Top Menu

 

En recuerdo del gran Antonio Armas


El Emergente
Por Ignacio Serrano

¿Cuántos jonrones habría dado hoy Antonio Armas?

El más representativo slugger venezolano del pasado siglo disparó 97 cuadrangulares en nuestra pelota y 251 en las Grandes Ligas. A su retiro, hace un cuarto de siglo, era el líder criollo de todos los tiempos en las Mayores y el número uno en la LVBP.

Armas ha vuelto a la palestra esta semana, gracias a Luis Jiménez. El Gigante de Bobare descargó el martes su cuarto vuelacercas de la temporada y llegó a 97 en su carrera, igualando al gran anzoatiguense, miembro de nuestro Salón de la Fama.

El larense llegó a la cifra en menos turnos que el oriental, 2.129 contra 2.730 de su antecesor. Pero la coincidencia de ver a ambos en la cuarta casilla del conteo histórico nos hizo recordar la anécdota preferida que guardamos del toletero derecho.

Cuenta Armas que su poder era ciento por ciento natural. Nunca hizo pesas. De hecho, en su tiempo eran consideradas contraproducentes en el beisbol. Los trainers, los equipos y los peloteros en general creían que la excesiva musculatura podía restar velocidad al swing.

Sí, es todo lo contrario y estaba probado en todas las disciplinas del deporte olímpico: un programa de pesas bien diseñado redundaba en un mejor rendimiento. Por aquel tiempo, en la década de los 80, Dale Murphy era la gran referencia entre los aporreadores de la Liga Nacional, un caso debatible para Cooperstown, aunque sin la fortuna que tuvo Jim Rice, su par en la Americana. Murphy se hizo célebre porque fortalecía sus muñecas con un curioso método. Nada de mancuernas, él hundía los puños en grandes cuencos de arroz y movía las articulaciones adelante y atrás, a un lado y al otro.

Antes de la irrupción masiva de los esteroides en la MLB, ya en los años 90, era común ver sluggers como Murphy y Armas, sin mucho peso y bien entallados; de complexión atlética, pero lejos de los cuerpos que luego exhibirían Mark McGwire, Sammy Sosa o Barry Bonds.

El nativo de Puerto Píritu sostiene con seriedad que su “fuerza bruta”, como la define, nació en el conuco de su padre, de donde iba y venía cargando sacos con yuca y otras pesadas cosechas. Era un adolescente cuando firmó con Pittsburgh.

Jiménez ya es el zurdo con más bambinazos en nuestra liga y muy pronto se convertirá en el cuarto paleador sobre 100 tablazos fuera del parque. Hace tiempo que terminó la Era de los Esteroides, pero de ella quedó algo positivo: los cuartos de acondicionamiento en cada estadio, la posibilidad de trabajar grupos musculares específicos para potenciar las habilidades naturales.

Como Armas en su época, el designado de Caribes es dueño de gran fuerza natural. Tiene tanta, que ha sido capaz de sacar la pelota del Universitario, literalmente, en juegos reales. Quizás por eso ha pasado por períodos de extrema confianza, como el que vivió antes de este torneo, lo que le llevó a confesarle hace días al periodista Carlos Valmore Rodríguez que dejó pasar la oportunidad de llegar a este campeonato en la mejor forma física, lo que ha impactado en sus numeritos actuales.

Cada vez que alguien habla de los jonroneros del presente, este cronista piensa en aquel muchacho que cargaba sacos desde el conuco hasta la casa. Y de allí la interrogante.

De haber jugado en el presente, ¿cuántos jonrones habría dado Antonio Armas?

Columna publicada en El Nacional, en su edición del miércoles 22 de noviembre de 2018.

Compartir:

4 comentarios :

  1. Seguro hubiese sacado más de 50 en 1 o 2 campañas de grandes ligas, hubiese llegado a estar consistentemente hasta 1990 con lo que hubiese tenido al menos 400 en grades ligas y en Venezuela tuviese aún ambos récords, el de un año y el de todos los tiempos. Por lo menos 23 en las rondas regulares de 70 juegos y 150 en total, no solo porque tendría poder por más años sino porque sus lesiones hubieran sido mejor tratadas con una recuperación más rápida y podía haber jugado más partidos,conscientes de su propensión a lesionarse.

    ResponderEliminar
  2. TONY ERA UN VERDADERO SLUGGER....TREMENDO JARDINERO....TREMENDO BRAZO Y JUGABA AGRESIVO.....PARA MI OPINION ERA MEJOR Q JUGARA EN AQUELLA EPOCA...Q VERLO AHORITA..SENCILLAMENTE POR Q EL MARCÒ UNA PAUTA...UN INICIO.....CON RESPECTO AL PODER LATINO Y VENEZOLANO.....Y SOBRE TODO DE UNA SENCILLEZ ENORME.....ANTONIO ERA RARO CUANDO EXTREMABA SU EMOCION CORPORAL AL DAR UN BATAZO DE CALIBRES INMENSOS........HOY POR HOY SEGUIRA SIENDO EL SLUGGER DE VENEZUELA Y DEL MISMO CARIBE EN GENERAL

    ResponderEliminar
  3. Mis respetos y admiracion por el gran Antonio Armas, era uno de los peloteros mejores pagados en la MLB y aun asi jugaba año tras año en Venezuela, quizas como en 2 o 3 años no jugo debido a las lesiones, de haberse mantenido sano y sin tantas lesiones habria llegado a unos 130 HR. en la liga.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, si jugará en Venezuela, en esta época, daría muchos mas, porque el pitcheo ha decaído muchísimo. Por eso L. Jimenez, lo alcanzó, sin desmeritarlo, pero no es comparable con Tony Armas

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes