Top Menu

 

La lección de Omar Vizquel

El Emergente
Ignacio Serrano

Omar Vizquel tuvo un gesto de sincera candidez cuando habló sobre la entrevista que le hicieron los Ángeles de Los Ángeles para la vacante dejada por el manager Mike Scioscia.

Confesó su sorpresa porque repetidamente le preguntaron sobre el nuevo análisis del beisbol y eso que erróneamente todavía es llamado sabermetría. Hizo énfasis en la terminología y las fórmulas sobre las que le inquirieron y prometió prepararse mejor para una siguiente oportunidad, tras admitir su desconocimiento sobre ese tema.

Ya es una tendencia que las organizaciones de las Mayores busquen personas relativamente jóvenes, capaces de estimular a los peloteros que van a dirigir y con nociones suficientes como para aplicar en el terreno aquellos descubrimientos que el departamento de estadísticas provee al cuerpo técnico en cada escuadra.

No es la primera vez que eso está planteado. Los Filis de Filadelfia llamaron hace un año a Jorge Velandia debido precisamente al manejo que tiene, y la mayoría de los nombramientos más recientes han favorecido a ex peloteros con nociones modernas, como Alex Cora

Los técnicos venezolanos han sido reacios y con frecuencia hostiles al nuevo análisis, del mismo modo que ocurre con periodistas, narradores y comentaristas de más experiencia. Hemos escuchado a no pocos timoneles en Venezuela referirse despectivamente a esto que desde hace por lo menos dos décadas ha cambiado los diamantes.

Existe Incluso un curioso proceder en aquellos mandamases nativos que han sido iniciados en este camino. Con la relativa excepción de Alfredo Pedrique y Omar Malavé,  posiblemente por ser los de mayor edad, es frecuente escuchar de managers criollos que aquello que se emplea en el norte es inaplicable en el sur, o que no se trata de verdades absolutas y que al final de cuentas el instinto debe prevalecer.

Parten de un error cada vez menos frecuente los analistas y pilotos que así piensan. Porque a diferencia de lo expuesto en el libro Moneyball, no existen vencedores y derrotados en este camino, sino un proceso de constante enriquecimiento en el cual la sabiduría obtenida por años ha ido recibiendo nuevas armas y recursos a partir de un sistema de ideas que plantea como primera máxima el no dar nada por sentado, ni siquiera a la sabemetría.

Nadie, no importa que tenga el nombre de Vizquel o la trayectoria de Eduardo Pérez, nadie será considerado para un cargo de dirigente en la gran carpa si no maneja con soltura esto que dictan los tiempos de hoy. Y tampoco debe verse con escándalo: ninguna profesión se ejerce ahora como era hace tres décadas, porque todo en la vida evoluciona, cambia e introduce novedades.

Moneyball es un libro muy entretenido, pero lleno de maniqueísmos, puestos allí por su autor con la idea de vender más ejemplares.

Para entender este asunto valen más las páginas de The Numbers Game o The Book, o cualquier otro libro que explique lo que está sucediendo, y por qué está sucediendo, sin el afán de ser un bestseller.

Vizquel y cualquier otro candidato venezolano tienen que llegar a la próxima entrevista con un manejo sobre esto que vaya más allá del mero conocimiento superficial. Cada vez serán menos los managers elegidos que no tengan claro la ayuda que pueden conseguir en el nuevo análisis para ganar juegos. Y eso, ganar, es lo único que interesa en las Grandes Ligas.

Columna publicada en El Nacional, en su edición del miércoles 24 de octubre de 2018.

Compartir:

6 comentarios :

  1. Excelente analisis explicativo, acerca del beisbol moderno,
    A pesar de q a mayorias aun no se entiende ni se acepta..
    Tal vez esa sea una de las Razones x la cual hoy veamos en Tigres de Aragua un Coach de picheo super joven, desconocido para la fanaticada ya que para nosotros siempre relacionamos el q mas sabe de béisbol, es xq ha tenido una carrera dentro de un diamante..
    Tal vez en los proximos años comencemos a ver cambios significativos en las estructuras de los equipos venezolanos..

    ResponderEliminar
  2. ADMIRACIÓN POR LA SINCERA POSICIÓN DE OMAR EN ESTE CASO. NO APELÓ AL FIGIREO O A INVENTAR LO QUE NO DOMINA.
    PIENSO QUE ES LO MEJOR PARA LLEGAR LEJOS Y TENER UNA PROLONGADA Y EXITOSA CARRERA COMO MANAGER.
    PREPARARSE APRENDER Y PULIR MÁS SUS HABILIDADES COMO DIRIGENTE.
    SALUDOS A LOS PANAS FANÁTICOS DEL BEISBOL.

    ResponderEliminar
  3. Ignacio que Leo para entender lo de la sabermetria aunque sea algo. Gracias

    ResponderEliminar
  4. "Adaptate o perece" fue una frase que utilizo el protagonista de Money Ball en la pelicula y expresa la necesidad de evolucionar y no estancarse. Nada en la vida es estatico, al contrario; la vida es dinamica. El manejo de las estadisticas en el beisbol es apasionante, son INDICADORES DE GESTION que utilizamos todos los gerentes en todas las profesiones. Sin embargo, no hay que caer en exageraciones como le ocurrio a Dave Roberts. Opino que un equipo debe tener titulares de posiciones claves y en algunas puedes alternar derechos o zurdos segun el lanzador, pero salvo en una serie mundial, abridor es abridor y relevista es relevista. Primer bate es bateador que se embasa y anota carreras. Tercer, cuarto y quinto bate son jonroneros y remolcadores. Eso es una formula exitosa. y ahora, ¿desaparecen los Rockie Henderson o Tim Raines como LEADOFF y robadores de base? ¿No fue acaso Tony Gwynn maravilloso como tercero en el orden al bate? ¿Pondria usted a Antonio Armas, Andres Galarraga o Mike Schmidt segundo en una alineacion? Yo no...

    ResponderEliminar
  5. PD: Uno de los errores de MONEY BALL y del gerente general de Oaklnad fue insistir en colocar en 1B a Scott Hatteberg, un ex receptor que no sabia cubrir la inicial, pero con 374 de OBP. Solucion: BATEADOR DESIGNADO!

    ResponderEliminar

 
Todos los derechos reservados © Ignacio Serrano, El Emergente. Diseñado por BALOO Media. Licencia de OddThemes y VineThemes