Derechos reservados. Las notas de este sitio no deben reproducirse sin la autorización de su autor

domingo, 23 de septiembre de 2018

Víctor Martínez se despidió entre aplausos y con un hit en su último viaje

El guayanés saltó al campo como inicialista, una concesión del manager Ron Gardenhire, consiguió un indiscutible dentro del cuadro en su aparición final en el home. Deja una brillante hoja de servicios

Por Ignacio Serrano
El Emergente


Víctor Martínez fue uno de los corredores más lentos en la embajada venezolana desde su llegada a las Grandes Ligas, en 2002. A todo lo largo de sus 17 años en las Mayores, contando la temporada que perdió por una lesión, únicamente estafó siete almohadillas. Y apenas una vez, en 2014, escamoteó más de un cojín en el mismo campeonato.

Esa es una entre muchas muestras que pueden hallarse, al hablar de un toletero que cimentó su reputación en la fuerza de sus conexiones, no en su rapidez.

Es irónico que el día de su despedida ese mismo pelotero sellara el adiós con un infieldhit, ganándole en la carrera al disparo de Adalberto Mondesí y permitiéndose el lujo de agregar un indiscutible más a su total de 2.153, que le deja entre los ambidiestros más prolíficos de todos los tiempos.

Nicholas Castellanos, el nuevo émbolo ofensivo de los Tigres de Detroit, que este año dio un paso al frente ante las lesiones de Miguel Cabrera y el declive de V-Mart, se le acercó al guayanés para decirle que ese imparable pintaba perfectamente su recorrido por las Mayores.

“¿A qué te refieres?”, cuenta el sitio MLB.com que preguntó Martínez a su compañero. “¿Te esforzaste para conseguirlo?”, repreguntó Castellanos, a continuación.

El nativo de Ciudad Bolívar admitió que sí. “Bueno, pues eso mismo fue tu carrera”, sentenció el slugger. “Ese hit resultó perfecto”.

Martínez fue el centro de una jornada en la que sus compañeros le halagaron, aplaudieron y regalaron. Recibió obsequios de todos los tamaños, desde la colección de barajitas en las que aparece con cada uniforme, de Cleveland a Detroit, hasta un sofá reclinable que le permitirá, por fin, descansar de dos décadas de duro trabajo.

“Desde el fondo de mi corazón, quiero agradecerles por estar detrás de nosotros en todos estos años, por apoyar a mis compañeros de equipo y por apoyarme a mí”, dijo al público, cuando tomó el micrófono. “Muchas gracias”.

“Definitivamente es un día que siempre recordaré”, agregó. “No tengo suficientes palabras para agradecerles a todos aquí, especialmente a los fanáticos. No solo me hicieron un mejor jugador, sino que me hicieron ser una mejor persona. Les agradezco por eso”.

El nativo de Ciudad Bolívar quería estar en el campo, no sólo actuar como designado, y el manager Ron Gardenhire lo complació, colocándolo en la primera base. No jugaba a la defensiva con los Tigres desde mediados de 2016.

Martínez abrazó a cada uno de sus compañeros y pareció despedirse en paz, ante la ovación de pie que le dio su público. Omar Vizquel es el único ambidiestro venezolano con más incogibles que él, pero ninguno supera sus 246 cuadrangulares, su OPS de .814 ni su average de .295 entre aquellos que al menos disputaron 1.000 juegos.

Miguel Cabrera viajó varios miles de kilómetros para estar presente en su retiro. Oswaldo Guillén aseguró a través de su cuenta en Twitter que lloró al ver la transmisión del acto final. Diarios y páginas web de Michigan le dedicaron trabajos especiales.

Se presentó con zapatos hechos para la ocasión, que tenían escrita la frase “El muchacho de Ciudad Bolívar que dejó sus huellas en la MLB. Los amo”. Rodeado de su familia, con lágrimas y risas.

“Una leyenda de las Mayores”, afirmó el departamento de prensa de los felinos en las redes sociales.

El periodista Octavio Hernández encontró, en medio de tantas razones para festejar, que el nuevo análisis ubica a V-Mart como posiblemente el corredor menos agresivo y menos determinante de todos los tiempos. La velocidad y el riesgo entre las bases nunca fueron su fuerte.

Pero el último día, en su último turno, movió las piernas con tal vigor, que sumó un hit improbable, el último de todos, para romper el empate con un  puertorriqueño Rubén Sierra y colgar los spikes en el puesto 23 de todos los tiempos entre los toleteros más prolíficos a las dos manos en las Grandes Ligas.

3 comentarios:

  1. Deberia despedirse jugando in tenporada en venezuela minimo

    ResponderEliminar
  2. Porque fue Venezuela la vitrina de su talento especial caribes de oriente para ese tiempo se llamaba su equipo

    ResponderEliminar