo que es cotidiano, allá afuera, en las calles y en nuestra sociedad.

Lo hemos dicho muchas veces y volveremos a repetirlo, porque no pierde el tiempo quien lo emplee en pedir medidas y correctivos.

La liga debe sancionar, cosa que normalmente hace. Los aficionados deben comportarse como ciudadanos, no como trogloditas. Y los peloteros deben evitar reacciones que les lleven a caer igual de bajo, entendiéndose que son humanos, que están sometidos a agresiones verbales y a veces físicas, pero que es a partir de ellos que debe construirse una cultura diferente.

Y con esto, volvemos a un tema recurrente: la necesidad de que nuestra pelota haga un esfuerzo para luchar contra esto, del único modo que puede hacerlo.

El circuito sabe del impacto que puede ejercer sobre el país una campaña de opinión. Si no fuera así, no habría invertido todo lo que ha invertido en esa que actualmente busca resaltar la intrínseca relación entre el beisbol y la venezolanidad. Eso está muy bien. Pero estará mejor el día en que la LVBP y los ocho equipos coordinen otra campaña que resalte los valores de la deportividad, de la no violencia y el reconocimiento del otro. No hay metáfora más elocuente para esto que el deporte, y no hay mayor oportunidad perdida que esta.

Lo hemos dicho tantas veces y lo seguiremos repitiendo. No cuesta nada grabar videos con los líderes de cada equipo y poner mensajes en las pizarras gigantes y en el sonido interno, pancartas en los estadios y declaraciones de paz en las redes y sitios web de los clubes. Así como se hace con otros asuntos que la liga considera más urgentes, así puede hacerse aquí. Urge identificar a los violentos y evitar su regreso a los estadios, como hizo Europa para erradicar a los houligans.

No es un favor, el que se pide. Es algo crucial ante situaciones de violencia vergonzosas y lamentables. Y no es poca cosa, lo que se puede. Sabemos, por el Metro de Caracas, que es posible cambiar conductas, y este es el modo que tiene la pelota de contribuir con la Venezuela buena y noble que todos, salvo contadísimas excepciones, queremos construir.

--
Columna publicada en El Nacional, en su edición digital del martes 15 de enero de 2019. No pudo circular en papel debido a las restricciones que sufre la prensa venezolana.

Comparte este artículo:

9 comentarios :

  1. Ok Tomado el punto Tolerancia 0 para la violencia en la LVBP. Por favor pudieras escribir analizando la jugada en cuestión a La Luz de la famosa regla aplicada?
    Consideró q la interpretación de la regla por parte de los umpires fue bien rebuscada y le quita lo “emocionante” al béisbol, pero claro soy fanatico del Caracas, por ello me gustaría tu análisis siendo una parte “imparcial”. Saludos

    ResponderEliminar
  2. SI HUBIESE SIDO EN EL LUIS APARICIO DE MARACAIBO MÍNIMO LO HUBIESEN SUSPENDIDO ....PERO COMO ES CARACAS NO HA PASADO NADA

    ResponderEliminar
  3. Ignacio, hay responsabilidad de todos, es verdad, pero también es cierto que jugadores, mánagers y Coaches cuando juegan en la LVBP tienen una conducta que no en sueños se atreverían a comportarse como lo hacen aquí. Uno ve por TV como los peloteros de MLB están en sus dugouts, en cambio aqui, se colocan donde quieren, se sientan en sillas fuera de los dugouts, gritan cosas a los árbitros y no hablar como protestan contra sin respetar las normas al respecto. Pero has sido muy claro, nuestra sociedad está imbuida por la violencia y eso se refleja en todos los ámbitos incluyendo el deportivo. La LVBP debe ser firme y multar, no sólo a los peloteros, mánagers y Coaches sino también a los árbitros y directivos de los equipos y verás que lo van a pensar mucho antes de cometer actos violentos.

    ResponderEliminar
  4. Buen dia Ignacio, estoy totalmente de acuerdo con ud en que hay que adecentar el espectaculo y los protagonistas principales del mismo que son los peloteros deben reflexionar sobre su conducta en el terreno aun a pesar de las presiones que implican el querer ganar el juego; Sin embargo creo que los Umpires tambien deben estar ganados para una accion similar, por cuanto algunas veces sus desiciones desasertadas exacerban los animos tanto en peloteros como fanaticos. La ocasion es oportuna para referirme una vez mas al encontronazo entre peloteros de la Guaira y el Caracas, la solucion de este caso y/o las medidas disciplinarias solamente en jugadores y no al autor(es) intelectual que dio origen a esta trifulca, pues, no creo que el lanzador por voluntad propia haya decidido lanzar contra la humanidad de Felix Perez.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con usted mi estimado, NO cabe la violencia en los estadios o en los ginmasios deportivos, hay personas que se toman a pecho lo sucedido y esos son los "FANATICOS" que dañan el espectaculo... Ahora bien, hablando del safe de esa jugada, creo que hubo una mala interpretacion de la regla porque la bola iba en sentido al corredo y a parte la misma llego con tiempo, no se que quieren los arbitro que dejara pasar la bola? o dejara pasar al corredor?....Y hablando como persona que le encanta este deporte el caracas no pierde el juego alli ellos lo pierden cuan Socolovic le lanza 4 cambios de velocidad a Luis Jimenez, un hombre que es bateador nato, alli se pierde cuan Ramon Cabrera pide ese lanzamiento y obvio se la mandó a mitad de gradas.

    ResponderEliminar
  6. Yo no comparto la agresión hacia los jugadores de Caribe... ya que ganaron por un error infantil de Ramon Cabrera... aunque como se hace con los umpire en Venezuela que la viven poniendo y nadie opina al respecto sólo que eso es lo que hay y debemos calarnos lo malo... que el próximo año van a un minicamp para mejorar y seguimos igual...

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes Ignacio, importante destacar que el día de la tangana con Tiburones el público también agredio a jugadores en la misma zona del campo. El punto más interesante que propones me parece el de identificar y vetar a los agresores, pero lo veo difícil, ese día un grupo de fanaticos interrumpían el juego con luces de celulares para molestar al cerrador de Caribes, y los infractores no fueron retirados del parque, es una gran idea pero no veo intención de aplicarla

    ResponderEliminar
  8. Bien tonto hay que ser para pensar que el beisbol saldria ileso de toda la violencia que impera en el pais, ya uds saben propiciada x quien. Esto apenas es el comienzo, amigos. Mientras sigamos con esta misma gente, que se escuda en la violencia de sus seguidores, no se va a lograr nada con llamados y con castigos. IMPUNIDAD CERO deberia ser el slogan xque ya con la violencia no se puede hacer nada. Y el ejemplo que puso el amigo Ignacio con respecto a la conducta de muchos en el Metro de Caracas, eso ya es historia. Ya todos los caraqueños sabemos que no es asi, que ese UNICO MEDIO DE TRANSPORTE PUBLICO QUE NOS QUEDA funciona x inercia o xque Dios es muy grande!

    ResponderEliminar
  9. ... Y disculpen lo romántico, pero cuando yo era un niño fui a ver un juego de Tiburones-Caracas y Kevin Bass, del Caracas, me regaló un bate que se le partió en la práctica. Mi papá me lo pegó u lo barnizó, y es el presente que más aprecio en mi vida a pesar de que yo soy de los Tiburones.

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Dirección de BALOO Media.