Top Menu

 

8 managers en 5 años


EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano

Menos de un mes. Eso fue lo que duró Ramón Hernández como manager de los Tigres. Desde el 12 de octubre hasta el 11 de noviembre. Ni un día más.

Se despidió con una victoria, lo que no es habitual en estos casos. Su equipo venció a los Caribes en el segundo juego de la doble tanda dominical. Horas después, ya en la mañana del lunes, fue destituido del cargo que asumió en sustitución del también depuesto Carlos García.

El alto mando felino tendrá sus razones. No se eyecta por capricho a un timonel, aunque la motivación no está a la vista, a priori. Ese récord de 10-14 no es una marca calamitosa, a sólo medio juego de la clasificación, y Hernández es el tipo de estratega por el que valía la pena apostar a mediano plazo.

Hay razones deportivas que acompañan la medida. Son las de siempre. Los jefes de la cueva son los primeros despedidos cuando hay mal tiempo. Pero el sucrense estaba obligado a hacer mucho con poco. Los rayados ocupan las últimas posiciones en bateo colectivo y carreras anotadas. Su pitcheo ha permitido gente en circulación como ningún otro, sin contar con que la rotación perdió tres quintas partes de sus piezas en la quinta semana de la eliminatoria.

La cesación de un manager no pasa de ser, generalmente, noticia de uno o dos días. Pero este caso tiene ribetes diferentes, por los antecedentes del destituido.

No evaluemos exclusivamente este movimiento, sin embargo. Quizás haya disparadores que generaron el despido, quizás no. Sí cabe preguntarse, en cambio, si parte del problema de los centrales no será acaso la altísima tasa de rotación de sus managers.

Esta es la misma oficina que consiguió el campeonato en su segundo año de ejercicio. Pero el balance que hacen en Maracay seguramente es insatisfactorio, pues de lo contrario no habrían cambiado de piloto en cinco oportunidades en los siguientes tres torneos y medio.

La suma de ocho estrategas en menos de cinco temporadas obligan a plantear: ¿es beneficioso para una novena cambiar con tal regularidad de mandamases? ¿Cuánto afecta esto el desempeño de un grupo de peloteros? ¿De qué manera puede influir en la obtención del resultado final o en la reiteración del fracaso?

No conocemos otro caso en el que un club haya contratado a ocho técnicos en tan breve lapso. Y además, causa curiosidad las muy distintas personalidades que han sido probadas en el cargo, desde el metódico Buddy Bailey hasta Luis Sojo y Álvaro Espinoza, quien fue anunciado y finalmente nunca llegó a dirigir en la Ciudad Jardín.

Ese riesgo —que la cueva termine padeciendo de una inestabilidad que atente contra el objetivo común— pudiera ser mayor en una divisa que ha sido tan activa en el mercado de cambios, al punto de haber adquirido en los últimos meses a cerca de una veintena de integrantes, cediendo a otros tantos.

No es un caso común en este u otro circuito. Así que la duda es razonable. Porque esta alta rotación debería hacer incluso que la oficina se planteara las cosas de un modo autocrítico. ¿Por qué una gerencia tendría que cortar tantas cabezas, tan constantemente? ¿No podría ser eso un error en sí mismo?

Oscar Salazar es el nuevo timonel. Como Hernández, es un debutante. Le toca a él romper paradigmas y trascender en el cargo. Es un hombre de beisbol. Le deseamos suerte.

Columna publicada en El Nacional, en su edición del martes 13 de noviembre de 2018.

Compartir:

9 comentarios :

  1. 8 manager en 5 a#os increible y una sola gerencia 5 a#os con esa gerencia una cantidad enorme de cambios peloteros franquicias que han cambiado y algunos no han dado resultado y 5 a#os con la misma gerencia es inaseptable que en 5 a#os la gerencia no vea sus errores porque si en 5 a#os has colocado 8 manager y para ti ninguno ha echo nada entonces el del problema eres tu CARLOS GUILLEN date cuenta de eso tu o los que estan a tu alrededor no hacen las cosas bien toman decisiones erradas y tu las apruebas renuncia CARLOS GUILLEN..........

    ResponderEliminar
  2. RRR tuvo 2 MNG en poco mas de 10 años. Y en 9 temp jugó finales

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que Guillen deberia ponerse el uniforme y nombrarse el mismo como manager tigrero, a ver que sucede.

    ResponderEliminar
  4. A la distancia ,parece injusta la despedida de Ramón Hernández...

    ResponderEliminar
  5. Fue muy temprana esa despedida. A Guillen como que se le metio el espiritu de Florentino Perez el del Madrid, jajaja! Bueno, con esa chequera sin fondo que tiene, puede hacer cualquier cosa!

    ResponderEliminar
  6. El problema es poner a un resentido con poder es la escuela de Chávez botar a la gente y decirles incapaces cuando sus complejos no les dejan ver sus carencias. Darle poder de gerencia a unos delincuentes que no saben ni administrar su casa y que en el caso del resentido de carlos Guillén es magallanero no representa a los fanaticos de los tigres y llegó con la misión de acabar con la institución siguiendo el ejemplo de la peste roja que nos azota.

    ResponderEliminar
  7. Sinceramente, el problema está en las oficinas. Guillén y Uribarri son un par de sinvergüenzas que han desmantelado a los Tigres de Aragua al punto de ponerlos en el último puesto de todos los departamentos. ¿Qué Ramón Hernández es un novato en labores de manager? Cierto. Pero es que con un equipo en las tablas, unos cambios terribles, una importación de tercera categoría, un pitcheo inexistente y el desgano evidente de unos jugadores sin dirección ni motivación gracias a la peor gerencia deportiva de la historia de la LVBP, hermano, ni que resucitemos a Connie Mack ganará este equipo.

    ResponderEliminar
  8. Carlos Guillen se autodeclaró Presidente de los Tigres Supremo y Eterno... al igual que el innombrable, un Fracasado enchufadisimo

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes