Top Menu

 

Turno final


Este es un homenaje que don Alfonso Saer, la voz de Cardenales de Lara desde hace medio siglo, hace a Luis Valbuena y José Castillo, trágicamente fallecidos la madrugada de este viernes en las carreteras de Venezuela

Luis y José, jamás voy a olvidar sus dos apariciones de cierre.

La tuya, Castillo, fue de verdad en el epílogo del juego y de la vida. Transmití tu hit en el noveno tramo, cuando sin saberlo, marcabas un adiós a la Caracas que te idolatró. Fue una candente rolata, tan parecida a tu fogoso carácter. El tercer imparable del careo, sexto en dos fechas. Un emergente entró a correr. Te sacaban del juego por estrategia. El destino —¿creeremos en eso?—  te excluiría del mundo terrenal horas más tarde en un suburbio acosado por la delincuencia que reparte odio y destrucción en el país.

Antes, Valbuena, narré la que cerró tu vigorosa estadística en nuestro beisbol. Ocurrió en el segundo inning, como siempre peleando el turno, cuentas elevadas, selección en el plato, dedicación. Leñazo a la derecha y tu celebración habitual en la inicial. Siempre conversaba con mi hijo y le aseveraba: “Si alguien puede llevarnos al campeonato ese es Valbuena”.

Mis piernas temblaron y el pulso se aceleró al bajar del bus y ver dos peloteros de la enseña roja tendidos, inertes, en el asfalto. Ya era madrugada y casi nadie circula por esas carreteras que antes eran de Dios y ahora son pertenencia del espíritu malo. Algunos gritaban los nombres de sus compañeros fallecidos. Todos, sin excepción, sollozaban. Ese instante, Luis y José, tardará en ser erradicado de esta mente que jamás presenció tal escena de incalificable dolor, con gente tan cercana.

Circulan por la memoria de tercera edad ráfagas de bonitos recuerdos, retozos vibrantes. Mi narración del hit 1000 de quien llamaban “el hacha”, y tantos jonrones —siete este año— del zurdo que estremecía los graderíos con sus tablazos ganadores. Cuando escriba el próximo lineup haré una pausa en los turnos del medio y me provocará colocar allí sus nombres, Luis y José. Alguien ocupará esas casillas, ley de vida, pero ustedes nos harán falta, mucha falta.

El alado larense está profundamente herido, pero nunca muerto. Que este dolor severo y agudo se transforme en vigor y decisión en aras de un título que Valbuena pretendió desde la fecha inaugural, y Castillo vino a refrendar con experiencia y aplomo.

Al escribir estas líneas la congoja ahoga mis sentimientos. Imposible evitar una lágrima espesa por cada uno, Luis y José. A ti, Carlos, sobreviviente, ánimo y fuerza. Por algo te protegieron.

Hoy más que nunca quiero que desde el fondo de mi garganta resuene la estremecedora frase “Cardenales campeón”.

Alfonso Saer

Compartir:

12 comentarios :

  1. SIN PALABRAS SAER..USTED LO HA DICHO TODO....VIVA CASTILLO...VIVA VALBUENA.....SUS ALMAS RECORREN TODOS LOS ESTADIUM DE BESIBOL VENEZOLANOS....GRANDES JOSE Y LUIS.....

    ResponderEliminar
  2. Algo similar pasaron los tigres con la triste partida de rodman García y los tigres adolorido pero a la vez con un mayor impulso por dedicarle el campeonato a García y así fue fueron campeones hoy como fanático de los tigres sinceramente merecen ser campeones cardenales por su bien juego hasta ahora de seguir primero y ahora con esta lamentable noticia que entristece a todo el béisbol y Venezuela fuerza a sus familiares y amigos que Dios los tenga en su gloria caballos

    ResponderEliminar
  3. A todo el equipo de cardenales de Lara donde jueguen se le debería dar un minuto de aplausos y un gran homenaje a esos 2 caballos que nuncaaa dejaron de jugar en venezuela castillo querido por todo el béisbol por su aporte a casi todos los equipos de Venezuela y Valbuena por siempre tener su humildad de que siendo grandes ligas jamás dejo de jugar en venezuela

    ResponderEliminar
  4. Se me encoje el corazón al leer este sentimiento puro de una institución como lo es Don Alfonso Saer voz insignia del Cardenales de Lara,a esta hora del 07/12/2018 incredulo me pregunto porque la vida es injusta y se lleva a dos jugadores que representan el amor a un deporte,a un país,a unos colores y afición, a una región,en fin a un deporte que les dio todo en vida y en un instante el destino les arrebata la vida. Descanso eterno a ambos y que su legado dentro del diamante perduré por siempre y toda la vida.

    ResponderEliminar
  5. Que lamentable que este par de muchachos padres de familias, hijos, hermanos, amigos allan terminado sus vidas en manos de unos malvivientes como esos ojala y dios quiera le caigan todo el peso de ley a estas basuras de seres humanos y disculpen pero la impotencia a veces hace que uno digas malas palabras Q.E.P.D

    ResponderEliminar
  6. En alguna ocasión de mi vida, de regreso a mi país luego de una ausencia de casi nueve años y comparando las tristes realidades que me referían otros latinoamericanos (sobre todo centroamericanos) me regodee en la egoísta emoción que embarga al que considera al suyo; el mejor de todos los países, hoy eventos como estos no hacen mas que aumentar el desengaño y la desilusión por la VENEZUELA en que ha devenido el otrora país dejado atrás aun con todos los defectos que siempre estamos bien dispuestos a resaltar por sobre todos los demás valores positivos de esta maltratada y querida nación. Dos seres que (como ocurre a diario con miles de compatriotas) ven truncados sus sueños y proyectos por el espíritu del mal, como bien señala Alfonso Saer en esta breve crónica. Que descansen en paz y Dios reconforte y de consuelo a sus deudos.

    ResponderEliminar
  7. Mejores palabras no podia salir de otra pluma que de la de Alfonso Saer. De puro sentimiento. A quien ha sido una institucion dentro de los Cardenales de Lara. Como decimos coloquialmente se me "aguaraparon los ojos" al leer estas palabras. Vuelen alto Luis y Jose. Y desde el cielo guienle los pasos a sus seres queridos.

    ResponderEliminar
  8. Don Alfonso, nadie mejor que Ud. para describir la pena,tristeza y congoja que sentimos los fanáticos de nuestro querido Cardenales de Lara. Ojalá resurjamos desde la pena y alcancemos el título en memoria de Luis Valbuena y José Castillo, porque cuando llega Valbuena, la cosa se pone buena! Señor, sales el descanso eterno y consuela a sus seres queridos.

    ResponderEliminar
  9. Amigos con mucho dolor se siente en mundo del deporte dos grandes deportistas íntegros en todo el termino de la palabra ejemplos a seguir no soy fanático del Cardenales de eso no se trata en estos momento se siente un gran vacío un profundo dolor como aficionado del Beisbol un sola familia cuando debemos demostrar lo buen Venezolano que somos cuando nos une el sentimiento la lamentable perdida que sentimos como un familiar tan cercano de ellos a su familia las condolencias los fortalecerá pero el dolor de que cada ves pasen por un estadio cualquiera que sea allí verán a ellos reflejado en cualquier pelotero Señor Alfonso un sabio en todo esto mis respeto y consideración palabras que ni mandadas hacer demuestra el gran sentimiento que cada venezolano manifiesta un abrazo a cada uno de la gran familia deportiva en este caso la del Beisbol.

    ResponderEliminar
  10. Cada equipo de la liga por donde tránsito Castillo debería rendirle un gran homenaje

    ResponderEliminar
  11. quedamos ese dia 7 de diciembre 2018 en shock con la terrible noticia del tragico falleciemiento de los grandes ligas Jose castillo y Luis valbuena fueron asesinados por las mafias de piratas de carreteras colocando piedras y cosas para robar y atracar a personas cuanto sufren los gandoleros , choferes de buses y personas particulares no tienen perdon de Dios y el es justo y misericordioso eso algun dia se paga con el castigo divino y lamentablemente el gobierno nacional no hace caso a los clamores de todos los venezolanos con esta gran crisis en todos los sentidos pero la mano de Dios limpiara la tierra de maldad y odio amen

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes