Top Menu

 

Un cambio inesperado y difícil de analizar


El emergente
Por Ignacio Serrano

El cambio de peloteros que esta semana pactaron los Bravos y los Tiburones es un acuerdo llamativo, por tratarse de un convenio difícil de evaluar.

Decimos esto, porque no es frecuente que un equipo entregue a un lanzador joven para hacerse de un jugador de cierta edad y poco recorrido en la LVBP y el beisbol organizado. Eso lo convierte en un movimiento peculiar, que obliga a revisar sus motivaciones.

El zurdo Eugenio Palma, un pitcher en formación, con interesante trayectoria en las Ligas Menores, pasó de Margarita a La Guaira, con el infielder Johny Celis haciendo el camino contrario.

He aquí dos jugadores con grandes contrastes entre sí. Palma formaba parte del roster activo de los insulares y viene de trabajar en las granjas de los Cachorros de Chicago, en las categorías inferiores del desarrollo. Celis tiene dos años sin participar en la pelota invernal, con un corto historial en el beisbol organizado y un desempeño reciente en algunos circuitos internacionales independientes.

Los orientales confían en que su nuevo jugador del cuadro podrá ser figura importante en la alineación. Tiene antecedentes, porque bateó mucho en los tiempos que pasó en las sucursales de los Medias Blancas de Chicago, entre 2006 y 2009, y usualmente ha puesto buenos números en sitios como la Golden Baseball League, en México, o la Baseball Challenge League, en Japón.

Viene de una cosecha discreta en el archipiélago asiático, donde sí bateó bien en 2017. Y los neoespartanos están en una búsqueda constante de maderos que puedan hacer sonar su ofensiva, un aspecto del juego que por lo general va por detrás de sus desempeños con el montículo.

¿Es Celis una respuesta inmediata? No tardaron en inscribirlo en el roster y hay versiones que hablan muy bien del criterio que sobre él tiene la oficina.

Hace pocos días, una escuadra ofreció a los neoespartanos un bateador de peso, a fin de explorar un posible cambalache. La respuesta desde Guatamare, nos dicen, fue clara: ya no, acabamos de cerrar un convenio por un bate. Fin de la negociación.

Está claro que los insulares apuestan fuerte por Celis, aunque en su recorrido por esta pelota nunca ha tomado más de 49 turnos en una zafra y apenas ha disputado 42 choques entre 2009 y 2017.

El caraqueño se reportó de inmediato, una buena señal sobre su deseo de ayudar, tras pasar ausente los últimos dos años de la cueva derecha del estadio Universitario. Los salados no lo tenían en planes. Por eso, no se reportó en la justa pasada ni se había reportado en esta.

Los litoralenses reciben a un Palma que pudiera ayudar pronto como especialista zurdo, con 2.35 de efectividad en cinco campeonatos en las Menores, que de por vida ha ponchado a ocho rivales por cada nueve innings y un control en cierto modo inquietante, porque en su carrera apenas ha entregado 2,1 bases por bolas por cada nueve entradas, pero con una tendencia creciente a dar más pasaportes desde 2017.

En su corto paso de dos zafras y 15 relevos por la LVBP tenía 2.38 de efectividad, antes del cambio. Aún no cumple 22 años de edad. Pero como sucede con toda gema por pulir, no sabemos qué hay debajo, pues no ha lanzado más allá de Clase A corta.

Margarita espera una recompensa inmediata. La Guaira ha sembrado a mediano plazo. Veremos cómo les va.

Columna publicada en El Nacional, en su edición del viernes 9 de noviembre de 2018.

Compartir:

4 comentarios :

  1. Saludos mi estimado Ignacio. Como lo mencionas es un cambio difícil de analizar, deseo mucho que los ganadores sean los Bravos, sin desearle mal a Palma, pero se lo que ha trabajado Johny y su familia, especialmente su padre, para que el pueda mantenerse en el béisbol profesional. Necesitaba una oportunidad y los Bravos al parecer se la van a dar. Un abrazo Nacho!

    ResponderEliminar
  2. Ojala ambos ganen.. sobre todo Celis, pienso q nunca se le ha dado una oportunidad real, en tiburones cuando lo usaban respondia y nunca vi q le brindaran una oportunidad como la q se le brinda al hijo de guillen, sin menospreciar ambos tienen su talento pero nunca pudimos ver del todo el de celis, ahora le toca en bravos y ahí es cuando debe callar bocas y aprovechar de demostrar de lo q esta hecho, exitos a ambos en sus nuevos equipos

    ResponderEliminar
  3. Cuando se hacen cambios la idea es que ambos equipos y ambos jugadores ganen, que sea mejor para los dos, en este caso. Decir que ojala gane aquel o pierda este es una posicion muy egoista e infantil. Suerte a ambos jugadores y que sea para su bien, es todo lo que se puede desear.

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes